www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

La vía muerta

viernes 04 de marzo de 2016, 20:34h

España, encanallada. ¡Qué nivel! Vergüenza ajena. Todos contra todos. Lo que va del ‘acuerdo del beso’, al ‘charnego independentista’, Rufián de ERC, haciendo honor a su apellido. A Rivera, ‘derecha cool’, se le fue la olla y Pablo, cursi de cojones, confundió el estrado del Hemicirco con el plató de La Sexta. Desiderátum. Cantar de mio Cid. La afrenta de Corpes. Los socialistas pata negra (caben todos en un Seiscientos, a mucha honra) se sienten más humillados que los Infantes de Carrión, después de contemplar, impávidos, el numerito de Pablo, el caudillo iracundo de Jodemos,arrojando cal viva sobre el rostro de la Reina madre, un tal Felipe. Y Pedrooo, empeñado como parece estar en refundar el puño y la rosa en guante de seda y capullo, en lugar de vengar el agravio, aunque sólo sea por el respeto que debe al legado de Isidoro (González), Andrés (Alfonso Guerra) y Juan (Nicolás Redondo padre), se baja los calzones como el caganer de un belén y se pone mirando a Cartagena, al grito de ‘sodomízame otra vez’ con tu coleta, dispuesto como está a todo con tal de ser Premier por un día. La escenita del vocero sociata, un tal Hernando, arrastrándose y suplicándole a Iglesias que escuche a Carmena, que un rato antes había dicho que le haría ilusión que Podemos apoyase la formación de un Gobierno del PSOE…, no hay por donde asirla, ni tan siquiera por las orejas de la alcaldesa. Lo que va de la vejación a la humillación no tiene nombre ni juglar que cante el escarnio como si fuera un cantar de gesta, frotando las cuerdas con el arco de la vihuela. El tratamiento que Pablo dispensa a Pedrooo raya en los malos tratos. ¿El precio de la dignidad? No me hagas reír, compadre, la dignidad es innegociable salvo para quienes no le hacen aprecio. El líder cainita citó a Manu Chao como si en la letra de sus canciones se escondiera la esencia de la Reserva Espiritual de Occidente; y la peña analfabeta flipó de alucine, como si las ocurrencias fueran un hallazgo intelectual del ‘guerrillero’ Underground. Próxima estación, Esperanza. Si al menos hubiese citado a su padre, don Ramón, que es infinitamente más culto que su hijo y que fue jefe de este cronista en Radio France Internationale, otra consideración hubieran tenido sus palabras que las de una simple impostura para un patio de butacas lleno de iletrados y asnalfabestias. España, en bucle, por alusiones: exasperante, cansina, maniquea, claustrofóbica y abracadabrante. Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Homenaje a la traca. La primera mascletá del calendario fallero no se ha disparado en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, sino en el plató catódico de la carrera de San Jerónimo, donde huele a pólvora de la misma China, lo que viene siendo clorato de potasio. Son días de vértigo que no conducen a ninguna parte. La sobresaturación de petardos es tal entre los opinadores compulsivos, que el síndrome de descomprensión de los buzos va a ser una broma comparado con, o sea. Quien se aventure a decir que difícilmente se puede ir a peor, o es un ingenuo o un optimista irredento. La capitulación de España está por llegar. Años de ira, días de infamia, tiempos convulsos. Lo preocupante de esta España zaherida y zarzuelera, querido José María (Carrascal), no es que sea el país donde es más fácil hacerse rico, según Solchaga, La alegría de la huerta del maestro Federico Chueca, sino el país donde es más fácil encaramarse a lo alto del escalafón aun andando justo de azotea. A farfulleros y trileros no nos gana nadie, dicho sea sin señalar. Un país donde no se sabe si hay más inútiles e incompetentes que aprovechados, lameculos y trincones, tiene difícil venta. Lo peor no es la investidura fallida, sino el adanismo rancio y cainita de los nuevos embaucadores, desenterradores de venganzas, levantadores de barricadas y agitadores de falsas conciencias. Día llegará que tengamos que asistir al levantamiento del cadáver de España y tengamos que taparnos la nariz porque huele que apesta. ¡Pena de país!

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

2 comentarios