www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Federico Jeanmaire: Tacos altos

domingo 05 de junio de 2016, 16:57h
Federico Jeanmaire: Tacos altos

Anagrama. Barcelona, 2016. 168 páginas. 15,90 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Marta Rózpide

El vandalismo, la falta de orden, la injusticia social, las diferencias culturales, el paso de niña a mujer, la propia identidad… Todo esto es lo que atormenta a una joven de 15 años que vive de nuevo en China, su país natal, tras 10 años con su familia en un barrio de Glew, en Argentina. Era allí, frente a una plaza, donde pasaba las tardes Su Nuam hasta el día que varios vecinos asaltaron el pequeño supermercado en el que vivía y trabajaba su padre. Entre llamas y totalmente atrincherado muere Lin Jang Xian, lo que provoca que madre e hija regresen al antiguo imperio, a Suzhou, con los abuelos paternos de la niña. Pocos meses pasan desde entonces hasta que vuelve a Argentina gracias a su nuevo trabajo como traductora de castellano.

Este viaje entre culturas en el que se embarca Su Nuam es también un viaje interior, un cambio dentro de la propia personalidad de la protagonista, que ansía comprender el mundo adulto y convertirse en mujer. Tras más de la mitad de su corta vida viviendo al otro lado del mundo, Sonia -como la llamaban en Glew-, se pregunta por sus raíces y por su identidad como china emigrante. Todas estas dudas son el epicentro de la novela, un sinfín de preguntas sin respuesta que van dando forma al diario de una adolescente que, página tras página nos descubre más acerca de lo ocurrido y lo que está sucediendo, saltando del presente al pasado como una rapidez pasmosa y casi imperceptible.

Es ahí, en la forma, donde reside la magia de esta corta novela, en el lenguaje que escoge Jeanmaire para ambientar y hacer jugar a los propios lectores con la trama y la literatura. Sin más tiempos verbales que el presente, sin un orden cronológico y de escritura casi telegráfica, Tacos altos es un ejemplo más de la habilidad del escritor argentino para contar historias bajo la originalidad de las formas y las construcciones literarias. Así, mezclando la lengua castellana con fórmulas gramaticales chinas el autor consigue que el idioma sirva de hilo conductor entre un momento vital y el siguiente en la obra, haciendo casi imperceptible y del todo imprevisible el devenir de los hechos.

La sorpresa es algo que acompaña a todos los títulos de este novelista, ensayista y profesor universitario hispano. Lejos del barroquismo, en sus textos se plasman mundos diminutos perfectamente detallados e historias basadas en las propias experiencias y situaciones personales de Federico Jeanmaire. Ésta en concreto surgió cuando el escritor presenció en su país natal una serie de saqueos a establecimientos comerciales tras una huelga de policías y fuerzas del orden público. Lo que se sumó a la gran cantidad de residentes chinos y coreanos que vivían por entonces en la zona, motivándole a decidirse por una protagonista china.

Además, en Tacos altos el autor, natural de Baradero, deja claras sus influencias literarias más importantes, siendo Miguel de Cervantes su mentor por excelencia. En la forma de hablar de los personajes que nada tiene que ver con la de la época, Jeanmaire hace un guiño a Don Quijote de la Mancha, el libro que le convirtió en escritor con 20 años mientras residía en Madrid. Es a él, a Cervantes, a quien le debe además una de sus obras más conocidas y elogiadas, finalista del Premio Herralde de Novela y también publicada bajo la editorial Anagrama. Miguel, una biografía ficticia de Cervantes, catapultó a Jeanmaire como uno de los más perspicaces lectores del gran escritor español. Ahora, con su última novela, nos muestra también otras influencias, como Borges o Sarmiento, y nos plantea nuevas preguntas vitales a través de los ojos de una niña que se convirtió en mujer subida en unos “tacos altos”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

1 comentarios