www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

Perú: un paso adelante

lunes 06 de junio de 2016, 20:24h

Hay tantos criterios para medir el resultado electoral y tantas lecturas por hacer, que solo resta descartar aquellos más sencillos. Perú ha dado una interesante lección al frenar un movimiento deseoso de recuperar un pasado reciente tentando a cooptar libertades y encumbrar de nuevo una actuación clientelar que pervierte la democracia misma, escogiendo en cambio moverse hacia la necesidad de avanzar sin sobresaltos, lo que puede ser que representa el posible triunfo electoral de Pedro Pablo Kuczynski (PPK), de confirmarse en definitiva las tendencias. Pudo ser el menos peor, pero tal vez sea lo más positivo.

Si se tratara de elegir a una mujer, celebro e impulso esa posibilidad, siempre y cuando sea un caso razonablemente favorable, conveniente a los intereses ciudadanos y un empuje sensato, de medibles beneficios. Pero no es el caso de Keiko Fujimori. Sí, su apellido no le ayudaba, pero su postura ante muchos temas, incluida la corrupción de su padre y su ejercicio, tampoco abonaban. Su titubeo, su indefinición, su talante solo en apariencia convencida de muchas cosas y al mismo tiempo, tan dubitativo, tan vacilante, la ha perdido, aunque no ha sido fácil derrotar sus propuestas, como que los peruanos han acudido a una segunda vuelta electoral arrojando resultados a casi cincuenta y cincuenta.

El resultado, cardiaco, deja una manifestación electoral dividida en dos vertientes: al votar al presidente y al votar al congreso con partidos diferentes, ya que los peruanos se toparán con un gobierno dividido. Sí, las opciones a elegir tenían sus pros y sus contras, pero la fórmula de Kuczynski parece la más necesaria para un país que no necesita regresar al pasado ni dejarlo impune, en el mejor de los casos. Perú, siendo una gran nación de América, merece mejores condiciones y su gente un mejor futuro.

Desde lejos me queda un poco la incógnita sobre la resistencia física del elegido. Elegir a un hombre de 77 años para que encabece los destinos de un país, puede ser una apuesta personal, humana, muy arriesgada, pensando sobre todo en el jaloneo del cargo tan absorbente, en su peso, la realidad que ha de enfrentar y el siempre apremiante e inseguro futuro que, supongo, reclama todas las fuerzas físicas del personaje de marras. Desde luego, puede ser una simple apreciación porque igual se elige a Mujica un día y otro el panorama electoral estadounidense se muestra avejentado, que así pasa. De Raúl Castro, ni se diga, con sus 85 años a cuestas.

Para saber más y comprender mejor qué vimos, he pedido a dos amigos peruanos su opinión, que mucho les agradezco, de verdad.

María Teresa Sertzen, afiliada a la organización Poder Ciudadano, desde Lima explicó este proceso electoral a dos vueltas, respondiéndome: “El Perú atraviesa su cuarto proceso electoral desde que retornamos a la democracia y aún no hemos perdido el miedo al futuro. Aunque nos quedaron 10 opciones para escoger, muchas personas aún no se sienten representadas. Está en juego el futuro económico y político del país, algunos vaticinan que incluso la democracia. La segunda vuelta (planteaba saber) si somos un país que repite su historia o si estamos dispuestos a cambiarla. Aún el miedo a la persecución política es muy grande. Lo único que sabemos los peruanos es que no debemos contar con Fujimori y Kuczinsky para cambiar, sino que es nuestro trabajo diario el que logra las cosas”. También apuntó:Keiko empezó con una ventaja abismal, pero cargando con los monstruos de su pasado: los mismos asesores de su padre, el dictador preso por delitos de lesa humanidad, y el financiamiento de su campaña por presuntos narcotraficantes. Por su parte, PPK pasa a ser la opción antifujimorista y recibe el apoyo de varios ex candidatos, entre ellos, Verónika Mendoza (abanderada de la izquierda), quien quedara tercera en la primera vuelta. Bajo los lemas “Ni blanco ni viciado, no al narcoestado” y “Tú no has cambiado pelona” millones de peruanos se manifestaron en contra del régimen fujimorista. Militantes y no militantes, de izquierda y de derecha, se han unido en una campaña épica en contra de la candidata Fujimori: juntos, pero lejos de la corrupción, está el camino." María Teresa Sertzen advierte que la única manera de vencer al partido de Keiko Fujimori por los años venideros, será con el trabajo conjunto de los seguidores de PPK y Verónika Mendoza en el congreso peruano, cosa complicada por defender proyectos diferentes de país. Remata su mensaje diciendo: “Sólo nos queda rezar porque el remedio no nos salga peor que la enfermedad”.

Por su parte, el académico peruano avecindado en México, Andrés Atachao, dando seguimiento puntual al proceso comicial, me ha expresado que Perú requería decidir por “continuar con el crecimiento económico de los últimos cinco años, mantener saludable y estable la economía. Reducir a 5% la pobreza extrema, que para el año 2016 es una de las metas establecidas por el Gobierno Nacional. No caer en el populismo, aminorar la brecha entre pobres y ricos. Porque aún persisten rezagos del movimiento terrorista, Sendero luminoso, cuyo caldo de cultivo es justamente la población más golpeada. Como peruano, una vez más estoy desencantado con mis compatriotas, ya que apoyan masivamente a la hija de quien fuera el dictador y corrupto Alberto Fujimori”, pero (puntualiza) votó en la segunda vuelta por PKK y este triunfo representa el triunfo de la democracia, ya que Keiko Fujimori encarnaba lo contrario, es decir sería la continuación de lo que realizó su padre, Alberto Fujimori; con ella estaría latente el regreso de la dictadura, así como convertir al Estado peruano en narcoestado. Con PPK había que cerrarle el paso a Keiko Fujimori. No creo que el Fujimorismo desaparezca, por el contrario, volverán a ser candidatos, aunque esta vez ya no sea Keiko, sino (quizás) su hermano Ken Fujimori, quien resultó ser congresista electo, siendo el más votado. El resultado me permite respirar con tranquilidad. Aunque PPK no sea el mejor candidato, por lo menos no tiene tintes de dictador. Ha sido funcionario de gobiernos anteriores y aunque la edad no lo ayuda, esperamos que sepa conducir muy bien la economía peruana. Que siga el crecimiento económico. esperemos que cumpla lo que prometió, poner mano dura a la delincuencia, combatir frontalmente el narcotráfico y que castigue todo acto de corrupción, empezando por la pareja presidencial, Ollanta Humala y su esposa Nadine”.

Así, este nuevo capítulo de la historia peruana presenta desafíos y lecciones que requieren no olvidarse. Si PPK sabe ir dos pasos adelante y conserva la gobernabilidad equilibrando decisiones, podría hacer un gobierno interesante. La apuesta no permite adelantar resultados y requiere conciliar a una sociedad crispada.

Han pasado las elecciones peruanas y queda por ver si el Fujimorismo está perdido. La red de complicidades y componendas clientelares previas , peor por el momento si PPK sabe mover sus fichas e ir dos pasos delante de esa otra corriente, puede hace un gobierno interesante. Un país como Perú amerita dejar a tras los complicados años recientes y aprestarse a diseñar un mejor futuro, más incluyente más igualitario. Se antoja una empresa difícil con un panorama electoral complejo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)

+

0 comentarios