www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ TIENDE LA MANO PORDIOSERA A PABLO IGLESIAS

viernes 04 de marzo de 2016, 20:51h
Consumado el ridículo nacional de Pedro Sánchez, tras resultar arrollado en la segunda votación de investidura, el líder...

Consumado el ridículo nacional de Pedro Sánchez, tras resultar arrollado en la segunda votación de investidura, el líder socialista alarga ahora las manos pordioseras con la esperanza de recibir la limosna de Pablo Iglesias. Tras las elecciones generales del 20 de diciembre, Sánchez, que cosechó el peor resultado de la historia del PSOE en democracia, debió dimitir con dignidad, hacer las maletas y refugiar su fracaso en la tranquilidad del hogar familiar.

En lugar de eso, puso en marcha una estrategia que no tenía otro objetivo real, como le espetó Rajoy en el Congreso de los Diputados, que la supervivencia personal. Habrá que convenir que el líder socialista ha actuado, desde el punto de vista de sus intereses, con gran habilidad. Continúa políticamente vivo e incluso tiene probabilidades, de las que antes carecía, para encabezar la candidatura del PSOE en unas eventuales y nuevas elecciones. Ha sabido someterse a las exigencias de Felipe González y de los barones del partido. Ha pactado con Ciudadanos sabiendo que haría el ridículo en la investidura. Tiene autoridad moral para decirle a González: “He intentado lo que tú querías. Ha salido mal. Parece lógico que intente ahora lo que a mí me gusta: el Frente Progresista, conformando una alianza con Podemos e Izquierda Unida. Si conseguimos el voto del PNV y la abstención de los nacionalistas catalanes ganaré la nueva investidura”. La maniobra es de circo. Pero no imposible. Y a ella va a entregar sus esfuerzos Pedro Sánchez en las próximas semanas. Si no alcanza su propósito, el pueblo español se verá obligado a padecer unas nuevas y carísimas elecciones y a pagarlas a cargo de los impuestos con que la clase política sangra a la ciudadanía.