www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

Nos espera un test de estrés más duro

domingo 31 de julio de 2016, 13:31h
Nos espera un test de estrés más duro
Comparamos el último test de estrés a la banca europea con el anterior, de 2014.

Este test es menos comprensivo que el anterior, realizado en 2014. Entonces se sometieron a las pruebas diseñadas por la Autoridad Bancaria Europea 124 bancos, mientras que en esta ocasión son sólo los 51 más grandes. No entran en este medio centenar ninguna de las entidades de Portugal, Chipre o Grecia. Por otro lado, no hay un baremo que indique si se ha fallado o no la prueba. Por otro lado, el supuesto es un poco más duro que el del pasado test.

El resultado es de un aprobado para la mayoría de las entidades, lo cual permite decir que éstas superarían una nueva crisis bancaria. Pero, por el diseño de la prueba, no se puede decir lo mismo del conjunto de las entidades europeas. Muchas de las que no se han sometido a ella la superarían, previsiblemente, pero algunas se tendrían que sumar a la lista de los grandes bancos que han tenido un resultado muy pobre, como el Monte dei Paschi, Raiffeisen (austria), AIB o Bank of Ireland. En cualquier caso, lo que no se observa es una mejoría general

Aunque no hay un baremo, se presta especial atención a los bancos que no son capaces de mantener un ratio de capital sobre activos de al menos un 7 por ciento. Banco Popular se quedaría, de darse las condiciones del test, con un 6,62 por ciento, Bank of Ireland un 6,15 y Raiffeisen un 6,12. Deutsche Bank ha estado en el punto de mira del mercado por sus magros resultados (los últimos beneficios son mínimos), y ha obtenido (como el Commerzbank), un ratio por debajo del 8 por ciento. Deutsche Bank ha prometido elevar su ratio hasta el 12,5 por ciento en 2018.

Salvo el caso del Banco Popular, la banca española ha obtenido un muy buen resultado. Y de nuestro sistema financiero sí se puede decir que ha mejorado en estos años. Aquí se ven los efectos de una de las pocas reformas que ha llevado a cabo el gobierno, que es la bancaria. Las otras dos reformas de calado son la laboral, que podría haber sido más profunda pero que ha permitido que aumente el empleo y se reduzca el paro, y la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que luego el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha arrojado a una pira de juegos políticos que la ha dejado en cenizas.

El “y ahora qué” lo tienen que resolver las autoridades bancarias nacionales, que han de decidir qué medidas tienen que adoptar determinados bancos (allegar más capital, deshacerse con descuento de activos tóxicos, hacer provisiones, mejorar la gestión, fusionarse…) para mejorar su situación.

Italia tiene un verdadero problema con su sistema bancario. Acumula 360.000 millones de euros en préstamos dudosos, y el Monte dei Paschi di Siena, el banco más antiguo del mundo, está en una situación indistinguible de la insolvencia. Pero levantemos la vista y miremos al conjunto del sistema financiaro mundial. El gatillo de la crisis fueron los préstamos subprime, es decir, préstamos a gente que no podía pagarlos. Aquéllo fue un agujero de un billón de dólares. Hoy hay más de tres billones de activos bancarios comprometidos. La actuación de los bancos centrales ha tenido su efecto: aumentar el riesgo bancario general, mientras dice que ha evitado una nueva crisis.

Esta situación de bajo crecimiento dificulta la devolución de las deudas adquiridas, mientras que los bajos tipos de interés mantienen a zombies que deberían haber muerto, para liberar los activos que mantienen secuestrados, y que vayan a empresas con capacidad para salir adelante. Mientras nosotros nos entretenemos con estas pruebas de resistencia de los bancos, la verdadera prueba, que es real y mucho más dura, todavía nos aguarda afilando su guadaña.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.