www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

Spain, Showtime

viernes 15 de abril de 2016, 20:10h
España, en el presidio. Día llegará en el que este país nuestro no vendrá ni a cuento, aun sin tener ninguna culpa el pobre de su aciago destino, pues comienzo a albergar la convicción, compadre, de que es España la que no nos merece a los españoles.

El espejo de la madrastra de Blancanieves nos está devolviendo la imagen desvaída del retrato en sepia de una época que creíamos superada pero que a lo que se ve sigue estando más presente que José Antonio Primo de Rivera. Como si fuera ayer, el pasado se ha hecho futuro y habita entre nosotros. Son días de apariciones y reapariciones de espíritus y almas desencarnadas que dábamos por amortizadas en los anaqueles de la Biblioteca de Alejandría. Como si nada hubiera sucedido, vuelven los fantasmas redivivos de la ‘Beautiful people’ que nunca se fue, ‘Generación Poltergeist’. Solchaga equivocó su profesión, pues dadas sus contrastadas capacidades adivinatorias, debiera de haberse dedicado a echar las cartas como los tarotistas del Retiro («España es el país donde se puede ganar más dinero en menos tiempo»), o haber puesto su talento y su “desbordante” simpatía al servicio de la parapsicología o de la literatura gótica. ¡Ríete tú de Oscar Wilde! Vuelven los años del pelotazo y los trincones de antaño se resisten a ser desalojados del cadalso por los mangantes advenedizos, que al fin y al cabo son simples aprendices, puestos a comparar, o sea. Conde nació ya ‘rockstar’, como Mick Jagger, y en el pecado de su prepotencia y su arrogancia lleva su penitencia. Mario ha vuelto a la trena y le han asignado el mismo número de serie que tenía para aligerar el papeleo. Ya es socio honorario de Soto del Real y el día menos pensado lo nombran director general de Instituciones Penitenciarias, para aprovechar la experiencia acumulada.

Mowgli nunca abandonaría a Baloo en medio de la selva, pero a Mariano no le ha quedado más remedio. Los fotovoltaicos están de enhorabuena. Soria ha acabado encontrando su perdición política en su afición temprana a los paraísos fiscales. Primero negó la mayor, después la menor, y al final se hizo la picha un lío, de tanto cambio la versión y el agua al canario. El caso es que Rajoy no gana para disgustos, porque no hay día que no abra el armario del dormitorio de Moncloa y le aparezca un muerto colgado en la percha con una bola de alcanfor en la boca, en plan C.S.I.; pongamos por caso que hablo del alcalde de Granada, que lleva en el cargo más tiempo que Boabdil el Chico y a quien el partido ha decidido suspender de militancia, a no más tardar, con la excusa de su imputación por corrupción, a fin de entregar su cabeza a Ciudadanos a cambio de retener la alcaldía.

Echarse al careto los periódicos es como antaño leer El Caso. El caso es que han detenido por tener las manos sucias al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, presunto extorsionador, y al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, que casualmente tiene el mismo gusto para los abrigos que Bárcenas, copiados del modelo Chesterfield que puso de moda Al Capone. Demostrado queda que los murciélagos también cantan y no es coña.

Con el trajín que se llevan los aceitunos de la UCO y la pasma de la UDEF, comienzo a entender el motivo inconfesable que ha podido llevar al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a nombrar a Paco Marhuenda, director de La Razón, BOE pepero, “Comisario honorario de la Policía Nacional”, en plan Torrente.

Cobradiezmos se tenía que llamar el Victorino indultado en la Feria de Abril. ¡Qué susto! Por un instante he llegado a pensar, compadre, que a quien la Maestranza le había perdonado la vida, las dos orejas y el rabo, era a Montoro, después de leer las crónicas de la corrida (de toros) en la que los entendidos en cuernos hablan de un morlaco bravo en los tres tercios, encastado, noble y cuajado de virtudes: la descripción más fidedigna que había escuchado hasta ahora del Recaudador del Reino, un tal Cristóbal, que ha tenido que echarle cojones para citar en el albero a Josemari, inspector de Hacienda, tragar saliva y anunciarle que no le queda más remedio que enviarle al motorista del Ministerio de Hacienda con una liquidación complementaria y una multa, por haber utilizado una sociedad para pagar menos impuestos, en lugar de hacerlo vía IRPF. Hay días –habrá pensado-, en los que el viento nos juega malas pasadas, como a Kate Middleton, Duquesa de Cambridge, a la que se le ha vuelto a levantar la falda como a Marilyn y a punto ha estado de enseñar el secreto mejor guardado del Reino Unido.

Con la que está cayendo, comprenderás que comience a darme igual que me dé lo mismo la suerte que pueda correr España con o sin Catalunya y viceversa, visto como parece que para entonces, al paso que vamos, no va a existir ni la una ni la otra, por incomparecencia de los políticos y de los votantes. No quisiera ser agorero, pero me estoy acordando de un tal Rousseau que dijo, el muy cenizo, que los pueblos que renuncian a su libertad difícilmente están en condiciones de recuperarla el día que su conquista fallida se convierte en un anhelo.
Muy maltrechos tienen que estar los bolsillos del desgobierno del Cantón para que el presidente autonómico, un tal Puigdemont, se haya rebajado hasta el extremo de pedirle cita al presidente del Gobierno para venir a Madrit y arrastrarse, suplicante, a los pies de Rajoy, a ver si se apiada de él y le extiende otro cheque para seguir tirando, sabiendo como sabe que Mariano no se mojaría ni en el festival del agua de Tailandia.

TV3, escoria catódica, la telemierda del Régimen naciente. Amparo Moliner, que va de escritora y periodista divina de la muerte, prende fuego a un ejemplar de la Constitución Española. Consumada la mamarrachada de la pirómana, el Tribunal Audiovisual de la Inquisición de Catalonia anuncia que va a estudiar las imágenes por si hubiera algo ofensivo en la perfomance.

Hay muchas más luces en las casetas de la Feria de Sevilla que en las entendederas de muchos administradores de la cosa ‘púbica’ y de muchos administrados. A estas alturas, Zapatero sólo puede aspirar a aceptar su participación en la ‘Comisión de la Verdad’ avalada por el chavismo, y Pedrooo a posar en una foto en el real haciéndole carantoñas al retoño de Susana, de faralaes, embutida en un traje de gitana reventón, azul aguamarina, atiborrado de lunares como el que tienes, vida mía, en la comisura de los labios. Como diría Epicuro, «comamos y bebamos que mañana moriremos», que ya saldrá el sol por Antequera o por donde le dé la gana. No te lo vas a creer, pero todos los años me pasa lo mismo: me ha vuelto a encoger el traje de flamenca en la tintorería. Ponme un rebujito y sea lo que Dios quiera.

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

3 comentarios