www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Gerardo Bongiovanni y Álvaro Vargas Llosa (coords.): Ideas en libertad. Homenaje de 80 autores a Mario Vargas Llosa

domingo 26 de junio de 2016, 16:59h
Gerardo Bongiovanni y Álvaro Vargas Llosa (coords.): Ideas en libertad. Homenaje de 80 autores a Mario Vargas Llosa

LID Editorial-Fundación Internacional para la Libertad. Madrid, 2016. 286 páginas. 19,90 €. Colección de oportunos artículos de escritores, políticos, periodistas... en torno al Premio Nobel de Literatura y su compromiso con la libertad.

Por Jordi Canal

En el discurso pronunciado en Estocolmo, el 7 de diciembre de 2010, ante la Academia Sueca con motivo de la entrega del Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa afirmaba: “Defendamos la democracia liberal, que, con todas sus limitaciones, sigue significando el pluralismo político, la convivencia, la tolerancia, los derechos humanos, el respeto a la crítica, la legalidad, las elecciones libres, la alternancia en el poder, todo aquello que nos ha ido sacando de la vida feral y acercándonos -aunque nunca llegaremos a alcanzarla- a la hermosa y perfecta vida que finge la literatura, aquella que sólo inventándola, escribiéndola y leyéndola podemos merecer.”

Acto seguido, en esta maravillosa pieza titulada “Elogio de la lectura y la ficción”, añadía unas consideraciones personales sobre su llegada al liberalismo: “En mi juventud, como muchos escritores de mi generación, fui marxista y creí que el socialismo sería el remedio para la explotación y las injusticias sociales que arreciaban en mi país, América Latina y el resto del Tercer Mundo. Mi decepción del estatismo y el colectivismo y mi tránsito hacia el demócrata y el liberal que soy -que trato de ser- fue largo, difícil, y se llevó a cabo despacio y a raíz de episodios como la conversión de la Revolución Cubana, que me había entusiasmado al principio, al modelo autoritario y vertical de la Unión Soviética, el testimonio de los disidentes que conseguía escurrirse entre las alambradas del Gulag, la invasión de Checoeslovaquia por los países del Pacto de Varsovia, y gracias a pensadores como Raymond Aron, Jean-François Revel, Isaiah Berlin y Karl Popper, a quienes debo mi revalorización de la cultura democrática y de las sociedades abiertas. Esos maestros fueron un ejemplo de lucidez y gallardía cuando la intelligentsia de Occidente parecía, por frivolidad u oportunismo, haber sucumbido al hechizo del socialismo soviético, o, peor todavía, al aquelarre sanguinario de la Revolución Cultural china.”

A la defensa del liberalismo y de la idea de libertad y de las ideas en libertad por parte de Mario Vargas Llosa acaba de dedicar un volumen la FIL (Fundación Internacional para la Libertad), que sale a la luz coincidiendo con los ochenta años cumplidos por el escritor. Es un acto de homenaje y agradecimiento -“un gracias de papel y tinta”, como apunta el argentino Gerardo Bongiovanni, director de la FIL, en las palabras preliminares que abren el libro- al que se suman ochenta autores de distintos países. Participan en el volumen periodistas (Luis María Anson, Juan Luis Cebrián, Maite Rico o Arcadi Espada), políticos, en ejercicio o no (Esperanza Aguirre u Óscar Ortiz Antelo), presidentes y exmandatarios (Mauricio Macri, Luis Alberto Lacalle, Jorge Quiroga), activistas (en especial, las venezolanas Lilian Tintori y María Corina Machado), economistas (Pedro Schwartz, Lorenzo Bernaldo de Quirós, Dora de Ampuero o Hernán Bonilla), escritores (Roberto Ampuero, Marcos Aguinis, Juan José Armas Marcelo, Álvaro Pombo o Plinio Apuleyo Mendoza) o, entre otros, artistas como Fernando de Szyszlo.

No faltan referentes del liberalismo internacional como Carlos Rodríguez Braun, Guy Sorman, Carlos Alberto Montaner, Enrique Krauze o Antonio Garrigues Walker. Los colaboradores españoles predominan, seguidos por los de Perú, Argentina, Chile y México.

En los distintos artículos reunidos en el volumen se trata fundamentalmente de los combates por la libertad y el liberalismo de Vargas Llosa. También, sin embargo, de los de algún que otro autor, como el francés Jean-François Revel, al que dedica un interesante texto el colombiano Plinio Apuleyo Mendoza. Sobre los amigos liberales de distintos países, en especial latinoamericanos, que se reunían y encontraban en las décadas de 1980 y 1990, escribe que “parecíamos una cofradía secreta cargando a nuestras espaldas el pecado de no creer en apóstoles de izquierda, ni en el padre Marx, ni en el padre Lenin, ni en sus discípulos tropicales, ni en guerrillas, ni en populistas de todos los colores, como tampoco en gorilas y dictadores militares de extrema derecha”. Y, a continuación, asegura: “Creíamos -y creemos siempre- que no se conoce mejor vía hacia el desarrollo, ni mejor remedio para combatir la pobreza, que la libertad política y la libertad de mercado.”

Algunos colaboradores abordan temas y obras literarias. Y no quedan fuera reflexiones o denuncias sobre países, regímenes y movimientos que atentan contra la libertad y las libertades, desde Cuba a Venezuela -Lilian Tintori reclama de nuevo, con energía, la liberación de su marido Leopoldo López, víctima de la arbitrariedad y la brutalidad neobolivariana encarnada por Maduro-, desde Bolivia a Ecuador, sin olvidar los peligros del populismo podemita en España, bien expuestos por Maite Rico. Las esperanzas de cambio en Argentina o el reforzamiento de las clases medias y la reducción de la pobreza en América Latina -Javier Fernández-Lasquetty aborda de manera brillante estas cuestiones- reciben, asimismo, adecuada atención. Estamos ante un libro interesante, no apto para aquellos que han caricaturizado durante mucho tiempo -y siguen haciéndolo- el liberalismo y los fantasmas neo-liberales. Lo preside, filtrándose en todas y cada una de sus páginas, a la manera de Vargas Llosa, la convicción en la libertad. Un bello y oportuno homenaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios