www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS Y ALBERTO GARZÓN

lunes 06 de junio de 2016, 10:15h
No creo en las especulaciones y muchos menos en esas insidias que deslizan ante la opinión pública la especie de que Alberto Garzón...

No creo en las especulaciones y muchos menos en esas insidias que deslizan ante la opinión pública la especie de que Alberto Garzón está que trina por el protagonismo de Pablo Iglesias. Por el contrario, las informaciones que hasta mí llegan subrayan el entendimiento entre el líder del Partido Comunista histórico, enmascarado en Izquierda Unida, y el líder del Partido Comunista del siglo XXI, que ha adoptado el nombre de Podemos.

Lo que ocurre es que Pablo Iglesias quiere que cada uno ocupe el lugar que le corresponde. Si Podemos dispone de más de cinco millones de votos e Izquierda Unida no alcanza el millón, parece lógico que, con el máximo respeto a la minoría, Pablo Iglesias asuma el relieve al que tiene derecho por votos y escaños desde las elecciones del 20-D.

Difícil saber lo que ocurrirá con el tiempo. El mundo comunista ha sido siempre propicio a las profundas discrepancias internas y a las consiguientes purgas para mantener la unidad y la eficacia. Es posible que, en el futuro, el nuevo Partido Comunista (es decir, la fusión de Podemos e Izquierda Unida) sufra las tensiones que zarandearon la historia de casi todos los grandes partidos marxistas, empezando por el PCUS.

El Partido Comunista clásico apenas ha rebañado unos diputados en la izquierda frente al PSOE durante las cuatro décadas de democracia. El próximo día 26, Unidos Podemos podría relegar a los socialistas a un tercer lugar, lo que significaría una conmoción de fondo en la política nacional. No sé si algún día Pablo Iglesias y Alberto Garzón se enzarzarán en una disputa interna. Ahora están fuertemente unidos por la argamasa de un posible éxito electoral.