www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

El rigor mortis de España

viernes 11 de marzo de 2016, 20:13h

El destripador de gatos que ha sembrado el pánico en Londres anda suelto por Madrid. Reinterpretando a Banderas, la España cainita en funciones no necesita un presidente del Gobierno sino un loquero, absorta como está en el curioso dislate de las defunciones políticas a instancia de parte, que ahora no las suelen promover los cabrones de tu propio partido, que de ninguno te puedes fiar porque a poco que te das las vuelta te la clavan, la daga, que diría Rubalcaba, sino los enemigos del chiringuito de enfrente, los prebostes del Ibex o los periodistas mamporreros, que se te cuelan sin llamar en la sede, por la puerta falsa de La Sexta del planetario Ferreras, ex prisaico y florentino, creyéndose con derecho a elegir la pintura al gotelé y a los lacayos de la ejecutiva.

Está el país de los memes, los memos y las memas como para echar a correr en dirección contraria al soplo del viento y no volver la vista atrás ni mirando de reojo a través del espejo retrovisor. Curados de espanto, inmunizados hasta contra el escorbuto, ya no nos extrañamos de que cuarenta años después Los Bingueros, taquillazo de la época, se haya convertido en película de culto, ni mucho menos que estén repuntando las vocaciones entre los embalsamadores de cadáveres. No son disidentes sino resabiados, o como adjetivaría Raúl del Pozo, «desechos de tienta», producto de la España cateta, cortijo de redentores, embaucadores, fachas, bolcheviques y ajustadores de cuentas.

Lo de menos es la anécdota y lo de más la categoría, como en el caso del irrelevante señor, ex presidente de la Región de Murcia, que calza bigotito como El Coyote pero en feo y con la raya de la boina bien marcada, con lo bien que le sentarían las trenzas de John Galliano.

Frustrado por una suerte política que le ha sido esquiva, resulta que el susodicho está con moño desde que los suyos le pidieran que levantara sus posaderas de la poltrona de San Esteban, sede del Gobierno pimentonero, después de haberse sacrificado por la Humanidad asumiendo la regencia durante el año que siguió a la salida de Valcárcel, otra eminencia, hoy felizmente jubilado en el balneario europeo.

A Garre, que era el único que no estaba imputado cuando se planteó el recambio de Ramonluis, le escoció que el apparatchick pepero le diera las gracias por los servicios prestados y optase por el actual presidente, un tal Sánchez. Y como se la tenía jurada a quienes ni siquiera han tenido la deferencia de hacerle un hueco en el Senado como justo premio de consolación, ahora ha ido a la SER, a los mismos estudios que este cronista tantas madrugadas frecuentó, para asegurar que es «un clamor silencioso en el partido» la necesidad de que Mariano dé un paso atrás, o al lado, el caso es que se quite de en medio. Lo de ‘silencioso’ lo dice con recochineo, reprochando su cobardía a los «palmeros» y las «plañideras» que no tienen lo que hay que tener para atreverse a plantar los huevos encima de la mesa, tal cual le ha sucedido a él durante tantos años de militancia cordera.

Si ya te lo decía yo, compadre, que siempre me dejo llevar por los cantos de sirena, así me va: Sharapova, con sus manoletinas de braga, como escribía Umbral, no podía ser tan perfecta, algún defecto tenía que tener y no es precisamente un pasado ‘cani’. Y la bella rubia de la Patagonia, tampoco, querido Luis María:

A la que salta, ni un segundo ha tardado Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos, en decir que las palabras del ex presidente murciano revelan que «el iceberg del PP comienza a resquebrajarse» y en exigir la autoinmolación política de Mariano por ser plebeyo, aprovechando que se está descongelando el glaciar Perito Moreno, en el quinto coño de la Argentina donde nació la marquesa de Casa Fuerte, al sur de la fin del mundo, donde debe de hacer un frío de cojones, pero donde seguro que no hay tanto gili suelto, vagando a cuatro patas, como aquí, haciéndole el vacío a la Legión o plantando semáforos paritarios, de monigotes sexualizados con falda de volantes, como si fueran nabos, en la ribera de la Albufera, no vaya a ser que se ofendan las peatonas.

Lo que va de la conjura de los necios, a la sublevación de los desposeídos. España, o el despecho, siempre ha sido un país muy dado a pasar facturas al cobro y a tomarse la venganza en caliente, por pura impaciencia. Sectarismo, vileza, revanchismo, frentismo, guerracivilismo y fascismo en estado superlativo.

Ahora es cuando comienzo a explicarme el secreto que se esconde en el genoma del rodaballo y el empeño de Irina en posar desnuda con su cuerpo de tronista abrazando a un pez espada en lugar de a un pez martillo, por si acaso se pone verraco como un toro de Guisando, y tenemos, Houston, un problema muy gordo con el cohete del Apolo 13, pues dice la gachi que no se siente sexy estando como está como un queso. Homenaje al surrealismo. André Breton se quedó corto al lado de tanto intelectual alternativo.

No te rías de mí, compadre, si te confieso, derrotado, que me siento un fugitivo, víctima de una conspiración por parte de tanto asnalfabestia sin sentido del ridículo, en esta Barataria cervantina donde por más abdominales que hago no consigo que se me ponga el torso en plan pastilla de chocolate como a Zac Efron, el de Los Vigilantes de la Playa, donde los multimillonarios de Dubái organizan ahora carreras de drones y donde puede que Casillas acabe su exitosa carrera discográfica, que por cierto debería haber sido elegido para representarnos en Eurovision, en lugar de la chica del ombligo retozón que va por ahí dando el cante con el Say yay, porque el español le suena aldeano y España se le queda pequeña.

Va a tener razón Herrera, Carlos, cuando asegura, encabronado y con razón, que en la cuadra ibérica hay más tontos que botellines, dicho sea sin señalar a nadie, que es de mala educación.

A Piqué le ha dado por el periscope. Y del otro Piqué, Josep, ya si eso hablamos otro día, que se me está acabando el folio, aunque te diré que admiro los reflejos que ha tenido saliendo pitando después de la filtración (y publicación en eldiario de Escobar) de los whatsapps de Letizia al yerno de Villar Mir, el tal López Madrid, su «compi yogui», a quien El Mundo sacó en «la mierda de LOC» por lo del negro asunto de las ‘black’ de Cajamadrid. Otra cosa no, pero en esta España nuestra, querido Iñaki (Gil), siempre acabamos queriendo matar al mensajero. Puto país.

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

2 comentarios