www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PREVISIÓN PRÓXIMO AÑO ECONÓMICO

2016: Recuperación pese a la política

2016: Recuperación pese a la política

jueves 31 de diciembre de 2015, 09:34h
2016: Recuperación pese a la política
El nuevo año estaba llamado a asentar la recuperación, pero la incertidumbre política actual y el posible cambio brusco en la política económica, no hace fáciles las predicciones. En cualquier caso, la recuperación puede que se aminore, pero no se va a detener.

Todos los años hago una predicción sobre lo que va a ocurrir desde el punto de vista económico en el ejercicio que todavía no ha comenzado. Como esta es la última crónica económica de 2015, ha llegado el temido momento de hacerlo.

Temido, en esta ocasión. En las anteriores estaba muy seguro de que acertaría, y lo he hecho año a año. A finales de 2014 dije que 2015 sería El año del despegue. Dije que la realidad económica superaría las mejores predicciones, que eran de un crecimiento de entre el 2,8 y el 3,1 por ciento del PIB. Rajoy ha adelantado que el dato será del 3,2 por ciento. Recogí que Rafael Pampillón dijo que la tasa de paro caería al 22,5 por ciento, y era el augurio más optimista. Según la EPA del tercer trimestre, el paro había caído al 21,18 por ciento. Eurostat lo situaba en octubre en el 21,6.

Mis previsiones para 2014 también acertaron: Era “moderadamente optimista”: “Las (previsiones) de crecimiento van del 0,2 por ciento del FMI al 1,0 por ciento de Funcas y Banco Santander. Y las de paro, del 25,4 de Funcas al 27,0 de Fitch y Standard & Poor's. Yo creo que los datos finales en ambos casos serán más positivos que las mejores previsiones recopiladas por El Blog Salmón”. El paro fue del 25,4 por ciento según Eurostat y del 23,7 por ciento según la EPA. Y el crecimiento fue del 1,4 en 2014. Para 2013 titulé “Nos espera un nuevo año de crisis global” y auguraba “Malas previsiones para el año 2012”.

Pero era relativamente fácil acertar. Durante la época de caída en la recesión, las previsiones son siempre insuficientemente pesimistas. Y durante la recuperación, éstas se quedan cortas en el optimismo. Se puede identificar una recuperación tempranamente cuando los analistas se ven obligados a revisar al alza sus augurios.

2016 estaba llamado a asentar la recuperación. El crecimiento no tiene porqué frenarse. La Fed inicia una política de recuperación de tipos que es positiva, y que a uno, dos años, no tendrá efectos visibles en el crecimiento. Dije en la última crónica de 2014 que no veríamos una subida del precio del petróleo en 2015 ni el 2016, y de hecho el Brent ha caído de los 55 a los 37,8 dólares por barril. Ya se habla para el 2016 del entorno de los 20 dólares. Quizás sea demasiado bajo, pero no es descartable. Lo que sí lo es es la vuelta a los 60. Hay analistas, como el equipo de Julius Baer, por citar alguno, que también observan un exceso de oferta que va a presionar sobre los precios.

Dije del oro que se mantendría o caería, y ha pasado de los 1.200 a los 1.060 dólares. Creo que en 2016 se mantendrá cerca de esos precios, y si no es así será porque caiga.

Ya es hora de que prestemos atención al bitcoin. Durante 2015 se ha mantenido estable en el entorno de los 250 dólares, pero ha subido desde mediados de octubre hasta los 427 dólares de hoy. Bitcoin no tiene la historia del oro, por lo que no hay un conocimiento asentado sobre su funcionamiento. Creo, con todo, que el interés por esta moneda electrónica va a subir, y me extrañaría que volviese al entorno de los 250 dólares a final de 2016.

El World Economic Outlook del FMI de octubre atisba un crecimiento del 3,6 por ciento para 2016, medio punto más que este año. Y aún cree que se acelerará hasta el 3,8 por ciento en 2017. ¿Y España? El FMI prevé un 2,5 por ciento; un cierto enfriamiento que, con todo, sería un crecimiento superior en un punto a la zona euro, superaría al Reino Unido, y se acercaría a los Estados Unidos. PriceWaterhouseCoopers, augura un 2,6 por ciento. The Economist, un 3,1. La OCDE un 2,7 por ciento, y la Comisión Europea otro 2,7, con un paro del 20,5 por ciento. Luis María Linde, gobernador del Banco de España, cree que el paro caerá por debajo del 20 por ciento. La OCDE espera un 19,8. Caixabank espera un crecimiento del 2,6 por ciento y una tasa de paro del 19,6 por ciento.

Pero todo esto es contando con que no va a haber un cambio brusco en la política económica. Y para saber si lo habrá tenemos que adentrarnos, tímidamente, en el terreno de las crónicas políticas. Sabemos lo siguiente: 1) El PP necesita del PSOE para gobernar. 2) Ciudadanos sólo puede ser útil como excusa para que el PSOE pacte con el PP. 3) Podemos necesita al PSOE para tener opciones de gobierno y 4) PSOE y Podemos suman menos que PP y Ciudadanos, y tendrían que contar con grupos como ERC o Democracia y Libertad, así llamada. Todo lo cual apunta a que la clave es el PSOE. 5) Sus tensiones internas han privado a Pedro Sánchez de concederle a Podemos y a otros grupos el referéndum catalán, lo cual le impide formar un Frente Popular. 6) Sólo queda como opción una gran coalición, pero hasta Susana Díez la ha descartado, aunque no tan categóricamente como Sánchez. 7) El asunto podría llevar a unas nuevas elecciones, que le convienen a PP y Podemos, pero no a Ciudadanos o al PSOE. 8) Por agotar las posibilidades, el PP podría gobernar en minoría, buscando pactos puntuales, hasta que el presidente (o la presidenta) convoque elecciones, lo que tendría lugar en poco más de un año.

De todo ello se desprende, en primer lugar, que hay una gran incertidumbre política. Pero, en segundo lugar, que un Frente Popular, antirreformista, no sería posible salvo tras unas nuevas elecciones. Además, y visto el antecedente de Alexis Tsipras en Grecia, hacerle un pulso a la UE no tendría éxito. Luego, en el peor de los casos, habría un impass en las reformas, o unas pequeñas contrarreformas. Por lo que la recuperación puede que se aminore, pero no se va a detener.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.