www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Fernando Castillo: París-Modiano

domingo 14 de febrero de 2016, 17:56h
Fernando Castillo: París-Modiano

Fórcola. Madrid. 484 páginas. 27,50 €.

Por Carmen R. Santos

París es Modiano y Modiano es París. A través de la ciudad del Sena, quizá ningún otro escritor ha explorado mejor que él los “pliegues sinuosos de las grandes capitales” de los que hablaba Baudelaire, como recuerda Modiano en el discurso de recogida del Premio Nobel de Literatura 2014. Quizá ningún otro autor nos sumerge con tanta intensidad en París, trasladándonos especialmente a una etapa precisa de su historia. Al París de una época oscura, al París que no es el de la luz y del amor, sino el de la niebla, donde se desarrollaron turbios comportamientos y por el que pululaban mezquinos personajes, el París donde la lucha por la supervivencia borraba la ética, la nobleza y el honor. Un París que no pocas veces ha querido difuminarse, cuando no olvidarse, en una amnesia en la que Modiano no está dispuesto a participar: “Al recuperar este elenco collabo –explica Fernando Castillo-y alumbrar los aspectos más sórdidos de su actuación durante los años negros, Modiano revela un asunto del que hasta ese momento apenas se trataba en Francia, pues no sólo aún vivían muchos de sus protagonistas, sino que las heridas de la guerra todavía estaban abiertas. La Ocupación, el régimen de Vichy y la colaboración con el ocupante eran prácticamente un tabú, pues los años de la guerra sólo se entendían por medio de una interpretación simplista y maniquea que situaba casi a la totalidad de los franceses en el lado de las víctimas y de los héroes”.

Así, podríamos subrayar, con el paso del tiempo se fue estableciendo otra suerte de colaboración al impedir el conocimiento de lo que realmente sucedió. Y lo que ocurrió lo relata a la perfección Patrick Modiano, ya en su primera novela, El lugar de la estrella (1968) que supuso un auténtico aldabonazo, a la que siguieron La ronda nocturna (1969) y Los paseos de la circunvalación (1972). Las tres forman la imprescindible Trilogía de la Ocupación, que Anagrama -en cuyo catálogo se encuentra prácticamente la totalidad de la producción modianesca- ha publicado en un solo volumen. Tras esos títulos, una obra fascinante hasta llegar a su, por el momento, última novela, Para que no te pierdas en el barrio, publicada en 2014 por Gallimard, el sello que lo acogió en su país desde sus comienzos, y traducida por Anagrama el pasado año.

Modiano, nacido en 1945, no vivió directamente el periodo de la Ocupación, pero la indagación en él tiene unas raíces hondamente personales. La espoleta fue, sin duda, la figura de su padre, Albert Modiano, descendiente de una familia de judíos italianos emigrados a París, que no le hizo ascos, sino todo lo contrario, a colaborador con el invasor nazi. Si Kafka escribió su célebre Carta al padre, Modiano construye con su novelística todo un memorándum en el que su progenitor inspira una serie de personajes que transitaban por el París ocupado -beneficiándose de él-, donde florecían vidriosos negocios, el mercado negro, el expolio a los judíos y a todo aquel que trataba de marcharse de la capital francesa, el espionaje y contraespionaje, y era fértil territorio para los Gestapaches, contracción de “Gestapo” y “Apache” en el argot francés. Un memorándum que no cae, lo que hubiera sido fácil y quizá tentador, en el desmelenamiento. La mirada de Modiano emplea un enfoque distante, incluso de cierta frialdad, que resulta, sin embargo, enormemente impactante en su medida amargura, logrando con inusitada brillantez literaria lo que Modiano subrayó al recoger el Premio Nobel: “Esta es probablemente la vocación del novelista: antes del olvido que vuelvan a aparecer algunas palabras medio borradas, como icebergs que flotan perdidos en la superficie del océano”.

En París-Modiano. De la Ocupación a Mayo del 68, Fernando Castillo ofrece un revelador y espléndido trabajo, en el que se combina el análisis de la novelística de Modiano y el origen de sus personajes, desbrozando esa mezcla de ficción/autoficción y realidad tan modianesca y un completo recorrido por su trayectoria vital y literaria, junto a una detallada reconstrucción de la historia de Francia y especialmente de París en esos años tenebrosos, con su cúmulo de llamativas figuras. No en vano Castillo es un experto en ese periodo como puede verse en su Noche y niebla en el París ocupado, publicado también por Fórcola, en el que, por cierto, entre los nombres que desfilan por sus páginas tiene fundamental protagonismo Albert Modiano.

El libro de Castillo hará, va de suyo, las delicias de los muchos fascinados por el escritor galo. Pero, sin duda, su interés supera el ceñirse a estos evidentes receptores. Porque seamos o no lectores o seguidores de Modiano, Fernando Castillo nos incardina de lleno en una etapa que no deja de encerrar la atracción de lo siniestro, en la que bajo la aparente “normalidad” del día a día del París ocupado late con fuerza lo más sórdido de la condición humana. Y Fernando Castillo lo hace de manera tan plástica, sugerente y con aliento narrativo que su ensayo, apoyado en una sólida documentación, se lee como una apasionante novela.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.