www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOMINADA A 6 PREMIOS OSCAR

Spotlight: el periodismo que hurgó en las cloacas de la Iglesia

viernes 29 de enero de 2016, 10:56h
Thomas McCarthy filma con pulcritud la investigación periodística que destapó un escándalo mayúsculo de pederastia en el seno de la Iglesia. En el reparto, correctos Michael Keaton, Rachel McAdams y Mark Ruffalo.
Spotlight: el periodismo que hurgó en las cloacas de la Iglesia

SPOTLIGHT

Director: Thomas McCarthy
País: Estados Unidos
Guión: Thomas McCarthy, Josh Singer
Fotografía: Masanobu Takayanagi
Música: Howard Shore
Reparto: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery, Stanley Tucci, Brian d'Arcy James
Sinopsis: En 2002, un equipo de reporteros del Boston Globe destapó los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por curas de Massachussets. La publicación de estos hechos, que la archidiócesis de Boston intentó ocultar, sacudió a la Iglesia Católica como institución..

Lo mejor: La importancia de la historia que cuenta y su voluntad de dejar constancia de ella | La coherencia: todos los elementos (realización, interpretación, montaje…) están al servicio de la trama | La sobriedad y la huída del morbo | El homenaje al periodismo necesario
Lo peor: Está todo tan medido, calibrado y mesurado, que no resulta apasionante

La distancia entre la repugnancia que siguen provocando los casos de pederastia en el seno de la Iglesia y la sorpresa, arrebatada a estas alturas por la triste frecuencia con la que aparecen en los medios se llama Spotlight. Es el nombre que recibía el equipo de investigación del diario americano Boston Globe a principios de los 2000, cuatro periodistas que destaparon el mayor escándalo de pedofilia perpetrado por hasta 90 sacerdotes con la permisividad y el cobijo de la institución eclesiástica y que ganaron por su trabajo el Premio Pulitzer al Servicio Público en 2003. Y es el nombre con el que el cineasta Thomas McCarthy lleva ahora la historia a la gran pantalla, un meticuloso trabajo que coguioniza y dirige desde el respeto y la rigurosidad. El resultado es una especie de ficción documental, si es que las dos palabras caben en la misma frase, que cumple con el reto de explicar unos acontecimientos salvajes sin caer en ningún momento en el morbo o el amarillismo.

Spotlight llega a la cartelera española con seis nominaciones a los Oscar, incluidas las de mejor película, mejor director y mejor guión, probablemente motivadas por la importancia de una película que homenajea a los valientes, apela a la responsabilidad común y carga contra una de las estructuras más poderosas del mundo. McCarthy presenta con detalle y buen pulso el desarrollo de la investigación que destapó el escándalo dentro de lo que bien podría considerarse un subgénero cinematográfico, el del thriller periodístico, al estilo de Todos los hombres del presidente o Zodiac. Y el tratamiento que hace el cineasta se basa en su propia investigación –mantuvo contacto con los periodistas que elaboraron el reportaje, así como con víctimas del caso- y la pulcritud a la hora de presentar el resultado. No hay detalles escabrosos en Spotlight, ni rastro del dramatismo que se hubiera logrado escarbando en las historias personales de los afectados, sólo algunas pinceladas necesarias para contar el trabajo realizado por el equipo del Boston Globe, presentado de una manera austera, casi fría, y que consigue, no obstante, trasladar el alcance, la sordidez y la importancia del asunto. Esta búsqueda consciente de la sobriedad es, sin duda, una de las fortalezas del film, a pesar de que en ciertos momentos se echa en falta algo más de adrenalina.

Ambientada en las redacciones de principios de este siglo, podría considerarse una película de época, concretamente de ese lapso temporal en el que Internet era algo pero no todo para el periodismo. McCarthy reivindica de algún modo el trabajo reposado y concienzudo frente a la actual tiranía de lo exprés, de las historias que aparecen y se queman con la misma celeridad, de la esfera informativa que nos toca apenas quince años después, globalizada, saturada y a menudo superficial. Lo hace siempre desde el realismo, disponiendo los diálogos y los silencios sin el artificio propio de otras ficciones del ámbito periodístico. Tampoco es una oda al Periodismo con mayúscula, puesto que deja a la luz las muchas de las incoherencias que se cometen a la hora de valorar ciertos temas, indicios y pistas e incluye a los medios de comunicación en el ‘ojos que o ven, corazón que no siente’ con el que comulgaron altos cargos eclesiásticos, miembros del sistema judicial y la sociedad en su conjunto y que facilitó treinta años de abusos silenciosos. “Para educar a un niño es necesario un esfuerzo colectivo. Para abusar de él, también”, dice uno de los personajes en la cinta.

Los cuatro reporteros de Spotlight están interpretados en la cinta por Michael Keaton, Rachel McAdams, Mark Ruffalo (nominados estos dos últimos al Oscar a mejor actriz y actor de reparto, respectivamente) y Brian d'Arcy James y salvan de forma notable una dificultad interpretativa que nace del propio guión: poco se muestra al público de sus vidas más allá de la implicación creciente en el caso. Además, Liev Schreiber da vida al nuevo editor del Boston Globe, responsable de encender la mecha de la investigación, y John Slattery presta su siempre valiosa presencia al editor adjunto del rotativo. Por último, un excelente Stanley Tucci es el abogado de las víctimas, representante imponente de la lucha incansable por la justicia a pesar de haber asumido ciertos techos de poder que, hasta aquel momento, parecían irrompibles.

En la realización, McCarthy imprime también su voluntad de mesura y escrupulosidad: una dirección clásica, sin juegos de cámara ni florituras, académica, que muestra lo que tiene que mostrar y como tiene que mostrarlo para contar al espectador lo que quiere. Como el resto de aspectos de la cinta, correcta hasta ser un poco aburrida. al servicio de una historia que es lo verdaderamente importante, lo que le da sentido a la película.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.