www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA AL GOBERNADOR DEL ESTADO MEXICANO DE HIDALGO

Francisco Olvera: "El multipartidismo acaba por fragmentar a la sociedad"

martes 19 de julio de 2016, 15:50h
Francisco Olvera: 'El multipartidismo acaba por fragmentar a la sociedad'
Ampliar
Gobernador del céntrico y próspero estado de Hidalgo, si bien las elecciones estatales del pasado junio decidieron el nombre de su sucesor, Francisco Olvera se encuentra de visita oficial en nuestro país para atraer inversores españoles que crean en el ambicioso proyecto que ha desarrollado en su región, su penúltimo servicio por un territorio en el que ha ejercido como máximo dirigente en los últimos cinco años. Voz pausada, ilusión contagiosa e ideas claras son los tres ingredientes con los que Olvera aborda una charla en la que no duda en hablar de la violencia en su país, la gestión de Enrique Peña Nieto, la posibilidad de ver a Donald Trump en la Casa Blanca o la situación política española.
¿Qué espera conseguir de su visita a España?
Estoy en su país gracias a la invitación de diversos empresarios con la finalidad de continuar con la promoción de Hidalgo como una región beneficiosa en cuanto a inversiones.

La parte sur del estado está muy cerca del valle de México, que es la zona metropolitana más grande de América Latina con alrededor de 25 millones de habitantes que conforman una megalópolis. El crecimiento natural de esta zona es hacia el norte, hacia Hidalgo, que tiene tierra disponible y una serie de ventajas competitivas que la hacen muy atractiva. De este modo, nuestra visita va encaminada a promocionar nuestro estado y para que la gente interesada en invertir en Hidalgo pueda conocer las bondades de nuestra región.

¿Cuáles son las líneas sobre las que se asienta esta promoción?
Debo decir que en los últimos años ha pasado una cosa muy interesante en nuestra región: todas las carreteras que iban hacia la capital te obligaban a entrar en la ciudad para continuar tu viaje si ibas de norte a sur. Se ha construido una gran infraestructura para evitar esto y gran parte de la misma pasa por Hidalgo, así que estamos promoviendo un plan de desarrollo urbano aprovechando esta conectividad que nos dan las vías de comunicación para acercar una oferta industrial, comercial y de servicios para que la gente invierta allí.

Además, contamos con alrededor de ocho parques industriales. Como he dicho, estamos cerca del valle de México, que es un mercado muy importante. Aprovechando esta cercanía y la infraestructura que se está tejiendo queremos promover un crecimiento logístico junto al Distrito Federal a través de varias vías. En este sentido, contamos con importantes ventajas competitivas para poder crecer, como ha podido comprobar la empresa estadounidense Bombardier, que produce en su planta de nuestra región dos locomotoras diarias.

De este modo, nuestros parques industriales no buscan la especialización, sino el llamar para que la gente quiera trabajar con nosotros.

¿Están interesados en algún perfil concreto de inversor o su oferta va enfocada a cualquier empresario con planes en la región?
Tenemos diversidad a la hora de recibir a nuevas empresas e inversores según sus necesidades. En los últimos años se han instalado en nuestro país muchas armadoras, y nuestro objetivo es que alguna de ellas vea en Hidalgo una oportunidad para asentarse, ya que tenemos los terrenos suficientes para ello.

Sin embargo, mientras esa circunstancia se da o no, estamos trabajando mucho con la industria textil y la de maquinaria y vehículos pesados (locomotoras, camiones, etc.), en especial en la ciudad de Sahagún. También contamos con una importante papelera de Estados Unidos y otra chilena se está instalando en el estado actualmente.

Por desgracia, y a pesar de la historia común, gran parte de las noticias que nos llegan de México están ligadas a la violencia, la corrupción y la droga. Usted, como muchos de sus colegas, debe hacer frente con esta lacra a modo de tarjeta de presentación que juzga de manera injusta muchas veces a su país. ¿Cómo combatir esa imagen exterior?
Efectivamente en mi país se dan noticias relacionadas con la violencia, pasan hechos complejos todos los días, pero estamos concienciados. Es verdad también que hay una problemática con los profesores, pero esto sólo se da en tres estados y tengo que mencionar que nosotros llevamos más de 20 años sin una sola huelga. En el caso del estado Tamaulipas sí es algo más delicado por el tema del narcotráfico y su proximidad a Estados Unidos.

Sin embargo, en Hidalgo, que es en cuanto a extensión un territorio digamos mediano, con unos 3 millones de habitantes, hemos logrado ser el estado más pacífico y seguro del país. Nuestra estrategia ha sido la de no omitir la realidad. Siempre que hemos tenido un episodio de violencia siempre lo hemos afrontado. Estamos trabajando muy duro en la lucha contra la violencia de la mujer, porque el papel de la mujer es fundamental en una familia como esposa y como madre. Otro asunto que abordamos de manera frontal es el de la educación, pues consideramos que es fundamental para darle las mismas oportunidades a todo el mundo.

En este marco, hemos implementado un importante tejido de servicios sociales con todo tipo de ayudas a mujeres, estudiantes, personas desfavorecidas... Todo esto nos ha permitido mantener el estatus que comentaba de estado más seguro de México y esto es un reclamo para los inversores. Tenemos paz social y una buena estrategia de conciliación salarial, dos aspectos que dan certidumbre al empresario.

Abordando ya la política nacional mexicana, ¿qué valoración hace de la gestión de Enrique Peña Nieto durante los últimos cuatro años?
Hemos apoyado conjuntamente, pues pertenecemos al mismo partido, el PRI, las reformas estructurales, unas reformas que debieron llevarse a cabo hace 20 o 30 años pero que no se dieron por las influencias negativas y los intereses existentes. Muchas veces los políticos cuidan su imagen para no comprometerla a costa de tomar decisiones que pongan en entredicho esa imagen. El presidente no le ha importado, a pesar de que es consciente de que su popularidad ha bajado, poner en marcha reformas que están empezando a dar resultados. Creo que es un gran paso que haya hecho reformas de fondo que van desde la educación a la fiscalidad, las energías o lo laboral.

Debemos recordar que México es el único país de América Latina que está creciendo, con unas cifras por encima del 2 por ciento. Es verdad que a un ritmo moderado, pero mayor que el del resto de países de la región. Uno va a las tiendas o a los restaurantes y ve el nivel de consumo óptimo, no hay inflación delicada. Al presidente le tocó una época difícil con la devaluación del dólar y la bajada en los costes de producción de petróleo, pero ya no sólo dependemos de las exportaciones y la rama automotriz está creciendo mucho hasta el punto de ser ya el sexto o séptimo país productor. Todo eso nos ayuda a contar con un nivel positivo, y ahí están las estadísticas y los números.

Lamentablemente, todo esto se ha visto empañado por aparentes casos de corrupción y errores que han cometido otros, no precisamente el Gobierno. Esto hace parecer que todo gira alrededor del presidente, pero no es así. Creo que a pesar de la coyuntura general, el país está en una buena etapa, no se ha detenido, y por eso mucha gente se está animando a invertir en México.

¿Qué lectura hace de los resultados de las pasadas elecciones estatales y municipales de hace unas semanas en su país?
El PRI perdió siete elecciones que no esperaba perder. El partido, que ha sido factor de estabilidad y empuje para el desarrollo, tendrá que revisar sus estrategias, su discurso y hasta su forma de trabajar. Creo que nos hemos quedado un tanto anquilosados y cuando hay crisis la gente puede ceder ante un humor social con lo que se escucha en las noticias, en cuanto a la violencia, la problemática con los maestros, etc.

La alternancia en México, como se ha visto, se da en aquellos países que han alcanzado cierto nivel de desarrollo. Se ha dado en Brasil, en Argentina, aquí en España, también en Francia... Esto sí ha afectado al Gobierno y a la estrategia del presidente Peña.

En Hidalgo se ha dado un panorama diferente, pues en mi estado sí ha ganado el PRI las elecciones y gracias a los aliados que va a tener el nuevo gobernador Fayad va a poder trabajar con una mayoría de presidentes y diputados.

¿Qué futuro le augura a la gestión de su sucesor en el cargo, Omar Fayad?
Él recibe un estado con las cuentas sanas, pues yo no he incrementado la deuda como sí ha pasado en otros estados con grandes contratos. Incluso yo heredé una deuda con Pemex, o más bien con los bancos, cuando se pensó que se iba a construir una nueva refinería y cuyo proyecto finalmente no salió adelante por decisión de los técnicos.

En este contexto, el nuevo equipo del gobernador va a tener margen suficiente para trabajar sin problemas y con toda fuerza. Hasta septiembre el Gobierno central no deriva el presupuesto a los territorios federales, por lo que yo he hecho planes y proyectos pero no me va a tocar desarrollarlos. También hay que recordar que tiene ya experiencia como político y senador y eso le confiere la base para hacer un buen trabajo de gestión

Usted es uno de los grandes promotores del proyecto “Pachuca, ciudad del conocimiento y la cultura". ¿En qué consiste y qué objetivos persigue?
En un momento dado nos dimos cuenta de que a Pachuca le estaba faltando una nueva vocación económica. Pachuca nació como un emplazamiento minero, sobre todo de plata, pero de ese esplendor ya queda poco porque los costes de extracción ya no se cubren con su producción como sí puede ser con el oro. Pensando en cómo podíamos desarrollar otra industria en la ciudad nos dimos cuenta de que había una actividad que crecía siempre: la educación superior.

Son muchos los estudiantes de México o de La Escala que vienen a estudiar a Pachuca porque es más tranquilo, más cómodo, menos contaminación, menos estrés, los traslados son más cortos, etc. Eso nos hizo pensar en cómo generar una vocación y la inercia nos mostró que todas las universidades que se han abierto han crecido. Eso nos llevó a ver que un espacio universitario nos llevaría 5 años de trabajo, si a esto le agregas un parque tecnológico el plazo se va a los 10 años y si quieres hacer una ciudad del conocimiento te lleva 20 años.

Lo bueno de todo esto es que contamos con el apoyo del Gobierno federal pues la ciudad del conocimiento es un compromiso presidencial. Además, el Instituto Politécnico Nacional estaba buscando nueva ubicación y le hemos dotado de buenas y amplias infraestructuras. Hemos acondicionado la zona con calles, luz, fibra óptica, agua... La idea es atraer a empresas de desarrollo e investigación y a instituciones educativas a través de un área comercial y comercial que generará conocimiento y que con el tiempo se puedan generar patentes y hacer esto rentable.

En materia internacional, Estados Unidos es un asunto ineludible a la hora de hablar de las relaciones exteriores mexicanas. ¿Teme una posible victoria de Donald Trump tras las amenazas que ha realizado a su país?
Creo que él encontró el criticar la gran inmigración que hay como una oportunidad electoralista de cara al resto de la sociedad civil. Hay diez millones de mexicanos o descendientes de estos en Estados Unidos porque siempre ha sido un país atractivo para nosotros, especialmente en lo que tiene que ver con el trabajo.

Trump ha pretendido decir, en un nacionalismo extremo que ha adoptado, que el mexicano le roba el trabajo al americano cuando gran parte de la riqueza que produce EEUU viene de manos mexicanas. El obrero americano no tiene mucha habilidad para las cuestiones manuales de precisión y no muchos quieren trabajar en el campo.

EEUU depende mucho de nuestra producción, muchas de sus empresas se están estableciendo en México y no olvidemos que somos el socio comercial principal el uno del otro. Así que lo único que busca es ganar votos pero, de ganar, no creo que lleve a cabo lo que dice porque necesita a México por temas comerciales, de seguridad y demás.

Por último, ¿qué opina de la situación de atasco político que atraviesa España?
Es lamentable la división que hay. El multipartidismo es una tendencia democrática que ha acabado por fragmentar el voto y a la sociedad. Si bien logra que toda la sociedad se sienta representada por la variedad de partidos, lo cierto es que cuando es algo exagerado se divide la opinión y la capacidad de decisión colectiva. Lo que está pasando por tanto es que no se logra armar un Gobierno por estar el voto tan pulverizado.

Ahora bien,España ha demostrado en numerosas ocasiones su capacidad para salir adelante.Recuerdotodavía la crisis inmobiliaria de hace 5 o 6añosyEspaña ha ido poco a pocosaliendodeahí. Hay unahermandadhistórica entrenuestrosdospaíses y sí espero quelasituaciónsesolucione lo antes posibleporlasvíasdemocráticas porque a nadie le conviene que hayaunvacíodegobernabilidad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios