www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

Entre el debate, Orlando, el PRI y Clinton

jueves 16 de junio de 2016, 21:36h

En estas primaverales jornadas que ya verifican los aguaceros típicos de nuestro verano mexicano, que este año viene bochornoso, el cúmulo de noticias a comentar se acrecienta, colmando la alforja informativa. Me veo obligado a repasarla a paso vertiginoso, oteando cada nota de la manera más asertiva y oportuna posible, antes de que pierda la inmediatez y la oportunidad características.

Pues bien, resulta que el pasado lunes 13 por la tarde, tuve en suerte la ocasión de chutarme el debate entre los cuatro candidatos a la jefatura del gobierno español. Las bondades de Televisión Española Internacional nos da visibilidad de ida y vuelta a quienes la seguimos en ultramar y de cuando en cuando nos saluda a quienes seguimos “el canal internacional de”.

Mas no insista, amigo lector: no repararé en la notabilísima impericia (sorprendente e inesperada) de Ana Blanco, a quien sienta fatal otro color que no sea el blanco, tornándola avejentadísima y menos aún en que esperaba más de Sánchez, al que vi tan verde como a Iglesias. Me quedé con un debate que no aportó muchas cosas sustanciales, a mi juicio, más allá de las bufadas de Iglesias y un descorbatado Rivera. Ya sabemos que la “corbatología” manda sus mensajes y los electores deben de estar al loro. A este chicuelo le doy diez años más. Quizás entonces…. Lo que vimos no casaba con el desbordado optimismo de la despedida de cada cual junto a Campo Vidal, a quien no veía desde que conducía Línea América en vísperas de la bien recordada Expo del ‘92, imagínese usted.

Fue un debate que pasó corriendo de la política exterior, mismo mal en México, y que me parece que solo confirmó la postura de todos, incluidos los votantes, radicalizándola. Pero no puedo desconocer que cuatro años de gobierno ¡por fin! le dieron a Rajoy las tablas para torearse, sobre todo, a su principal contrincante: Iglesias. Eso de afirmar que desde casa “hay que venirse con los temas estudiados” fue de órdago. ¿A que ni a Aznar se la hubiera dicho? Y eso sí y se lo digo a tiempo amigo elector español: no me imagino una relación Trump-Iglesias.

La que va en caballo de hacienda, pese a los refunfuños de Sanders, es la Clinton. Mientras recibía el espaldarazo de Obama, que no niega la cruz de su parroquia y tarde se le hacía al hawaiano para despepitar su apoyo; en el camino la Clinton terminaba el periplo electoral de su partido en la primarias, con el turno del Distrito de Columbia y su vida regalona, embolsándoselo, y donde no sé si la han votado resignados, porque los washingtonianos nunca han brillado por militantes y politizados, pese a vivir en la capital del mundo. La exsenadora y exprimera dama se ha embalado de regalo o como postre, también a los delegados de Puerto Rico y las Vírgenes Americanas. Y California… esa que atribuían a Sanders y que ha votado a Clinton, dotándola de una legitimidad que solo California confiere y sabe prodigar. ¿Qué eso pasa porque allí están locos? Pues que sí. Revestida de tales soportes, entoldada de semejantes pilastras, va oronda. Pese a quien le pese.

¿Tanto triunfo la envalentonó para pedirle a Trump que cerrara su cuenta de twitter, si no quiere seguir leyéndola? Hizo bien, porque Hilaria no podrá continuar comportándose como la dama que es, ante el barbajanazo de Trump, pues ese mastodonte solo entiende a arreos y gruñidos. En esa escabrosa relación Trump-Clinton, asaz escarpada, aplica el dicho mexicano: “pa’ los toros del Jaral, los caballos de allá ‘mesmo’”. La Clinton puede perder la presidencia si no habla claro y directo a Trump, siguiendo su misma estrategia: esa de no ser políticamente correcto y que tanto le aplauden al neoyorquino atufado, que niega otra vez ser el racista que es. La Clinton sin evanescerse, debe actuar contundente, con la cabeza fría. De no ir por adelante poniendo quieto a Donaldo, se la merendará y de postre irá por Peña Nieto. Eso sí: cuesta imaginar una relación Trump-Putin.

En esas estábamos, cuando en México se dispara una estúpida tesis advirtiendo que la Iglesia ha influido para que la gente no votara al PRI por apoyar (de últimas) el matrimonio igualitario, sin poder explicarse porqué el PRI perdió en unos estados y no en otros, si el PRI y la Iglesia se topan en todos, obviando casualmente que donde perdió el PRI regían los gobernadores más delincuentes que pudo haber colocado en toda su historia. Considero que es darle vueltas al tema, como el impresentable dirigente priísta, Beltrones, afirmando que el PRI no está ante una derrota, sino ante una reflexión. Hágame usted el grandísimo favor….Los priistas son pésimos perdedores y desastrosos como gobernantes.

No ayudó al movimiento LGTBI lo acontecido en Orlando, donde campeó por igual la manipulación (des) informativa de todos los medios, nacionales y extranjeros, que a cuentagotas han revelado que el Pulse era un antro gay y con mayoría de víctimas hispanas. Lo que sabíamos la mañana del domingo difería de lo que conocíamos al atardecer. Para mí el asesino actuó por sus convicciones religiosas que han perseguido la homosexualidad. Una homofobia también presente en manifestaciones católicas y evangélicas, tan solo al saberse lo sucedido. Afloró el oportunismo por doquier. Del incombustible Trump irrumpiendo con sus habituales calentones de boca, denunciando el extremismo islámico al que nos promete extirpar de manera rambonesca, mientras pide la renuncia de Obama, ya entrados en gastos. Y la gente aplaudiéndolo como focas, sin reparar en que la principal fuerza de tales asesinos solitarios, terroristas a granel, es justamente que están pero no están dondequiera y atacan de súbito. Y sí, de forma tan oportunista Trump como el EI, Daesh, Isis o cómo se llame a estas alturas del partido, atribuyéndose el deleznable hecho, felicitando al perpetrador de tal masacre: Omar Maaten ¡radicalizado por internet!! Y sin saber todavía si hay o no el nexo real, como le pasó al FBI que lo dejó por la paz dos veces, al no hallar pruebas de sus contactos y hoy…hoy tenemos 50 muertos ¿cortesía del FBI? Usted dirá.

Mientras las fuerzas del orden apaleaban a maestros disidentes de la “reforma educativa” de Peña Nieto en Oaxaca, aquel se rasgaba las vestiduras condoliéndose de la matanza en Orlando, Florida. En vez de aconsejar a los mexicanos a que no viajemos a sitio tan peligroso, en soberana reciprocidad a los constantes llamamientos del Departamento de Estado de los EE.UU. advirtiendo sobre tal o cual sitio de México. Cuando este miércoles 15 hubo una balacera en el metro de Washington, D.C., he cancelado la posibilidad de ir a ese país. Ya sabe usted, temo por mi seguridad. Y no sabe usted cómo fastidia a varios, decirlo, porque admiran mucho a EE.UU. y no conciben similares respuestas.

Concluyo aterrado. La OCDE alertó que México es el país con más embarazos entre adolescentes con menos de 19 años, en condiciones precarias, se entiende, razón que preocupa. Yo como profesor universitario, lo detecto. La pregunta esencial y elemental es ¿qué ofrecerán a sus criaturas? Me quedo atónito. Campañas de prevención hay, luego entonces….

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios