www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SALVAJADA HOMOFÓBICA

lunes 13 de junio de 2016, 09:10h
En España, la inmensa mayoría de hombres y mujeres tienen ojos negros...
En España, la inmensa mayoría de hombres y mujeres tienen ojos negros o marrones. Solo una minoría, azules. Es una cuestión fisiológica. Sería absurdo discriminar política o socialmente a la minoría de ojos azules. En España, la inmensa mayoría de hombres y mujeres son heterosexuales. Existe una minoría homosexual. Se trata de una cuestión fisiológica. Y es absurdo discriminar a gays y lesbianas por su condición sexual.

Suecia, Dinamarca, Inglaterra, Estados Unidos, España… han superado en leyes y costumbres la discriminación contra los homosexuales. Cuba, Corea del Norte, China, Irán y los países árabes no lo han hecho.

Lo que ha ocurrido en Orlando debe calificarse de salvajada homofóbica. Estados Unidos está presidido por la libertad y por una legislación justa que impide la discriminación social o política por razones de condición sexual. Omar Mateen, el criminal yihadista norteamericano que ha perpetrado el atroz atentado de Orlando es un caso aislado que puede darse en cualquier sociedad, incluso en las más libres y tolerantes.

Sí es cierto que, a diferencia de las democracias europeas, en Estados Unidos existe una facilidad acongojante para adquirir armas. No parece ésta la causa principal de crímenes y atentados individuales o colectivos. Pero está claro, sin embargo, que el acceso a las armas de fuego sin apenas restricciones contribuye a facilitar salvajadas como la que acabamos de contemplar en Orlando y también a otras muchas que en colegios, universidades, instituciones, locales de ocio o centros deportivos se han producido de forma cada vez más habitual a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos de América. Tiene razón el presidente Obama cuando, frente a una tradición secular, propone la restricción de la venta de armas.