www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Chigozie Obioma: Los pescadores

domingo 05 de junio de 2016, 16:59h
Chigozie Obioma: Los pescadores

Traducción de Dora Sales Salvador. Siruela. Madrid, 2016. 296 páginas. 18,95 €. Libro electrónico: 9,50 €.

Por Jorge Pato García

«Tu hijo matará a su padre y se casará con su madre» es el terrible oráculo que Layo, rey de Tebas, escucharía en Delfos, y que se acabaría cumpliendo al milímetro, llevándose a término una tragedia que el gran dramaturgo clásico griego Sófocles recrearía magistralmente. Algo similar ocurre en esta novela con algunas serias diferencias. En primer lugar, no nos encontramos ante una historia de reyes, sino ante la de una familia numerosa nigeriana, los Agwu, que vive sin lujos pero sin penurias. Y, en segundo lugar, la profecía no la emite ninguna pitonisa, sino un inmundo vagabundo que vive a orillas de un fétido río.

Desde la mirada y la forma de ver el mundo de Benjamin, uno de los hijos de la familia y narrador del relato, vamos a conocer esta sobrecogedora historia que se desarrolla en la ciudad de Akure, en Nigeria. Benjamin nos llevará a lo largo de este viaje por la aflicción que las palabras de un loco, o un vidente, según a quien se pregunte, desencadenarán en el hogar de los Agwu. Benjamin es el cuarto de los hermanos, estando por encima de él: Boja, Ikenna y Obembe.

Un día, los hermanos deciden ser pescadores, y, a espaldas de sus progenitores, organizan una expedición al río, poco salubre, de la ciudad. Allí es donde tendrá lugar el fatídico encuentro. Abulu es un vagabundo que según los habitantes de la zona tiene la capacidad de predecir el futuro. Al coincidir con los jóvenes aspirantes a pescadores, Abulu lanza su vaticinio: Ikenna nadará en un río rojo del cual no volverá a levantarse, y será un pescador el que le quite la vida. La casualidad hace que en el mismo momento en el que el vagabundo está diciendo esas palabras, un avión surca el cielo y sus estruendosos motores impiden escucharlas a todos menos a Boja, el primogénito. Después de contar esto a sus hermanos nada volverá a ser como antes.

Ikenna se transformará en un ser huraño y desconfiado, huidizo de su familia y en especial de Boja, a quien ve como el autor que realizará el augurio. Escapadas de casa, encierros en su habitación, toda una serie de cambios de comportamiento que finalmente desembocan en una fuerte pelea entre Boja e Ikenna. La tensión aumenta, y antes de que llegue algún adulto que pueda apaciguar los ánimos Boja coge un cuchillo y mata a su hermano, Ikenna, que cae al suelo desangrándose. Alrededor de su cuerpo se forma un río de sangre. La profecía se había cumplido.

El escritor nigeriano Chigozie Obioma afincado en Estados Unidos debuta con esta novela que, sin duda se pude definir como excepcional. Una travesía calamitosa pero llena de maestría literaria, y de logrado sincretismo, empezando por los ecos de la historia de Caín y Abel, es capaz de estremecernos y sorprendernos con frases y expresiones propias de la zona en que se desarrolla la narración.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios