www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

El insomnio de Sánchez

jueves 16 de junio de 2016, 18:14h

Dos ideas –que pueden confluir en una– y que han surgido a raíz del debate “a cuatro” del pasado lunes, parecen claves en el desarrollo de la campaña electoral de cara al 26J y, la verdad, no sé si se está valorando como debe, por lo menos a nivel nacional.

Por un lado, el hecho de que Pablo Iglesias no incluyera la celebración de un referéndum en Cataluña entre sus líneas rojas para negociar un pacto de Gobierno. Es un paso. Bueno para España, pero malo para las sensibilidades “en comú” de los catalanes independentistas. También de los vascos. En ambos sitios, el CIS otorga un excelente resultado a Podemos y sus afines y habría que ver ahora cómo afronta la formación morada los mítines en estas dos comunidades después de tamaña descortesía.

No es ninguna tontería porque los resultados en la parte de España más nacionalista pueden hacer variar el equilibrio de poderes y devolver al PSOE la hegemonía de la izquierda. La candidatura conjunta Unidos Podemos puede verse muy resentida tras este cambio en el discurso de su líder máximo. Está justificado si se entiende que Iglesias, ahora, sí puede necesitar el apoyo parlamentario que él mismo le negó a Pedro Sánchez para ser investido presidente, pero no le servirá de nada si le retiran el apoyo condicionado a la promesa de celebración de un referéndum para decidir su independencia.

Por otra parte, Albert Rivera no está dando por sentada la reedición del pacto firmado a bombo y platillo entre Ciudadanos y PSOE. Aunque su trato hacia Sánchez durante el debate fue de lo más benevolente –sobre todo en materia de corrupción, donde sí atizó al presidente del PP– ha dejado en el tejado de los socialistas la elección. Su líder, ha dejado muy claro, deberá decantarse entre los partidos constitucionalistas o por los que apoyan un referéndum independentista.

Rivera, que ha vuelto a criticar los pactos entre socialistas y Podemos en algunos ayuntamientos y comunidades autónomas, tiene claro ahora –durante el debate no– que se empieza de cero y habrá que ver si el PSOE opta por la Constitución o por los populismos e independentistas, en nítida referencia al partido de Iglesias. ¡Tremendo dilema!

Al final, lo dicho, todo confluye en el PSOE. Ferraz no para de echar cuentas y si en Podemos insisten en que el referéndum separatista es negociable, les saldrán positivas. De todo esto dependerán los futuros pactos de Gobierno. Todo obedecerá a si Sánchez consigue más votos y representación parlamentaria que la alianza Iglesias-Garzón. La posición de poder para negociar está en juego y depende de nosotros.

A Sánchez le quedan muchas noches sin dormir.

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

2 comentarios