www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

La España de los Monty Python

viernes 22 de abril de 2016, 20:07h

En el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, los súbditos de la Windsor, eterna adolescente, 90 primaveras con el bolso a cuestas, han abierto para el turisteo el refugio antiaéreo de Churchill en el Metro de Londres, allá en el barrio de Mayfair, donde se escondía el primer ministro cuando arreciaban los bombardeos, en la estación de Down Street y este cronista agotaba las existencias de cerveza hasta que tocaba la campana del pub anunciando el cierre. Aquí, en lo que todavía viene siendo España, cuando el presente sea pasado día llegará en el que nuestros descendientes harán lo propio con el Circo Máximo de la carrera de San Jerónimo, reconvertido en parque de atracciones para conmemorar el fin de fiesta a cuenta de don Miguel, y recordarán con nostalgia aquellos años en los que España fue una verbena sin fin, que maldita sea la gracia.

Me pregunto hasta dónde vamos a llegar después de que Mariano haya recurrido a un tuit para proponerle a Pedrooo la formación de un Gobierno de coalición y Antonio Hernando, el escudero socialista, haya contestado a la misiva con un «Rajoy está que lo tira», mientras el candidato PePero ejercía de mesonero por un día en el Bar Rocinante de El Toboso, tirando cañas a la clientela en compañía de Cospedal, Dulcinea, mon amour.

Lo único positivo que le veo a esta juerga twittera que los susodichos se llevan entre manos es la gratificante sensación de que al menos no han perdido el sentido del humor, a pesar de la que está cayendo; lo que sí han perdido es el oremus, aun sin haber llegado ninguno de ellos todavía a la edad senil, pues hace mucho tiempo que a unos y a otros las pestañas del misal se les fueron al quinto coño y no encuentran la manera de pasar de un capítulo a otro ayudándose del dedo corazón erecto.

Que Rivera haya sugerido una Operación Monty Phyton, o sea, el entronamiento de un presidente “independiente” a quien no ha votado nadie, tiene su guasa, Tomasa. Que Sánchez haya fichado a un guionista de Cuéntame para que le escriba los discursos, se presta directamente al descogorcio. Y que la ‘princesa’ Corinna tuviera una sociedad en las Islas “Vírgenes”, directamente invita al descojone. No me preguntes, compadre, por qué es importante la vitamina D para el body, porque esta es la hora en la que no sabría muy bien qué decirte. Mejor no pensar, no vaya a ser que lleguemos a la conclusión de que también tenemos un ADN marciano, como Mario Vaquerizo.

Estamos jugando con fuego cruzado, como la descerebrada desaprensiva que ha entrado en la jaula de los tigres de Sumatra del Zoo de Toronto para coger el gorro que se le había caído. El día menos pensado, nos interponemos sin querer en la trayectoria de una bala perdida o ardemos en el infierno como la antorcha olímpica. Algunos vamos a necesitar, a no más tardar, someternos a una terapia canina o a una cura de adelgazamiento, como Jennifer Lawrence, la prota de Los juegos del hambre, que resulta que se ve gorda, aunque para el particular gusto del abajo firmante no le sobra nada de ninguna parte.

La Mancha miope de España, o lo que queda de ella, más allá del estereotipo, se ha extraviado en el callejón del gato y no acierta a encontrar la salida. Las gafas de Quevedo que los Ristos de turno, analfabetos profundos de frivolidad abisal, le han colocado a Daoiz y Velarde, los leones amaestrados del Congreso, para conmemorar el 400 aniversario de la muerte de Cervantes, bien pudieran ser la metáfora política de un Estado catatónico, víctima del aturdimiento colectivo en el que vive inmersa la ínsula Barataria de la que Sancho Panza tomó posesión como gobernador, con gran regocijo del vecindario, como se dice en el Quijote que Mariano regaló a Puigdemont, el del flequillo a lo Jaime Bayly, a ver si con un poco de suerte deja de joder la marrana, que nada tiene que ver con ninguna supuesta afición zoófila, sino con el eje de la noria, aunque la cuestión es joder, cada vez que se trata de glosar los Episodios Nacionales galdosianos de todos estos arribistas que siguen viviendo del cuento de la Nación desposeída a cuenta del memorial de agravios.

Estando como está la cosa tan malita, este propagandista se conforma con poco y piensa que ya es todo un avance que se haya puesto de moda entre la clase política la costumbre de regalarse libros. El día que sucumban a la tentación de leerlos, puede ser el acabose. No lo verán mis ojos, ni me temo que los tuyos, vida mía.

La política de apaciguamiento aplicada a los golpistas periféricos es una broma de mal gusto. Catalonia no está «a las puertas del Estado propio», como le gustaría pensar a Carles y al resto de mantenidos a costa de quienes les votan y de quienes no les votan, sino de la bancarrota. Y allá que acude una y otra vez Rajoy a salvarles el culo, por donde la hucha… con nuestro dinero.

Ada Colau, la majorette que manda en el Ayuntamiento okupa de Barcelona, no permitirá la instalación de pantallas gigantes en la Rue del Percebe para evitar que el respetable pueda congregarse a ver los partidos de la selección en la Eurocopa, no vaya a ser que algún aficionado grite ¡España! Y al resto de la turba se le ocurra secundar la exclamación patriótica con un ¡Viva!

El talentoso director catalán Juan Antonio Bayona, dirigirá la próxima secuela de Jurassic World. Si cayera en la cuenta, podría rodar la peli en el mismo salón de plenos del consistorio o, mismamente, en el Palau de Sant Jordi, santo patrón cervantino y shakespeariano, muertos el mismo día de diferente calendario.

En Canarias, María Pita, diputada de Jodemos, ha tenido la ocurrencia de presentar una proposición de ley para que el archipiélago sea declarado zona de paz con estatuto de neutralidad permanente, lo que conllevaría el desalojo del Ejército. En Cádiz, el Jodemita Kichi ha recibido con honores de Ministro Principal de Gibraltar al tal Fabián Picardo y la presidenta de la Diputación, la socialista Irene García, le ha hecho la ola. Y aquí en Madrid, el Ayuntamiento podemita de Carmena ultima una ordenanza que va a levantar ladridos entre los dueños de chuchos que acostumbren a dejar las mierdas de sus mascotas en la calle o en los parques sin molestarse en doblar el espinazo para recogerlas. Este año la migración de los “pájaros” parece que se está adelantando, por culpa, aseguran los entendidos en aves rapaces, del cambio climático de los cojones, o de tanto lerdo como anda suelto.

Caroline se llamaba la última musa de Giacometti, una veinteañera que ejercía el noble oficio, a la que conoció en algún tugurio de Montparnasse. ¿España? A ti sí que te tratan como una furcia y ni siquiera te quejas. Tienes ganado el cielo en la tierra. Yo de ti me lo pensaría. Nos merecemos un Breakfast Love en Malibú.

José Antonio Ruiz, periodista

Email: [email protected]

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

1 comentarios