www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LIGA DE CAMPEONES - OCTAVOS (VUELTA): ATLÉTICO - PSV

Simeone empieza a jugar el partido ante el PSV en sala de prensa

lunes 14 de marzo de 2016, 20:51h
Simeone empieza a jugar el partido ante el PSV en sala de prensa
El técnico argentino escondió sus palabras y cartas en la previa del trascendental duelo ante el campeón neerlandés. Gabi, que también compareció, se mostró orgulloso de la condición de favorito para este cruce, aunque no entregó una pulgada a la complacencia. Envolvió el Atlético de igualdad y gran cita este partido de pronosticado desequilibrio. Al fin y al cabo, hay mucho en juego y los colchoneros tienden a imponer la situación que les es cómoda. Ante la prensa, también.

Un empate a cero, sin goles a domicilio que llevarse al paladar, aparenta un terreno tan resbaladizo como para tomarse muy en serio la cita que afronta el Atlético de Madrid este martes ante el PSV. El campeón neerlandés, que defiende liderato doméstico y enfangó la producción ofensiva madrileña a la espera de recuperar a su nueve goleador -Luuk de Jong, de vuelta para el enfrentamiento de mañana-, se vistió de cordero para entregar el peso del cruce a la consistencia de la inercia rojiblanca. Seguir cimentando el serio recorrido experimentado se antoja como la línea argumental básica de un sistema que se encuentra especialmente cómodo a la vera del Manzanares, pero que recuerda como un fantasma familiar la eliminación copera a manos del Celta (con empate a cero en la ida) y la dificultad creadora previa a la deflagración en la que se maneja el equipo desde el derbi capitalino.

 

Diego Pablo Simeone, que recupera para la cita a dos futbolistas nucleares como Augusto y Carrasco, compareció en la sala de prensa del Calderón con el tono conciso, casi áspero, de las grandes ocasiones. Sin regalar conclusiones a los rivales, el técnico argentino se limitó a un ejercicio de economía de palabras que alzó el telón describiendo que "el equipo está bien, respondiendo en los últimos partidos con una regularidad muy buena y esperamos que siga mañana de la misma manera".

 

"Cada uno de los 18 convocados son muy importantes" y "lo más importante mañana es marcar un gol más que el rival". De esta manera despachó el 'Cholo' las cuestiones relativas a la inclusión en el once de los mencionados con anterioridad, un movimiento que revolucionaría el planteamiento general del partido en relación con los duelos pretéritos, y a la presunta puesta en práctica de la opción conservadora de su libreto, que preponderaría mantener la puerta cerrada a cualquier otro aspecto ofensivo. La actitud competitiva, como si el envite hubiea arrancado ya en la conferencia de prensa previa, se amplió con la negativa a comentar las palabbras de Arbeloa (que dijo esperar que el Atlético no pasara de fase para no verse las caras con ellos en cuartos).

Simeone, que dibujó el cruce copero ante el Celta como "una referencia para estar más atentos", aclaró que "no hemos preparado el partido de forma distinta a la ida (ante el regreso de De Jong a la punta oponente). Es un jugador muy importante y una referencia para su equipo, en consecuencia de eso trataremos de llevar el partido hacia lo que nos conviene y trabajarlo de la mejor manera", explicó antes de recuperar la relevancia de la tribuna para el duelo de este martes.

 

"El PSV tiene una gran virtud que es el contragolpe. Con espacios trabaja muy bien y llega bien con gente de segunda línea. Además, se maneja bien en la pelota parada. Somos diferentes como equipos aunque los números nos asimilen. Me imagino un partido importante porque son sistemas diferentes aunque con referencias similares. Creo que va a ser un gran partido", expuso en su diagnóstico del enfrentamiento más completo de la comparecencia.

 

Clausuró el preparador su discurso subrayando que espera una "gran respuesta del equipo", lanzando un cebo ("pensamos en jugar 4-3-3") y apuntando que "de Griezmann esperamos que responda con respecto a lo que le pedimos". "El equipo les hace mejores y esperemos que cualquiera de los que estén respondan", zanjó Simeone, como si las palabras sobraran en la vigilia del partido. Sólo parece importar la ejecución que los suyos desplieguen sobre el verde. La parafernalia que envuelve a esta cita de altura, en la que se juega buena parte de la estabilidad del curso, le resulta casi ajena. De este modo esquivó el entrenador el protagonismo de la dialéctica que les coloca en el lugar del favorito, un rol que no acaba de sentar bien a sus presupuestos.




Gabi: "Es una alegría que nos consideren favoritos pero nos lo hemos ganado"

El capitán y elemento medular del centro del campo rojiblanco, Gabi, acompañó a su técnico en la sala de prensa. Expuso algo más el futbolista, aunque manejó siempre el pentagrama controlado de comodidad. Empezó su análisis relatando su percepción de Andrés Guardado, uno de los obreros destacados del rival a enfrentar: "Guardado ha cogido mucha jerarquía, se ha hecho uno de los líderes del campo y sabemos que en el centro del campo es una referencia y uno de los jugadores a tener en cuenta mañana".

 

"Mañana es un partido decisivo. Por el resultado de la ida tenemos la obligación de ganar ante nuestra gente, pero también por la gente, por el club y por lo que nos ilusiona esta competicion", proclamó Gabi, que confesó que "creo que llegamos en un muy buen momento" y reclacó, pieza clave del argumentario colchonero, que "necesitamos la mejor version de los jugadores y de la aficion". "El campo va a estar lleno y estoy seguro que la respuesta será como en las grandes citas", sentenció.

"Allí nos demostraron que son muy atrevidos, que tienen calidad y que quieren el balon. Creo que aquí van a replegar más, pero tienen jugadores de calidad como De Jong o Guardado, con experiencia en esta competición, y nos lo van a poner muy difícil".

 

Abandonó el mediocentro su escaño señalando que"es una alegría que nos consideren favoritos". "La gente ve que el Atlético crece y va a más, por lo que es un orgullo intentar ganar mañana ante nuestra gente", prosiguió antes de manifestar que "nos hemos ganado estar en este puesto y trataremos de seguir en la misma línea mañana". Se entremezclan, pues, dos equipos "parecidos pero distintos", en palabras de Simeone, que escondieron sus cartas de cara a la trascendental vuelta de octavos de final que limitará o propulsará, de manera equidistante, la profundidad de la temporada desde el prisma deportivo y económico. El papel decanta la preeminencia de la candidatura española, pero la precaución discursiva de ambos púgiles denota más igualdad de la pronosticada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios