www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA REFORMA CONSTITUCIONAL EN EL IMPARCIAL DESDE HACE OCHO AÑOS

jueves 21 de enero de 2016, 11:57h
El diario digital El Imparcial entra hoy en su noveno año de existencia. Todo un acontecimiento. El día 21 de...
El diario digital El Imparcial entra hoy en su noveno año de existencia. Todo un acontecimiento. El día 21 de enero de 2008 apareció en la red el primer número de El Imparcial. Desde entonces, y durante ocho años, una docena de ediciones diarias al filo de la actualidad y con una acreditada sección editorial y de opinión han estado al servicio de los lectores. El esfuerzo periodístico del editor José Varela Ortega, del director, Joaquín Vila, y una Redacción admirable ha sido respaldado por los lectores en constante aumento de este quality paper que recoge la tradición liberal e independiente del mejor pensamiento orteguiano.

El 21 de enero de 2008, en el primer número de El Imparcial, publiqué el artículo que abría esta sección Al aire libre. Desde entonces, ni un solo día ha dejado de figurar el artículo correspondiente, siempre al filo de la actualidad.

Reforma constitucional titulé el primer artículo el 21 de enero de 2008 en El Imparcial. Lo reproduzco a continuación sin modificar una coma, para reflexión del lector.

“Ortega y Gasset, en el debate parlamentario que mantuvo con Manuel Azaña, le advirtió de la voracidad insaciable de los partidos nacionalistas. Nada nuevo bajo el sol. Si no se cierra definitivamente el Estado de las Autonomías, la fractura de la unidad de España se hará inevitable. Los nuevos Estatutos, sobre todo en determinadas regiones, no son más que peldaños en la escalera de las independencias. No se trata de especulaciones periodísticas. Los protagonistas de las reformas estatutarias, desde el centro derecha de Mas al radicalismo de Carod, lo han procla-mado de forma explícita.

Sólo existe una vía razonable para cerrar el Estado de las Autonomías: la reforma de la Constitución de 1978. El consenso de los dos grandes partidos de centro derecha y centro izquierda, más del 80% de la vida nacional, establecería el punto final de las transferencias y la recuperación para el Gobierno de la nación de algún sector como la educación, clave para la cohesión general. La reforma constitucional supone la consulta popular, el referéndum en el que todos los españoles manifestarían su voluntad de cerrar el Estado de las Autonomías, clausurando la posibilidad de nuevas concesiones y transferencias”.