www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN ESPAÑA HACE FALTA UN MADURO, CARAJO, PORQUE MADURO ES MUY MAJO

viernes 27 de mayo de 2016, 11:43h
El histrionismo del caudillo bufón Hugo Chávez parecía insuperable. Por sus delirios totalitarios, por sus ademanes y aspavientos, Mario Vargas Llosa...

El histrionismo del caudillo bufón Hugo Chávez parecía insuperable. Por sus delirios totalitarios, por sus ademanes y aspavientos, Mario Vargas Llosa lo comparó con Mussolini. A veces decía tantas sandeces que un hombre tan moderado y prudente como Juan Carlos I le lanzó la frase que se hizo célebre en todo el mundo: “¿Por qué no te callas?”. El elogio a la intervención del Rey fue general en toda América. Hasta Carlos Fuentes escribió un artículo de elogio.

Nicolás Maduro, sin embargo, ha superado al “comandante eterno” Hugo Chávez, en cutrez e histrionismo. Es el nuevo bufón internacional que dice cosas impropias no ya de un Jefe de Estado, sino de un político municipal medianamente responsable. No hay que hacer ni caso a Maduro, sino esperar a que el pueblo venezolano termine con ese fantoche que ha impuesto en Venezuela el comunismo castrista, arruinando al país y sumiendo en la miseria a una parte sustancial del pueblo venezolano.

A Pablo Iglesias no le llega la coleta al cuerpo. No puede condenar el régimen venezolano porque Maduro le recordaría los dineros con que el chavismo obsequió a los dirigentes de Podemos. Y tanto el PP, como el PSOE, como Ciudadanos, se están cebando en la situación venezolana para fragilizar a Podemos. El comunismo de Maduro es un remedo del peor castrismo. Y mientras Fidel Castro fue siempre un líder inteligente y políticamente riguroso, un político de altura, Nicolás Maduro es un pobre hombre inculto y de muy cortos alcances que, entre imprecaciones e insultos, se permite hacerse el gracioso. “En España hace falta un Maduro, carajo, porque Maduro es muy majo”, ha dicho, provo-cando la irrisión generalizada en las cancillerías de todo el mundo.