www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

UNDÉCIMA COPA DE EUROPA TRAS GANAR AL ATLÉTICO EN LOS PENALTIS

El Real Madrid, supercampeón de Europa

El Real Madrid, supercampeón de Europa
Javier Nuez
x
javiernuezelimparciales/11/6/11/23
sábado 28 de mayo de 2016, 23:36h
Los goles de Ramos y Carrasco sellaron el empate final del marcador.

Primera o undécima. La Copa de Europa de la venganza o la que transformaría una temporada para el olvido en inolvidable. Y no fue en los noventa minutos, cuando Ramos rememoró Lisboa a salvo de infartos, al cuarto de hora, ni cuando Carrasco infundió esperanzas a los suyos a diez minutos del 90. Tampoco lo fue en la prórroga, cuando los jugadores de ambos equipos parecían salidos de una trinchera de la I Guerra Mundial, donde los calambres hacían las veces de artillería. Fue el punto de penalti el que acabó dirimiendo el destino de la segunda final madrileña de la Liga de Campeones. Y desde ahí, dos nombres quedarán en la memoria de una y otra afición. El Atlético recordará, quizás con injusticia, el poste del envío de Juanfran, el mismo jugador que marcó el decisivo allá en los octavos de final frente al PSV. Y el Real Madrid a Cristiano Ronaldo, aquel portugués que metió el penalti de la undécima Copa de Europa, como reflejarán los anales de la historia a partir de ahora.

Sin sorpresas tácticas en las alineaciones, la duda al comienzo del partido estaba en saber qué harían dos equipos acostumbrados a esperar la reacción del contrario para lanzarse a por el partido. Sumando la tensión propia de la ocasión, el respeto mutuo deparó un primer tramo escaso de fútbol.

El plan de Simeone era claro: faltas rápidas e insistentes sobre la salida de balón blanca. Con el beneplácito de Clattenburg, la primera amarilla del partido acabó cayendo del lado blanco cuando Carvajal entró con dureza sobre Griezmann.

Tras el primer compás, el Real Madrid empezó a tomar el mando del partido, aunque el peligro llegaba casi siempre desde el balón parado. En el minuto 6, Casemiro comprobó la calidad como portero de Oblak cuando logró adelantarse a toda la defensa para tocar un balón fuerte lanzado por Bale desde la esquina derecha del área. La perfecta colocación del esloveno, sumado a sus reflejos, logró evitar que la afición blanca cantara el primer tanto de la noche.

Al cuarto de hora, de nuevo una jugada de balón parado volvía a centrar la atención. En la lejanía de la banda izquierda, Kroos lanzó la pelota hacia el interior del área, donde Bale se alzó para peinar y dar más fuerza a la pelota en dirección al corazón del área pequeña. Allí, aprovechándose de una posición adelanta a la defensa que no atisbó ni el juez de línea ni el árbitro, Ramos quiso volver a dejar el sello también estampó en Lisboa. Un leve toque del de Camas bastó para mandar el balón al fondo de la red. Con el 1-0 en el marcador, la euforia se desató en la tribuna blanca y el silencio invadió la rojiblanca.

El dominio del Madrid se sostenía gracias a la exhibición de Bale tanto en ataque como en las ayudas en defensa. Junto a Ronaldo, ambos superaban con facilidad a sus marcadores y forzaban el balance hacia fuera de Koke y Augusto. Así, Kroos y Modric disponían de espacio suficiente en el centro del campo para imponer su ley.

Pero si bien el Atlético pecó su falta de coordinación defensiva con el gol en contra, el Madrid se acomodó en demasía a la situación y sus tres atacantes dejaron de apoyar en labores defensivas. Con el Madrid cortado en dos, los dos contra uno en banda, sobre todo la de Carvajal, sirvieron a los colchoneros para ir despertándose y entrar en el partido. Pasada la media hora, el Real Madrid dejó de ser el dueño del partido y poco a poco iba retrasando su posición en el campo.

Griezmann se erigió en punta de lanza de los suyos finalizando casi todas las ocasiones que fueron construyendo Koke y Filipe Luis desde la banda. La balanza, poco a poco, iba tomando cariz rojiblanco mientras que el Madrid, roto, buscaba en el descanso la pausa necesaria para reconstruir lo hecho en la primera media hora.

Sin embargo el que decidió hacer un cambio de piezas en el vestuario fue Simeone, que dejó en la caseta a un Augusto Fernández, completamente superado en la primera parte, para dar entrada a Carrasco. El cambio sirvió para dar dotar de más revoluciones a los suyos.

Si bien en el tramo final las ocasiones rojiblancas no terminaban de inquietar a Navas, el arranque de la segunda mitad metió todavía más al Madrid dentro de su área. Tal era el empuje del Atlético que acabó forzando un error capital de Pepe. Un minuto después del saque de centro, el portugués derribaba a Torres dentro del área. Penalti.

Griezmann fue el encargado de chutar desde los once metros para tratar de empatar el partido. Pero el francés pecó de contundencia y su fuerte chut centrado fue rechazado por el larguero para alivio blanco y desesperación colchonera.

El error no hizo desmerecer la entrega de los pupilos de Simeone, que siguieron dominando sin que hubiera golpe anímico por el penalti errado. Las malas noticias se le acumulaban a Zidane, desesperado desde la banda ordenando a los suyos adelantar líneas, cuando en el minuto 50 Carvajal pidió a Navas que echara la pelota fuera y quedó tendido en el suelo. El lateral derecho abandonaba entre lágrimas el césped de San Siro mientras desde el banquillo se preparaba Danilo, su relevo.

El Atlético fue bajando revoluciones a medida que las energías iban menguando. Apoyado por las recuperaciones de un estelar Casemiro atrás, el Madrid volvía a encontrar el camino hacia el área en un tramo con continuas idas y venidas de un lado a otro. Un pase en largo de Modric, ya en el minuto 70, permitió a Benzema forzar un mano a mano frente a Oblak que cayó del lado del portero.

Pese a la ligera mejora, Zidane decidió acometer cambios. Primero, dando entrada a Isco por Kroos en el minuto 72; ya en el 77, agotó relevos poniendo a Lucas Vázquez en lugar de Benzema. Pero una vez realizadas todas sus sustituciones, el Madrid recibió un golpe anímico de los que hacen mella.

Poco antes del 80, los blancos estuvieron a punto de sentenciar la final cuando Bale se introdujo en el área y cedió la pelota a Cristiano para un tiro franco que rechazó Oblak. El balón volvió a los pies del galés, que recortó al portero y cuando parecía ya llegar el gol, se lanzó Savic al suelo para evitar el descalabro de los suyos.

En la acción inmediatamente posterior, Gabi se inventó un pase de lujo dejando con un sombrero el balón dispuesto a la llegada de Juanfran por la derecha, que centró de primeras para que el segundo palo Yannick Ferreira Carrasco transformara el gol que significaba el empate.

Si bien antes no tenía nada que perder, con el marcador igualado y diez minutos restantes de tiempo reglamentario, el Atlético dio un paso atrás y, bien ordenado, se dispuso a esperar al Madrid, que reaccionó con brío al tanto en contra aunque ya sin tiempo. La final se iba a la prórroga.

El tiempo extra dejó bien claro que, a pesar de los quince días para preparar el partido, el físico de los jugadores está pensando más en las vacaciones. A medida que avanzaba el reloj, los cadáveres se iban acumulando sobre el césped al ritmo que aparecían los calambres. Bale, ko y con el Madrid sin cambios, se arrastraba por campo como una ánima de Bécquer.

Por el lado rojiblanco Simeone aún contaba con dos cambios, pero esperó hasta la segunda mitad de la prórroga para ejecutarlos una vez Filipe Luis y Koke se echaban al suelo cuando no podían más. A pesar de que contaba con esas dos cartas extras, eran los colchoneros los que parecían desear con más ansia la llegada de los penaltis.

El Madrid, sumando calambres a las piernas de Modric, Marcelo o Cristiano, estuvo muy cerca de finiquitar la final. Pero sería el punto blanco de los once metros el que decidiría el nuevo campeón de Europa.

El sorteo, ganado por los blancos, marcaba que los jugadores de Zidane lanzarían primero. Uno a uno, los jugadores fueron lanzando y anotando con solvencia lejos del alcance de las manoplas de Navas y Oblak. No fue hasta el quinto lanzamiento cuando la final resolvería la incógnita del ganador. Juanfran mandó su tiro al poste. El elegido por el Madrid para tener en sus piernas el título no era otro que Cristiano Ronaldo. El portugués, tras un partido más que discreto, resonará en las crónicas cuando su nombre sea el leído como el del jugador que marcó el penalti que hizo al Real Madrid campeón de Europa por undécima vez.

- Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal (Danilo, m.51), Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Isco, m.72), Modric; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (Lucas Vázquez, m.77).

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe (Lucas, m.109); Saúl, Gabi, Augusto (Carrasco, m.46), Koke (Thomas, m.116); Griezmann y Fernando Torres.

Goles: 1-0, m.15: Sergio Ramos. 1-1, m.79: Carrasco.

Penaltis: 1-0: Lucas Vázquez, gol. 1-1: Griezmann, gol. 2-1: Marcelo, gol. 2-2: Gabi, gol. 3-2: Bale, gol. 3-3: Saúl, gol. 4-3: Ramos, gol. 4-3, Juanfran, al poste. 5-3, Cristiano, gol.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglés). Amonestó a Carvajal (11), Keylor Navas (47), Casemiro (79), Ramos (90), Danilo (93) y Pepe (111), por el Real Madrid; y a Fernando Torres (60), Godín (66) y Gabi (90), por el Atlético.

Incidencias: final de la Liga de Campeones disputada en el estadio San Siro, lleno a rebosar, con 81.000 espectadores en las gradas. El Rey Felipe VI y Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, presenciaron el partido desde el palco.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios