www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Allen Ginsberg: Prosa deliberada

domingo 10 de julio de 2016, 16:27h
Allen Ginsberg: Prosa deliberada

Traducción de Rodrigo Olavarría. Ediciones Universidad Diego Portales. Santiago de Chile, 2016. 280 páginas. 30 €

Por Gabriel Zanetti

Por supuesto, estamos frente a la figura más importante de la Generación Beat, autor de Aullido, polémico libro que llevó al poeta Lawrence Ferllinghetti, su editor y conocido beat, a un juicio por obscenidad, siendo declarado finalmente legal por la corte de San Francisco en 1957. El famoso verso “He visto las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura”, pertenece a este título.

Prosa deliberada reúne diferentes textos publicados en diversos medios. Llama la atención, en primer lugar, la fuerza vital de este libro, y por supuesto de Allen Ginsberg. Todo parece responder a algo corporal, a algo que transformará o transformó su vida, a un asunto de importancia espiritual y social -fue importante precursor del budismo, además de activista, contrario al militarismo, a la represión sexual, al racismo.

¿De dónde viene eso de Generación Beat? El mismo Ginsberg da algunas señas, en un artículo publicado en Friction en 1982. «“Amigo, estoy beat”, significaba que no tenías dinero y no tenías un lugar donde quedarte». Otro ejemplo que da el autor un poco más adelante: «O también en una conversación: “¿Te gustaría ir al zoológico del Bronx? –No amigo, estoy beat. Pasé toda la noche despierto”». Aunque, personalmente, prefiero el origen del nombre de este movimiento, surgida de una conversación entre Jack Kerouac, John Clellon y Ginsberg: «…Mientras discutíamos la naturaleza de las generaciones y recordábamos el glamour de la generación perdida, Kerouac dijo: ah, esto no es más que una generación beat», en palabras del autor «sin buscar ponerle un nombre a la generación, sino desnombrarla». Eso de «desnombrarla» me parece tremendo y pone en ridículo a un montón de movimientos que siguen autonombrándose sólo para tener atención del circuito literario. O peor aún: epítetos colocados por editoriales transnacionales para definir y promocionar un fenómeno literario, para acotar sus lugares de movimiento, obviando sus aristas más complejas y necesarias.

Pero este libro no se centra en la Generación Beat, sino en Ginsberg y sus movimientos. Una pasada por el Instituto Psiquiátrico Estatal de Nueva York, la iniciación en el canto de los mantras Hare Krishna Maha, experiencias con Peyote y LSD, defensa de estas drogas y de la marihuana frente a la criminalización del Estado -en 1966 expone sobre el LSD frente al Senado de Estados Unidos-, influencias tempranas de Dostoievski, lecturas de Rimbaud y Whitman «mi sana locura ideal», encuentros con William Carlos Williams, William Burroughs, William Blake, Creeley, Auden, algunos fragmentos de una especie de apuntes de taller literario, detalles de cómo elaboró Kaddish, el poema sobre la muerte de su madre, considerado uno de sus textos más brillantes. El que Prosa deliberada resulte una suerte de novela autobiográfica involuntaria y alucinante, con una traducción que no solo los sudamericanos agradecemos, hacen de este libro un imperdible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios