www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIOGRAFÍA

Mary Shelley: Cervantes y Lope. Vidas paralelas

domingo 05 de junio de 2016, 16:54h
Mary Shelley: Cervantes y Lope. Vidas paralelas

Edición de Antonio Sánchez Jiménez. Calambur. Madrid, 2016. 280 páginas. 15 €.

Por Francisco Estévez

Mary Shelley, con su accidentada vida, es modelo de obstinación en la escritura como arte y como profesión. Sin embargo, la propia Antología Oxford de la Literatura, esa biblia de la literatura inglesa, omite clamorosamente su presencia. Las únicas dos menciones que aparecen en las páginas dedicadas a Percy Bysshe Shelley, dicen “abandonó a su esposa embarazada para huir con Mary Godwin, la brillante hija de 17 años del matrimonio entre [William] Godwin y la pionera del movimiento de liberación femenina Mary Wollestonecraft”. Y “poco después de su regreso a Londres, en el otoño de 1816, Harriet se suicidó, ahogándose, lo cual lo dejó en libertad de legalizar su unión con Mary Godwin”.

Es fácil imaginar, y un hermoso envite para literaturizar, aquella famosa reunión en Villa Diodati a las afueras de Ginebra durante el verano de 1816 donde fue concebido El Prometeo Moderno (Frankenstein). Estaban su marido, el poeta P. B. Shelley, lord Byron, el médico de este último, también escritor, John William Polidori, y ella misma. Fue conocido como el año sin verano por las excepcionales condiciones atmosféricas propiciadas por una nube volcánica. Los pájaros se posaban a dormir al mediodía. Tres largos días de lluvia con noches tormentosas los recluyeron en casa ebrios de vino y láudano con la distracción de escribir cada uno un relato gótico. El texto que escribió P. B. Shelley se perdió, el de Polidori, El Vampiro, dio inicio a una traición de relatos vampíricos que culminaría en la creación del Drácula de Bram Stoker.El mejor de los relatos resultantes es de lejos el Frankenstein (1818), una narración de “verdadero terror cósmico”, según comenta H.P. Lovecraft en su fundamental El horror sobrenatural en la literatura. Mary Shelley sintió en esa estancia veraniega con clima invernal el genuino impulso de la escritura, lo que no le impidió profesionalizarla cuando las condiciones económicas apretaron. Más adelante, publicó la novela autobiográfica Matilda (1820), la novela histórica Valperga (1823), El último hombre (1826) o Falkner (1837).

La laboriosa editorial Calambur nos presenta ahora una de las labores de Mary Shelley menos conocidas en España: un fragmento de su vasta participación en la serie de biografías de escritores para la Cabinet Cylopaedia (Literary Lives) de Dionysius Lardner. De la mano experta del profesor Antonio Sánchez Jiménez llega Cervantes y Lope. Se trata de dos textos eruditos pero con escasa novedad, similares al artículo enciclopédico actual. La políglota escritora leía en original y conocía las fuentes eruditas del momento. Además, aporta su intuición y capacidad crítica para “eliminar hipótesis que le parecen improbables”, como el caso del exilio en Valencia de Lope, y aporta las suyas propias con buena argumentación. Son dos “vidas paralelas [al estilo plutarquiano], biografías contrastadas tanto en lo moral como en lo literario”.

En particular, pone el acento en cuestiones como la vida de la mujer, la pérdida de los hijos, o incluso en asuntos políticos, además de los propios de la escritura. Y allí aparece esa conciencia tan aguda que poseyó la inglesa. La brillante escritora se identificó fácilmente con la condición y desasosiegos de Cervantes o la concepción del arte como tabla de salvación ante los azotes de la vida en la biografía de Lope. Las ideas centrales que planean sobre esta última son el fanatismo y la dispersión del carácter español, bien apuntadas por el editor y traductor en la necesaria introducción. Según Shelley, la adaptación servil al gusto de época explica el triunfo de Lope y el fracaso de Cervantes en las tablas del teatro. Además, la sensibilidad de la romántica no podía comulgar fácilmente con el detallismo o la variedad típicas del barroco.

Sin mitificación alguna ni hagiografía, con la perspectiva adecuada, apuntando luces y sombras, la presente introducción resulta ejemplar, justiprecia la obra y la vida de la inglesa y nos propone una lectura sin los prejuicios ni la carga de ser esposa del laureado Shelley. El libro resulta oportuno en el año presente al calor de la celebración cervantina (apunten también la meritoria edición de las Poesías de Cervantes a cargo de Adrián Sáez, Cátedra) y más allá es el merecido rescate de una parte valiosa de la singular escritora que fue Mary Shelley.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+

0 comentarios