www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

La okupación de España

viernes 27 de mayo de 2016, 20:39h

Homenaje al votante tarado, que lleva camino de alzarse con la mayoría absoluta y de consumar el golpe de Estado por la fuerza de las urnas. España macabra está como una cabra. Y la Catalonia kaleborroqueña y esquizoide, paraíso okupa über alles lieben, ni te cuento. Érase una vez un cortijo con mucho lirili y poco lerele, donde llueven lerdos de punta, como en la Mazurca para dos muertos camilojoseceliana. Día llegara que sólo se podrá transitar por las calles, ríos anegados de lágrimas, navegando en la balsa de la Medusa de Géricault, abandonada a la deriva, y con una mascarilla anti gases lacrimógenos en el careto, de tanta gente como la que vagará, desconsolada, por el páramo de Pedro, el de Rulfo, penando la muerte de un país que acabó suicidándose con una sobredosis de Aerored sedante, incapaz de aprender de sus propios errores.

En Bilbao, más allá de la torre de Zamudio, los pilotos tienen que andar esquivando drones, haciendo eses con el avión, con el pasaje echando la papilla por la ventanilla a los lugareños del hermoso Valle de Asúa, para poder aterrizar en el aeropuerto de Sondica. Y aquí en lo que viene siendo España o un suponer, hay que andar driblando lerdos para poder manejarse por la street sin peligro a que te caiga un tonto encima, desprendido de cerebro y de alguna cornisa, como si fuera una gárgola errante, qué cante.

Como el pobre Cristiano, que no gana para sustos, el país se está resintiendo de la sobrecarga de mamones, y en una de estas el día menos pensado no vive para contarlo. «Los tipos negativos nos están matando», como se lamenta, compungido y afligido el otro Paco González, presidente del banco del huevo que mola un huevo cuando salgo a la terraza a fumar un habano de los de Fidel.

Piensa Albiac que ya nadie espera nada de un político, salvo que le libre de otro. A este cronista descreído, querido Gabriel, le viene a suceder lo mismo con la casta votante, pues si los monguis se empeñan en tener gobiernos mamarrachos, a la vista está que se están saliendo con la suya y a punto están de fundar la dictadura representativa, sin necesidad de sacar los tanques a la Diagonal.

En Barcelona se suceden los disturbios okupas, allá en el barrio de Gracia, que maldita sea la gracia, porque la alcaldesa de la dehesa ha dejado de pagarle el alquiler a los monguis mantenidos por el alcalde Trias, que les estaba pagando la pensión como el señor de Murcia de Mihura a los progenitores de la bella Ninette, allá en Paris, mon amour, pero con cargo al bolsillo de los contribuyentes, tal cual si fuera un impuesto revolucionario, con tal de quitarles de la cabeza la descabellada ocurrencia de tomar al asalto el Tibidabo. Como en las pelis de la mafia, el pueblo cede al chantaje y accede a pagar al matón del barrio para que nos perdone la vida.

Es lo que tienen estos episodios chiripitifláuticos de esquizofrenia política, protagonizados por sujetos y sujetas que después de haber prosperado a cuenta de su activismo callejero cambian de trinchera y de pronto, una noche de luna llena, se tropiezan con sus propios fantasmas en los pasillos de palacio y se pegan un susto de Aquí huele a muerto.

En otros tiempos agitadora de barricada, Colau se barrunta que detrás de los altercados hay una mano negra que mece la cuna, y no es la de Adam Smith ni la de Sauron de El Señor de los Anillos, pero cuidando de señalarse a sí misma, mientras la Fiscalía investiga si hubo o no malversación en los actos de generosidad infinita del alcalde samaritano.

Teniendo como tiene tanto morro o más que el oso hormiguero de Friz Freleng, hasta se ha atrevido a pedir a los vecinos que medien en el conflicto con los piojosos y a los Mossos y a las Mossas que actúen con proporcionalidad, o sea, que no se excedan con la porra, sino que llegado el caso pongan la otra mejilla y se dejen hostiar. Y en estas que van los de la CUP y le exigen a la anti desahucios poner coto a la violencia policial y al pelucas que preside la Generalidad, el prócer de la paciencia finita, que incluya la «desobediencia frontal» al Estado si quiere sacar adelante los Presupuestos.

En Múnich, la afición del Bayern se ha despedido de Guardiola al ritmo del ‘Que viva España’, lo cual invita, cuando menos, al descojone, no tanto por el pasodoble sino por el encabronamiento que ha debido de agarrar la eminencia de Sampedor. Danke Pep!

En Chile han prohibido el Kinder Sorpresa. Y aquí en Madrid vamos de sorpresa en sorpresa, pues se cumple el primer aniversario de la llegada de los Jodemitas al huerto de Cibeles y la abuela, como la del chiste, no deja de parir chorradas. Original forma de conmemorar la efeméride con otra ocurrencia hilarante: ceniceros callejeros convertidos en urnas de apuestas. Porra de colillas a cuenta de la final de Champions. Política de chichinabo para tontos del nabo, dicho sea sin ánimo de faltar el respeto a los nabos. Y allá que van los cenutrios, como ovejas de ganado ovino y caprino, e introducen su cosita a través del agujerito de la urna, siguiéndole el juego a Carmena y a su chiquillería. El problema no es que la franquicia de Iglesias y el PSOE de Carmona hayan enterrado la Operación Chamartín, que llevaba veinte años en el limbo y que si no ha salido adelante es porque no le ha salido del nido a la gaviota, que mira que ha tenido tiempo de pensárselo, y además Aguirre, Esperanza, quería apuntarse el tanto al llegar a la alcaldía y acabó por disuadir a Botella. El problema es que acaben enterrando la villa y corte entera, con todos los parroquianos dentro del ataúd y gritando, enloquecidos y aterrorizados, ¡sáquennos de aquí!

Me dicen que Madame Bovary era bipolar y me lo creo. Me dicen que la hija de Bono ha fichado por Iberdrola, pero que no ha sido por enchufe, que va, y no lo pongo en duda, pues la nena posa en el photocall como una damisela de pasarela. Pero me dicen que Irán ha acusado a Kim Kardashian de practicar el espionaje, y directamente te digo, compadre, que estamos locos de camisa de fuerza porque por ahí sí que no paso, por ser una misión imposible pasar desapercibida con esas tetas. Lo raro no es que a Jean-Claude Van Damme le haya salido una hija karateca, sino que haya tanta gente haciendo el ganso ibérico, recitando el poema de Bukowski.

Como dice Julián Assange, el de Wikileaks, lo mismo es no es Catalonia la que tiene que separarse de España sino Madrid, que tiene los días más contados que la lonja japonesa de Tsukiji. No sé cómo te las arreglas, querida mía, pero no me canso de padecerte.

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

0 comentarios