www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Margaret Atwood: Nada se acaba

domingo 03 de enero de 2016, 19:03h
Margaret Atwood: Nada se acaba

Traducción de Miguel Temprano García. Lumen. Barcelona, 2015. 408 páginas. 21,9 €. Se publica por vez primera en castellano esta novela de la escritora canadiense, Premio Príncipe de Asturias 2008, en la que disecciona con maestria la ruptura de una pareja.

Por Marta Rózpide

Nada se acaba, obra inédita en castellano hasta la fecha, descubre el profundo conocimiento de la autora sobre el comportamiento humano y su conciencia del tiempo y el espacio, gracias a la historia de un complejo sexteto amoroso.

Martha, William y Chris son algunas de las personas que se cruzan en la vida íntima de los tres protagonistas: Lesje, Elisabeth y Nate. La duda, el deseo, la lujuria, el miedo y la comodidad en las relaciones amorosas se muestran sin artificios ni prejuicios. La novela juega con la imaginación para profundizar en los retratos psicológicos de los personajes, desvelando sus pensamientos, sus apetencias y sus impulsos más primarios. Una forma de escribir que puede recordar a la del malogrado autor húngaro Sándor Márai en su novela La mujer justa, con la excepción de los saltos temporales y la mezcla de diálogos que Margaret Atwood utiliza para dotar de una sensación de mayor desorden y enredo al relato.

En Nada se acaba se hacen patentes, a medida que avanzan las páginas y los días, la ruptura de los afectos en la pareja de Elisabeth y Nate, y los entresijos de las relaciones entre hombres y mujeres en Occidente. Como en otras novelas (recordamos la obra de Lawrence Durrell, por ejemplo), la historia de estos amantes se conforma a lo largo de fechas ordenadas cronológicamente que, junto con el nombre de uno de los tres protagonistas, anuncian el comienzo de un nuevo capítulo en la vida de los personajes.

Bajo la cirujana mirada del narrador omnisciente, la autora canadiense describe a la perfección los sentimientos más primigenios de los humanos en sus relaciones sociales, sensaciones que ella misma experimenta mientras escribe la novela tras el divorcio de su primer marido, el matrimonio con su actual pareja y el nacimiento de su primer hijo. Margaret Atwood, merecida candidata al Premio Nobel desde hace años, y ganadora del Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2008 -entre otros premios tanto nacionales como internacionales-, pone de manifiesto a lo largo de las 408 páginas una de sus muchas preocupaciones vitales: la ecología y el medioambiente. El cambio climático, el tratamiento de residuos y las energías renovables juegan un papel importante en el tiempo en el que transcurre la historia. Una época de cambio, con el crecimiento del independentismo en Quebec, el triunfo de René Lévesque como primer ministro, la vuelta de los liberales al poder, la integración de los inmigrantes y las diferencias entre las clases sociales.

Es la no pertenencia a la clase WASP ­­­-blancos, anglosajones y protestantes­­­­– una de las principales preocupaciones de Lesje, que vive en un mundo de ensoñaciones donde convive con dinosaurios de todo tipo. Un mundo prehistórico donde no hay lugar para las emociones. “La vida antes del hombre” (Life before Man), el título original de la novela, da ya una pista sobre el significado de la obra y demuestra la pasión de Atwood por la evolución de la vida. La autora, miembro del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional, y una de las personas que presiden Bird Life International, convive desde pequeña con la ciencia gracias al oficio de sus padres y sus hermanos.

La novela descansa en un trabajo de investigación arduo que ha contado con la colaboración de diferentes científicos del mundo de la paleontología, y muestra una vez más la gran capacidad narrativa de la canadiense de enorme pelo gris rizado y mirada perspicaz. Bajo una sonrisa tímida y cómplice, que rara vez muestra sus dientes, y unos ojos de un azul profundísimo, se esconde una mujer muy segura de sí misma que cosecha innumerables éxitos, y a la que seguramente le esperan otros más a sus ya casi ochenta años de edad.

Lo cierto es que, a pesar de tratarse de una novela que cuenta ya con más de cuarenta años a sus espaldas desde la primera vez que fuera publicada, Nada se acaba no ha perdido ni un ápice de actualidad, tanto en temática como en estilo. Ahora, la traducción de Miguel Temprano brinda la oportunidad a los lectores de conocer y disfrutar otra vez de la novelista, ensayista y poeta. La editorial Lumen apuesta de nuevo por el trabajo del profesor y traductor Temprano, que cuenta con una vasta trayectoria. Defoe, Lovecraft y Hemingway son algunos de los escritores que han sido traducidos al castellano por el también biólogo y antiguo traductor externo de Naciones Unidas.

Lumen y Miguel Temprano nos acercan de nuevo algo que ya conocíamos y que tiene miles de seguidores en todo el mundo, el estilo narrativo de la canadiense. Su lenguaje, su estilo, su técnica y sus intereses han cautivado a los lectores españoles desde que saliera en castellano La mujer comestible, en 1969. Hoy se puede disfrutar en nuestra lengua de más de treinta obras de la escritora feminista y activista política. Chicas bailarinas, El cuento de la criada y Un día es un día son algunas de las más conocidas entre los hispanohablantes.

Más tiempo hará falta para que se traduzca al castellano su última novela, The Heart Goes Last; McClelland & Stewart, que data de este mismo año y que trata de las penurias y aventuras de una pareja “nómada” que sobrevive en su coche y termina en prisión. Y es que el crimen forma una parte crucial en todo lo que escribe Atwood, la cual ha afirmado en numerosas ocasiones que fue E. Allan Poe quien más influjo produjo sobre ella cuando comenzó a leer.

Con aires de suspense y técnica propia de la novela negra, el mundo perdido y sin sentimientos de los dinosaurios, las relaciones sociales humanas y el amor, Margaret Atwood demuestra en Nada se acaba una vez más que la fama de su pluma no es algo trivial sino un producto de la evolución de su propia prehistoria personal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
1 comentarios