www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

Fútbol, pan, circo y payasos

viernes 20 de mayo de 2016, 20:28h

San Vicente Ferrer dejó dicho, en un antológico sermón futbolero, que «Jugar a la pilota no es pecado»: el pecado es hacer de la pilota un artilugio político.Y Manuel Vázquez Montalbán dejó escrito que «Las masas empiezan perdiendo la fe en la Copa del Rey y acaban perdiéndola también en la Constitución».

Este cronista, más pecador que santo, y más tocapelotas y pelotero, piensa que perderán el partido quienes se ofusquen en catequizar el corazón del votante forofo, pues como bien sufrió en carne propia Sacha Distel, el mismo que cantó a Le Soleil de Ma Vie, «Conquista el fútbol es más difícil que ganarse el corazón de Brigitte Bardot».

Hubo un tiempo, después del NO-DO franquista, en el que la España balbuciente de la Transición se mantuvo unida gracias al fútbol, al Corte Inglés y a la Guardia Civil; un tiempo en el que el fútbol todavía era un deporte o algo parecido, en el barrizal del orfanato de Los chicos del coro, en la estirada imposible del portero seminarista que inmortalizó Ramón Masats, o en la Historia de un beso de Garci.

(…) Luego pasó a ser otra cosa. Y desde entonces, a menudo la Catalunya cejijunta de las intrigas palaciegas, pastoreada por caudillos indigenistas con vocación de cabreros, pierde el juicio, se dispara al pie con el trabucy renuncia a ser tan hermosa como la soñó el padre de Juan Villoro, convencido de que el fútbol depende de los pases oblicuos porque la Diagonal conduce al Camp Nou.

Hoy, la casta política desnortada, censurada en sentido genérico por su envilecimiento imperdonable, vive sin vivir en su mediocre mismidad debatiéndose entre renunciar o aceptar la herencia envenenada que nos dejó el «pardillo dadivoso», un tal ZP (Anson dixit), mientras el nacionalismo resentido, atrincherado en la estrellada castrista, parece definitivamente empeñado en bendecir la ocurrencia estatutaria de Flaubert, que fue de los primeros en percatarse de que todas las banderas están manchadas de sangre y mierda.

Cuánto mejor nos iría si en lugar de tanto pastelero constitucionalista con prejuicio de progresía, la gobernación que nos ha tocado padecer, en lugar de regirse de forma mezquina por razones de conveniencia electoral y por un ventajismo miserable, se dejara conducir por la cordura y los principios.

Entretanto, a falta de héroes que nos guíen como Mandela a su tribu, me temo que no queda otra que cargar con una clase política que no está a la altura de las circunstancias pero a la que tendremos que seguir soportando como animal de compañía.

Cuánto talento y esfuerzo en las canchas (Nadal, Gasol y tal y tal…) y cuan escaso lo uno y lo otro en el Palacio de la Generalidad, en el Par-lamento de Cataluña y en el Hemicirco de la Carrera de San Jerónimo. De los unos, nos sentimos orgullosos; y de los otros (que supuestamente son los que debieran dar ejemplo), avergonzados.

Por culpa de la democracia orgánica del nirvana, nos hemos quedado sin argumentos para refutar a Cánovas cuando dijo aquella estupidez de que era español el que no podía ser otra cosa.

Da que pensar Ezequiel Fernández Moores cuando dice que en América Latina y en el África negra, el fútbol distrae, pero sobre todo tiene un efecto lenitivo, al actuar a modo de bálsamo que ayuda a sobrellevar con resignación el alarde de mediocridad y maledicencia de las clases dirigentes.

Claro que muy mal deben estar las cosas, no sólo en el “Nuevo Mundo” y en el “Tercero”, sino también en el cortijo ibérico, cuando todavía hoy la principal esperanza sigue estando en los estadios.

Lo mismo incurrimos en la ligereza de tomar a broma en lugar de haberlo tomado muy en serio a Alfonso Guerra cuando, sacando a pasear su vena ácida, frívola y socarrona, anunció de manera premonitoria, «cuando gobernemos, a España (que para muchos indocumentados pasa por ser un invento de Manolo Escobar, como la bandera un atributo del facherío), no la va a reconocer ni la madre que la parió».

Raúl del Pozo da por cumplida la premonición: «Nos van a follar. Pero a mí como si quieren llamar a Cataluña Imperio Mediterráneo con capital en Atenas. Ya he tirado la toalla». Y Albert Boadella, mucho se teme que lo mismo estamos asistiendo a la Tragicomedia de España. ¡Mater dolorosa! (Álvarez Junco) ¡Pobre España!

«A mí España es que me pone», confesó en cierta ocasión Revilla, el dicharachero presidente de Cantabria¿España? ¿Y eso qué es lo que es? (…) España, como dejó escrito Umbral, es ese pueblo que está a mitad de camino entre Napoleón y Manolita Malasaña, la novia de Velarde; entre Goya y Esquilache; entre el Barroco y el misticismo; entre Churriguera y Juan de Herrera.

Lo mismo va a estar en lo cierto García de Cortázar cuando habla de la «España inacabada», esa España irreconocible de los nacionalismos anti estatalistas, reaccionarios, secesionistas y totalitarios, alentados por medradores que tratan de hacer valer los argumentos del odio para enfrentar a las sufridas Españas machadianas previa vuduización de la única España existente. ¿Hasta cuándo España contra sí misma?

¿España «Una, Grande y Libre»? ¿España «Una e Indivisible», como la Francia jacobina? (…) Como decía, desde el compadecimiento colectivo, el pesimista Ortega, «hay problemas que no se pueden resolver, pues a lo sumo se pueden conllevar». De modo que, si en los tiempos cartesianos de Manuel Azaña, jacobino convencido, ya estábamos fuera de plazo para seguir soñando con la idea de una España unitaria… ¿No nos habremos pasado a estas alturas más de tres cuadras?

Qué pena –como se lamenta el compungido Le Bon- que las multitudes (el vulgo ignaro y rocinante) no hayan conocido jamás la sed de la verdad. Sencillamente porque no suele figurar entre sus prioridades vitales, siendo como es la atonía mental una de las grandes plagas bíblicas de nuestro tiempo. Jean Baudrillar describió que las masas (la asnada rocinante de encefalograma plano, esa especie gregaria de la que habló Cocteau) se resisten escandalosamente a la comunicación racional, probablemente porque sólo quieren espectáculo, fútbol, pan y circo.

Cierto es que hace ya dos siglos que el jesuita francés Joseph de Orleans se barruntaba la que se nos venía encima cuando dijo de España que es un gran país, si no fuera porque «de vez en cuando se dividen los españoles, se enfrentan entre sí y echan a perder a España», esa España cazurra «hemipléjica, idiota, totalitaria» de la que reniega Erasmo (el inolvidado José Luis Gutiérrez) con conocimiento de causa periodística. ¡Triste país el nuestro como siga por estos derroteros! –exclamó Pío Baroja. ¡Pobre España! «Pueblo de sublevaciones y toros», que dijo Silvela.

Mientras el 12 de octubre sigan desfilando por el Paseo de la Castellana veteranos de la Columna Leclerc y de la División Azul, falangistas y republicanos, franquistas y maquis, seguiremos teniendo una España de cada bando, lanzándose guijarros con el tirachinas con el Ebro de por medio, con la asignatura de la reconciliación nacional pendiente desde el 56, sujeta a un nuevo revisionismo a la luz traicionera del discurso identitario y de una arquitectura etnocéntrica.

Más allá de las diferencias de color de la indumentaria, el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona comparten un elemento esencial: uno y otro son algo más que un club porque asumen valores políticos añadidos. Los madridistas han sido durante largos años los representantes del Estado español, la encarnación del centralismo casposo, y el principal baluarte de la resistencia contra la dispersión periférica y los escarceos secesionistas; mientras que los blaugranas, absortos en su patriótica misión, están tratando de recuperar su condición de ejército simbólico desarmado del nacionalismo catalán, que sobrepasados treinta y tantos años de una travesía democrática a lo que se ve inconclusa, una y otra vez se vuelve a echar al monte en busca del “alma en pena” del dictador, convertido en una fantasmagoría mitológica.

Claro que siempre nos quedará la irreverente cabra de la Legión, dispuesta a mearse irrespetuosamente a los pies del catafalco de autoridades de la madrileña Plaza de Colón al cierre del desfile marcial del aciago Día de la Hispanidad. Cualquier cosa menos desenfundar de nuevo el espadón y exhumar el cadáver de Espartero.

La última novia de Neymar ha enseñado un pezón sin querer en una playa de Malibú. Y a toda esta chusma del procés se le ha vuelto a ver el ojo culo que diría Quevedo, en este caso no por un descuido, sino deliberadamente. Comparado con, La náusea de Jean Paul Sartre es un guión de una peli de dibujos de Walt Disney.

De la señora delegada del Gobierno, mejor ni mentarla, pues no parece que dé más de sí la hazaña de prohibir que un mongui se cuele en el Calderón con un pareo o alguna aficionada molona tenga la ocurrencia de presumir de bragas cuatribarradas mostrándoselas a los señores del palco en el instante fatídico de un tiro de penalti.

¿Es el fútbol lo que somos? -se pregunta Borja Hermoso. Jorge Valdano no lo pudo expresar de manera más lúcida cuando dijo que «el fútbol y la política a lo mejor se asemejan tanto, porque estamos más preparados para pensar con los pies». Así que por la cuenta que nos trae, Viurem Lliures o Morirem.

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios