www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PLAN B DE PEDRO SÁNCHEZ

martes 26 de enero de 2016, 11:24h
Al líder socialista le gustaría que cristalizara lo que él llama el Frente Progresista y que es el viejo Frente Popular...

Al líder socialista le gustaría que cristalizara lo que él llama el Frente Progresista y que es el viejo Frente Popular formado por el Partido Socialista y los dos partidos comunistas, Podemos e IU. Un sector relevante del PSOE, encabezado por Felipe González, está en contra de la fórmula ante el riesgo de que Podemos engulla a los socialistas.

Desde el primer momento, Pedro Sánchez ha cultivado también su plan B, es decir, la coalición del PSOE y Ciudadanos, 130 escaños frente a los 123 del PP, y contando con la abstención, más que dudosa, del resto de la Cámara. Ahora se negocia también la fórmula de la abstención del PP, lo que haría viable un Gobierno en minoría del PSOE condicionado por el Partido Popular y Ciudadanos, que es una variante de lo propuesto por Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez sabe que debe someterse a la decisión del Comité Federal del PSOE porque así lo exige reglamentariamente el partido. No podrá pactar con Podemos si Pablo Iglesias no retrocede en su exigencia de referéndum de autodeterminación en Cataluña. Despejada o aplazada esa cuestión, parece que cuenta con los votos necesarios en el Comité Federal, a pesar de las presiones del empresariado español, de Angela Merkel y de los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Pedro Sánchez, en todo caso, luchará desesperadamente para que bien su plan A, bien su plan B, salgan adelante. En otro caso se deberían convocar nuevas elecciones generales, lo que abrirá para el líder socialista el camino de retorno a su casa.