www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY: PODEMOS ES EL ÁRBITRO DE LA SITUACIÓN

viernes 26 de febrero de 2016, 12:44h
Con agresiva crudeza, Mariano Rajoy le ha resumido a Albert Rivera la situación política a la que se ha llegado...
Con agresiva crudeza, Mariano Rajoy le ha resumido a Albert Rivera la situación política a la que se ha llegado: Podemos es el árbitro de la situación. Ante la imposibilidad de la gran coalición, ante el anunciado descalabro de Pedro Sánchez en la investidura, Pablo Iglesias será el piloto durante los dos meses antes de la convocatoria de elecciones.

El líder podemita puede hacer dos cosas: la primera sería proponer una nueva investidura de Pedro Sánchez, encabezando un Frente Progresista con Izquierda Unida y Podemos, la adenda del PNV y la abstención de uno de los dos partidos nacionalistas de Cataluña. Eso dejaría chasqueado a Albert Rivera y en cueros vivos al Partido Popular.

La segunda maniobra que está en manos de Podemos es forzar nuevas elecciones. A ellas se presentaría Pablo Iglesias en alianza con Izquierda Unida que sumaría un millón de votos más. La unión de los dos partidos comunistas -el nuevo de Podemos y el clásico de Izquierda Unida- podría sobrepasar en votos y en escaños al PSOE, que quedaría relegado a un tercer lugar en el Congreso de los Diputados.

A Pablo Iglesias le gustaría afrontar el desafío de las nuevas elecciones pero podemitas de relieve creen que habría que negociar el Frente Popular y desplazar a Albert Rivera de la alianza con el PSOE, que ha sido la carta jugada por Felipe González, con la que ha ganado, por cierto, el primer envite de la partida.

Si se confirma la catástrofe anunciada de Pedro Sánchez en la investidura con el apoyo de Ciudadanos, se volverá al punto de partida y se abrirán los portones de nuevas negociaciones. “Mariano podría evitar la incertidumbre- me ha dicho un destacado dirigente del PP- si decidiera abstenerse en la votación de investidura la semana que viene”. Pero la impresión general es que el presidente en funciones no está por la labor