www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Rajoy tendrá difícil gobernar, pese a su rotunda victoria

domingo 26 de junio de 2016, 19:26h
Mariano Rajoy ha vuelto a ganar las elecciones, ha mejorado sustancialmente los resultados del 20D, pero tiene tan difícil gobernar como entonces. De momento, se ha convertido en decano de los presidentes en funciones. Y lo que le queda. No deja de ser injusto que, tras volver a ganar las elecciones, dejando al PSOE a más de 50 escaños de diferencia, tenga más fácil gobernar Sánchez que él.

Ya puede estar orgulloso Pedro Sánchez de protagonizar tres hitos históricos en esta democracia. Obtuvo el 20D los peores resultados del PSOE, ha sido el primer candidato que se presenta a una investidura para salir derrotado y ahora, tras otro resultado catastrófico, tiene más papeletas que nadie para gobernar si le dejan reeditar el frente popular que siempre había soñado, con los secesionistas silbando. Ha dejado atrás a Podemos, que, seguramente, era lo más decisivo para los socialistas.

Y pese a todas las catástrofes protagonizadas desde que llegó a la secretaría general del PSOE, Pedro Sánchez ha aguantado el tipo, incluso con unos pésimos resultados, y está loco por gobernar. No sabe, o le da igual, que supondría una tragedia para España que en un hipotético Gobierno PSOE-Podemos lo manipule Pablo Iglesias a su antojo (como ocurriría), un comunista de los más duros, a la antigua usanza de la dictadura del proletariado, siguiendo al milímetro la hoja de ruta estalinista de alcanzar el poder, amigo de los chavistas, de los cubanos, de los iraníes, de los griegos. Radical, maestro de la manipulación, ansioso por tomar el poder para quedárselo a lo Maduro y antisistema. Despedazaría España al día siguiente de entrar en La Moncloa.

Y ese es el dilema ahora. La victoria del PP sigue sin valerle a Rajoy para gobernar. Es una victoria holgada, ha aumentado sustancialmente sus escaños respecto al 20D, cuando todos los demás partidos han perdido apoyo popular. En especial, Ciudadanos que ha pagado caro su idilio con Pedro Sánchez y sus histéricos vetos a Rajoy.

El presidente en funciones vuelve a tenerlo difícil. Incluso más. Su destino está ahora en manos de los socialistas. El PSOE puede facilitar tanto un Gobierno del PP y Ciudadanos absteniéndose, o votar a favor de un Ejecutivo con Pablo Iglesias de vicepresidente y los secesionistas poniendo palos en las ruedas.

Solo los pesos pesados del PSOE podrían presionar a Pedro Sánchez para que se abstenga y gobierne el PP, reconstruir el partido con Sánchez en su casa e incluso aprovechar que tiene la llave de la mayoría en el Parlamento y mantiene el liderazgo de la izquierda. Más aún, cuando en unas terceras elecciones corre el riesgo de quedarse en el gallinero del Hemiciclo.

Pero si Sánchez tiene la desfachatez de seguir adelante con su viejo sueño, es capaz de llegar a un acuerdo con Podemos y los separatistas por sorpresa. Así no tendría que irse a su casa y entraría por la puerta grande de La Moncloa.

Pero estas líneas no son más que conjeturas, pues los cuatro candidatos no han parado de dar sorpresas y hacer lo contrario de lo que hubiera sido lógico y acertado desde el 20D. Han marcado unas rayas rojas que nos han traído hasta aquí. Y aquí no hay nada nuevo. O gobierna Rajoy o el frente popular o nos vamos a unas terceras elecciones. Eso sí, después de ver hacer payasadas a los cuatro candidatos. Y también parece evidente que Pablo Iglesias se va a mover como un zorro por lograr el poder. Va a luchar con todas sus fuerzas, con todas sus astutas artimañas. Puede ser difícil pararlo, más si mantiene a Sánchez bajo la bota. La moneda vuelve a estar en el aire. Empezamos tan bloqueados como el 20D, con el frente popular como alternativa y con Mariano Rajoy vetado por todos, pese a noquear a todos sus adversarios. Sobre todo, a Albert Rivera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.