www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"MERCURIO ENAMORADO DE HERSE"

El Palacio de Las Dueñas reincorpora el tapiz de Pannemaker del siglo XVI

jueves 19 de mayo de 2016, 19:42h
El Palacio de Las Dueñas reincorpora el tapiz de Pannemaker del siglo XVI
Ampliar
Uno de los diez mejores del mundo.
El Palacio de Las Dueñas ha recibido el tapiz "Mercurio enamorado de Herse", de William Pannemaker, del siglo XVI, considerado por los expertos uno de los diez mejores del mundo, después de ser exhibido, junto a otras 134 obras de la Casa de Alba, en museos de Dallas y Nashville, en Estados Unidos.

Además del tapiz, ha vuelto a ser colocado en su sitio del palacio sevillano un cuadro de José de Rivera titulado "La coronación de espinas", de 1620.

Se trata de las dos obras del palacio sevillano que fueron seleccionadas para la exposición junto a otras 133 que se conservan en los palacios de la familia Alba en Madrid y Salamanca.

Desde la apertura al público en marzo, ya han pasado por Dueñas unos 40.000 visitantes, según ha dicho a los periodistas el gerente de la empresa que gestiona estas visitas, Ricardo Gascó, quien ha asegurado que el palacio aspira a ser de los cinco monumentos más visitados de la ciudad y que las dos obras de arte que han vuelto deben ayudar a lograrlo.

"Mercurio enamorado de Herse" es el primero de una serie de ocho tapices que pertenecieron al Duque de Lerma, primero, y a la casa de Medinaceli, después, y por razón de herencia pasó a propiedad de la Casa de Alba, según ha explicado Álvaro Romero, historiador de la Fundación Casa de Alba.

El tapiz, que mide 7,28 por 4,44 metros y que ha sido colocado en su sitio por media docena de operarios especializados, con la ayuda de un andamio móvil, es de 1570 y está hecho, además de con lana y seda, con hilos de plata y oro.

Se trata de una obra de madurez de Pannemaker, por lo que sólo pudo ser un encargo de una casa muy adinerada -el emperador Carlos V encargó varias obras a este tapicero-.

"Mercurio enamorado de Herse" muestra a Mercurio sobrevolando Ática y divisando a un grupo de doncellas, las tres hijas del rey, de una de las cuales, Herse, se enamora.

El tema mitológico no impide que en la cenefa del tapiz, de unos 60 centímetros de ancho, se reproduzcan escenas de la tradición cristiana, como el martirio de San Esteban.

"La coronación de espinas" fue adquirido por el décimo cuarto duque de Alba en 1816 y fue pintado por Rivera en su periodo napolitano, cuando estuvo al servicio del Duque de Osuna, entonces Virrey de Nápoles.

El lienzo de tamaño grande representa a un Cristo naturalista e imperfecta anatomía, de estilo tenebrista, al que torturan dos verdugos de aire grotesco, en segundo plano, una escena cuyos colores y volúmenes hicieron pensar que era obra de Caravaggio hasta que el historiador del Arte Alfonso Pérez Sánchez, que fue director del Prado, lo atribuyó definitivamente a Rivera.

Las dos obras han estado fuera del palacio sevillano desde septiembre de 2015, y ahora completan la colección artística de los Alba en Sevilla, que incluye, entre otros, una "Epifania" de Lucas Giordano, y "Catalina de Siena entre Santos", de Neri de Bicci, además de las colecciones arqueológicas -medieval y romana-, de porcelana y mobiliario.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios