www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

Voto útil y voto del inútil

viernes 10 de junio de 2016, 20:07h
Me pregunto, España, quién te cantará El último cuplé, ahora que Sara Montiel, violetera eterna, es ya carne mortal, polvo enamorado, Dulcinea errante, desde el día, no me lo recuerdes, que tomó el tranvía y fue a fumarse un habano allí donde el cuerpo languidece cuando ya nada queda por perder, con la mirada extraviada en el cielo indefinible del Campo de Criptana, donde el ingenioso hidalgo perdió el juicio y uno que yo me sé se puso hasta el moño de gachas manchegas con tropezones, y después de beberse hasta la barrica de roble, acabó confundiendo a los molinos de viento con gigantes.

El burladero nacional ha pasado de la España cañí del maestro Marquina, sórdida como el NODO franquista, todo mugre y facherío, tendido al sol de mantillas y peinetas, olor a incienso y cera derretida en las sacristías del poder, verbena interminable de Bretón en el Teatro Apolo…, a la España profunda de los Reyes Catódicos, dictadura de monguis, tribus de cernícalos piojosos que van de alternativos y son sólo unos tarados casposos con riñonera viral, con más vocación de caciques que los señoritos que acudieron a la cacería del genial Sazatornil en la finca Los Tejadillos de La escopeta nacional Berlanguiana.

El incierto destino de España no depende ni del voto de los indecisos ni del voto vergonzante, sino que está a merced del voto de los memes, de los memos y de las memas, pues cada vez hay menos indicios de vida inteligente en el Planeta Iberia.

No sé por qué te extrañas, compadre. Mira que te lo vengo diciendo ya tiempo y nunca me has tomado en serio, cuando te hablaba del chotis del Pichi que cantaba Celia Gámez en Las leandras, en plan premoción del advenimiento de Los Kichis, de Las Abuelas de la Plaza de Cibeles, de los penenes de Jodemos, de los tarados del flequillo al hacha, y de Las Adas madrinas, que son las chonis que más se parecen a España.

La tentación de salir de la zona de confort pudiera tener su justificación como tabla de salvación para sobrevivir al muermo llegado el caso extremo de ser el aguante insoportable, pues manda cojones que la nueva versión merengue del himno PePero sea lo más transgresor y divertido que le ha pasado al PP en el último siglo; o que Margarita Robles ambicione ahora, a buenas horas, ser la Musa de la Eurocopa, a golpe de lapsus y flemón. Ni unos ni otros se quieren dar cuenta de que a las ballenas azules les está cambiando la voz y la rosa se está convirtiendo en capullo. (…) Pero de ahí a suicidarse tontamente, no merece la pena.

Los pueblos ignaros no están preparados para aceptar la verdad sobre el fenómeno Ovni, ni tampoco para vivir en democracia, pues cuando las revoluciones las hacen los cortitos o los aprendices de golpistas, nos podemos dar por jodidos.

Hay en el cortijo tantos lerdos sin miedo al ridículo, que a punto están de ser mayoría quienes piensan que saltarse la dieta no tiene consecuencias nocivas para la salud.

Si de este cronista inerme dependiera, hay gente a la que nunca le confiaría el botón nuclear y desde luego le negaría el derecho de voto hasta que quedara demostrado a través del preceptivo certificado médico que tiene un mínimo coeficiente neuronal para emitirlo, como en los tiempos convulsos de la revolución francesa con la democracia censitaria, salvadas sean las distancias impuestas por la guillotina y por los aprendices de Robespierre.

Lo preocupante no es que haya políticos que van de alternativos (como el niño bonito de Anguita, un tal Garzón), a quienes no se les cae al suelo la cara de sarpullidos de acné al acusar a Leopoldo López de golpista para justificar su encarcelamiento por el régimen chavista de Maduro. Lo acojonante y descorazonador es que haya individuos, y se cuenten por más de cinco millones, que voten a unos sujetos que se han abstenido en la votación de la Eurocámara que ha pedido la liberalización de los enchironados.

Cierto es que la educación y la cultura no es una garantía de inmunidad frente a la tontuna impuesta por la mediocridad rocinante del ganado militante o por los catedráticos petulantes que van de listos, alardeando de conocimiento, de inteligencia y de sectarismo, y en el fondo son igual de necios. Pero digo yo que alguna ventaja tendrá a la hora de mostrar resistencia a tanto pagafantas como anda suelto, prometiéndonos el paraíso terrenal.

Ahora resulta que el camarada Pablo se nos ha hecho socialdemócrata, después de adjurar, por razones de conveniencia, de su corazón leninista y bolchevique, de hoz y martillo. Agatha Ruiz de la Prada, señora de Pedro Jota, debiera demandar a Jodemos por usurpación del logo del corazón, que cambia la pasarela por la campaña electoral. Y los señores de IKEA, en lugar de hacerse el sueco, debieran hacer lo propio, por haberse apropiado del catálogo de muebles para diseñar el folleto propagandístico, con la excusa de la República Independiente.

Quien sí ha presentado la preceptiva denuncia es el alcalde de Torrelodones, donde un guarro o una guarra ha robado la mierda gigante hinchable que el consistorio había colocado en la rue del Percebe para concienciar a los dueños de los perros acerca de la necesidad de que recojan los excrementos de sus chuchos, mayormente para evitar que algún comemierdas sucumba a la tentación de comérselos. Pero debe ser que no teníamos bastante con los dineros en Panamá, que ahora va Pili, la peluquera de Cuéntame, y aparece in puribus en Interviú, enseñando el cardado, alegando que lo hace «por los animales».

Como todavía no es pública la agenda, no sabemos si Obama viene a España a alquilarle el piso de estudiantes a su hija, que este verano va a ser becaria aquí enfrente, en la Embajada USA de Serrano, a correr los sanfermines con Hemingway, o a asistir en persona, en plan youtuber, al golpe de gracia que ha de cargarse España. Si los piratas informáticos han conseguido hackear las cuentas de Zuckerberg, el amigo de Piqué y de Sakira, en Twitter, Pinterest e Instagram, qué no podrán hacer con lo que queda de España y todo lo que le cuelga todos los bandoleros que andan sueltos por la serranía, dispuestos a tomarla al asalto con la connivencia de la borregada.

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+

1 comentarios