www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Isabel Colegate: La partida de caza

domingo 17 de julio de 2016, 17:18h
Isabel Colegate: La partida de caza

Traducción de Catalina Martínez. Tusquets. Barcelona, 2016. 272 páginas. 18,50 €. Libro electrónico: 12,99 €.

Por Jorge Pato García

Isabel Colegate publicó en 1981 The Shooting Party y desde ese momento se convirtió en una novela de referencia en la que su autora desveló sus dotes literarias. Colegate conocía bien lo que escribía: proviene de una acaudalada y aristocrática familia, a lo que hay que añadir que su residencia era el castillo de Midford, uno de los más importantes del patrimonio cultural de Reino Unido. No tuvo que imaginar mucho para obtener el escenario en el que se desarrolla la novela, una cacería en una finca señorial.

Sir Randolph Nettleby y su esposa se encargan de organizar una cacería en la que reúnen a un grupo de personajes de clase alta, para disfrutar, entre los que aparentemente son iguales, de una jornada de asueto y de porte cinegético. Entre los invitados encontramos un surtido variado como si se tratase de una caja de bombones. Tenemos un afamado cazador, un abogado, un judío acaudalado y hasta un joven perteneciente a la más rancia aristocracia húngara. Indudablemente para atender a todos estos invitados en sus más diversas necesidades, así como para las batidas de la cacería en sí, se moviliza un regimiento de sirvientes. Camareros, mayordomos, batidores y así hasta completar un largo etcétera de personas dedicadas a que no les falte de nada a los ilustres señores, además de ofrecer en todo momento la mejor cara posible respecto a sus empleadores, cuyo prestigio social está sometido a continuo juicio a lo largo de la jornada.

Isabel Colegate no escoge al azar a los personajes, como si nos anticipase el desenlace histórico que acompaña a la novela, se mezclan diversas personas que hacen una suerte de mapa europeo, cada uno con ligazón con diversos puntos estratégicos de la vieja Europa. Precisamente y siguiendo con esos paralelismos, la convivencia hará que salgan a la superficie las diferencias existentes entre los invitados. Situaciones económicas comprometidas, infidelidades, matrimonios de conveniencia y otra serie de fricciones que trasladan a este paraje idílico lo que ocurre en el continente.

En La partida de caza se hace realidad el fin de una época, se acaba el mundo tal y como todos ellos lo conocen hasta el momento. Ese periodo posterior al reinado de la imperial Victoria en el que las diferencias abismales entre clases se remarcaron, la rigidez de las mismas casi se retrotrae a la época previa la Revolución. Todo esto saltaría por los aires con la Primera Guerra Mundial y las consecuencias sociales y de toda índole que tuvo.

Serán los propios invitados y los anfitriones los que se den cuenta que el futuro se plantea incierto con el estallido de la Gran Guerra. Cada uno deberá afrontar desde sus condiciones particulares el nuevo equilibrio social que surgirá una vez callen las armas, todo ello acompañado de la incertidumbre propia del desarrollo de un conflicto bélico, durante el cual las riquezas y sobre todo el estatus social pueden pasar de valer mucho a no valer nada.

Sin duda alguna una novela que nos acerca a la sociedad eduardiana de principios del siglo XX y que mediante el desarrollo extenso de los personajes nos regala una estampa perfecta de la época.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios