www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Atentado cultural a Huelva y a España

jueves 04 de febrero de 2016, 20:24h

Estoy azorado. Conturbado. Me entero de un crimen certero cometido en mi entrañable Huelva capital al patrimonio histórico de España, y si me apura, del mundo, el cual merece difundirse y saberse en Madrid y el resto. Ha sucedido con la ignorancia, la negligencia, la complacencia y la complicidad de autoridades inoperantes que no parece que responderán por lo sucedido. Urge saberse.

En efecto, se ha difundido a mediados de enero pasado que se destruyó un yacimiento arqueológico hallado en 2006, situado en la conocida zona de La Orden-Seminario, en la capital onubense. Pero esté usted tranquilo amigo lector en ambos hemisferios. Solo documentaba que Huelva es la ciudad más antigua de Occidente con la friolera de 5,500 años. Se lo han cargado todo. Ahora será imposible continuar fácilmente allí cualquier trabajo de recuperación de la memoria europea, española y onubense, arrebatado todo por “la incultura, la incuria y la especulación”, como ha escrito indignada una reconocida profesora de la sección de Historia de mi querida Universidad de Huelva, de la que soy uno de sus hijos transoceánicos.

El hecho –artero crimen cultural– resultó de que una empresa excavadora –de cuyos permisos para actuar así allí, no está clara su licencia– metió sus máquinas en tal yacimiento arqueológico y con la tierra extraída sin cuidado alguno, ha rellenado un terreno para cimentar lo que será el trazado y la nueva estación del extendido AVE proveniente de Sevilla, la cual se edifica en la capital onubense.

Aquel sitio dañado había arrojado información valiosísima de diversa índole, como fue sobre el cultivo de vid protohistórica y de los posibles primeros pobladores de la Península Ibérica. Lo encontrado allí conduce a Huelva a sus orígenes neolíticos. No era cosa menor lo arrasado. Y ha quedado impune. La indignación de los onubenses se ha hecho palpable, movilizándolos, y ha nutrido una copiosa marcha verificada el domingo 31 de enero de 2016 in situ, y donde se ha mostrado un manifiesto que clama justicia, bajo la seña “Huelva te mira”, que eleva petición a firmar y en el cual se expresan palabras duras y resonantes que difundo para que lleguen a quienes deben llegar en la cadena de mandos del gobierno de España, ya que la alcaldía onubense y la Junta de Andalucía parecen rebasadas, dejando enfriar la cosa. El expolio sufrido ha generado un airado movimiento apolítico y transversal de defensa de la memoria onubense, que abarca amplios sectores de la sociedad de Huelva, de forma entusiasta, verdaderamente plausible y encomiable.

En ese manifiesto comunicado a todos se requiere a las autoridades a actuar exigiendo responsabilidades a cuantos resulten implicados. También se las conmina a que permitan continuar excavando lo que ha quedado del yacimiento afectado, y que sea una tarea atendida con rigor y exhaustividad. Y apuntan:Demandamos las acciones oportunas para que el resto de las zonas arqueológicas de Huelva (entre otras, Cabezo de La Joya, Cabezo de San Pedro, Saltés) y las que se puedan descubrir, reciban la protección que merecen, se difundan sus valores entre la ciudadanía, se impida cualquier actividad de la propiedad o de terceros que pueda derivar en deterioro o expolio de sus yacimientos, se favorezca la realización de excavaciones rigurosas y se conserven in situ los restos más representativos.” El documento ampliamente difundido, remata en dos frases más que alertan de lo requerido con urgencia: “Expresamos nuestro más firme y abierto rechazo por la destrucción sistemática del Patrimonio natural, arquitectónico, histórico y paisajístico de la ciudad de Huelva […]” finalizando con un contundente: “De ello depende nuestra identidad y el progreso coherente y sostenible de Huelva”.

Mi entrañable afecto por Huelva y su gente me mueve a pronunciarme y a apoyar esta causa no menor. Por tratarse de un sitio en que he vivido y departido y que por lo tanto, conozco y sé de sus anhelos de desarrollo con equilibrio y responsabilidad, dirigidos tales en múltiples direcciones (contar con un aeropuerto o con un AVE o en mejorar la conectividad o alcanzar un puerto de cruceros), en todo cuanto abone al desarrollo sostenible de la magnífica Costa de la Luz, a medio camino entre tres continentes, que busca y quiere que suceda todo eso sin mancillar el entorno, con justeza y altura de miras. Lo ocurrido me conduce a la imperiosa necesidad de solidarizarme con esa tierra estupenda de magníficos parajes y comarcas, contornos inolvidables y acogedores y de gente espléndida. Los choqueros merecen toda mi simpatía.

Es necesario hacer un enérgico llamado a las autoridades culturales del gobierno de España para su pronta intervención, ante lo que los lugareños bien pueden considerar como dejadez. En pro de la defensa de ese patrimonio, sería pertinente la pronta intervención del mismo jefe de gobierno en funciones, Mariano Rajoy, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, del Ministerio de Fomento, del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a la ministra Fátima Báñez, onubense, sensible a su realidad, y que se impliquen la Real Academia de la Historia y acaso las autoridades del Museo Arqueológico Nacional, por citar algunas de las más relevantes, incluidas las europeas competentes en materia de protección cultural. Es apremiante. Hay que recordar que España ratificó el Convenio Europeo para la protección del patrimonio arqueológico (firmado en La Valeta en 1992) y que es oportuno reclamar la intervención de las autoridades de la Unión Europea comisionadas en temas de preservación de patrimonio y cultura.

De mis queridas profesoras de Historia de la uni de Huelva y demás colegas que allí laboran, reaprendí el valor del quehacer del Hombre y su herencia cultural, reencontré un regusto por ese pasado que se palpa con los dedos y que en el caso que nos ocupa, hoy se ha perdido por la negligencia de funcionarios ineptos y carentes de una adecuada asesoría. Me uno a la indignación que ha causado este sarao ya denominado como expolio y contribuyo en lo posible a su difusión para sumar esfuerzos en pro de defender la memoria histórica de una gran región.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios