www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS SE MERIENDA A ALBERTO GARZÓN

sábado 14 de mayo de 2016, 13:28h
Estaba claro lo que iba a ocurrir y así la anticipé en esta misma sección de El Imparcial. Pablo Iglesias...
Estaba claro lo que iba a ocurrir y así la anticipé en esta misma sección de El Imparcial. Pablo Iglesias es el líder de la extrema izquierda española y sobrepasó los 5.000.000 de votos. Alberto Garzón se quedó en la quinta parte. En una alianza entre Podemos e Izquierda Unida resultaba evidente que correspondía a los podemitas la parte del león. Alberto Garzón ha conseguido situar en las listas, eso sí, a diez de sus hombres y mujeres con posibilidad de llegar al Congreso. Es decir, multiplicará por cinco si se repiten los resultados su presencia parlamentaria.
Faltaba por poner el cascabel al gato: el nombre de la alianza. Pablo Iglesias rechazaba el más lógico: Podemos-IU. Ha conseguido que solo figure el suyo. El Unidos Podemos es la demostración final de cómo el líder podemita se ha merendado a Alberto Garzón.

Unidos Podemos no pasa de ser una máscara como lo era y lo es Izquierda Unida. En casi toda Europa, ante la probabilidad de un vapuleo electoral, des-aparecieron, tras la caída del muro de Berlín, las siglas del Partido Comunista, arrasado por el desmoronamiento de la Unión Soviética y la evidencia del fracaso del sistema marxista. En España, no. En España, el Partido Comunista permanece y está escondido tras la máscara de Izquierda Unida a la que domina plenamente.

Podemos es el Partido Comunista del siglo XXI; Izquierda Unida, el Par-tido Comunista clásico, el de toda la vida, que languidecía con pobres resultados electorales. La alianza y el acuerdo entre los dos partidos comunistas han abierto alentadoras expectativas a sus fieles. El Partido Comunista podría relegar al PSOE a un tercer lugar en las elecciones del 26 de junio.

Lo que está claro que debemos dejarnos de eufemismos y llamar a las cosas por su nombre. Unidos Podemos es, sencillamente, el Partido Comunista. Y que nadie se llame a engaño de a quién va a votar.