www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NADAL Y LÓPEZ SUMAN LA QUINTA MEDALLA PARA ESPAÑA EN EL DOBLES

Una pareja de oro

Una pareja de oro
Ampliar
sábado 13 de agosto de 2016, 02:41h
Rafa Nadal y Marc López lograron el triunfo en una épica final ante la pareja rumana por 6-2, 3-6 y 6-4.
Un 'smash' violento de Horia Tecau que se estrelló en la red terminó por dar a España la segunda medalla de oro en tenis de su historia, en las raquetas Rafael Nadal y Marc López que vencieron en una final épica a los rumanos a Florin Mergea y Horia Tecau por 6-2, 3-6 y 6-4.

La duodécima medalla en la trayectoria del tenis olímpico español tuvo un partido a la altura de lo que estaba en juego. Duró casi dos horas y media. Tuvo alternativas, oportunidades para ambos y dramatismo.

Nadal, con dos horas de propina en sus piernas, precio del logro que le situó en las semifinales del cuadro individual masculino, asaltó la cancha central con su compañero. A toda pastilla. Entusiasmados por el reto y sin aparente presión. Mostraron más solvencia que su adversario, desdibujado y a contracorriente en cuanto se dejó arrebatar un servicio. El dueto hispano había cerrado la manga por 6-2 en un abrir y cerrar de ojos.

El combinado rumano, del que Marc guarda mal recuerdo por la última cita de Copa Davis, donde perdió el dobles en compañía de Feliciano López, espabiló. Con menos que perder en ese momento y el marcador en contra afrontó a tumba abierta el parcial. Pronto se hizo con el saque de Marc López para ensanchar la diferencia e igualar el partido después de poner el 6-3 de su lado.

El tercer set fue el épico. Duró 69 minutos. Pudo transitar más tranquilo España si Marc y Nadal hubieran aprovechado alguna de los cinco puntos de rotura para situarse con 3-1. No lo hicieron. Tecau y Mirgea empataron y después se llevaron un break' con el saque de López. Todo se había vuelto del revés.

Resurgió España entonces. Evitó un 4-2 en contra insalvable y volvió a igualar el partido. Fueron de la par al saque hasta el décimo parcial. Marc y Nadal tuvieron dos puntos de partido que desecharon. Pero en una nueva oportunidad y tras dos errores similares de los rumanos, rodeados de presión, España logró su éxito.

Rafa Nadal y Marc López, más que amigos


Marc López y Rafa Nadal sellaron en Río 2016 el triunfo de la amistad, el éxito que alivió las sombras a las que el balear ha estado sometido en los últimos tiempos y el triunfo que ha ampliado la repercusión de la carrera del catalán, relegado al segundo plano que habitualmente condena a la modalidad de dobles.

Pero es una medalla olímpica en toda regla. Además de oro. Ni más ni menos. Un premio que nutre como cualquier otro la historia del tenis español a lo largo de los Juegos Olímpicos. Un sueño más que alimenta la ristra de deseos, aparentemente inalcanzables, que contemplaba el tenista barcelonés.

Marc López, 31 años, y Rafa Nadal, 30, han sabido trasladar a la pista el afecto que ha crecido entre ellos desde la juventud. Una relación estrecha a base de raquetazos que distanció el ránking. Que el deporte reubicó.

El tiempo terminó por enviar a Rafa Nadal al olimpo del tenis. A situarlo entre los mejores de la historia. A ser un referente en el deporte mundial. Marc terminó por encontrar su hábitat en la modalidad de parejas, donde ha llegado a ser reconocido por sus adversarios y por la clasificación entre los mejores del mundo.

Mientras los ecos del balear se disparaban, el barcelonés buscaba su espacio. Ansiaba López hacerse un hueco y convertir este deporte que ama en su profesión. No fueron las cosas como pensó en un principio para este jugador que se aferró a una raqueta porque su hermano, ocho años mayor, era hábil en la materia. El crecimiento que poco a poco ejecutó en sus inicios, con unas semifinales en Stuttgart y varias fases previas superadas en sus pasos iniciales, se estancó.

Marc recuerda con especial predilección una victoria sobre su entonces ídolo, Sergi Bruguera. Pero de pronto se vio en medio de torneos challenger y futures.

No llegó a consolidarse nunca entre los cien primeros del mundo. Su sitio estaba en otro lugar. En los dobles. Llevaba ya tiempo de andadura cuando la compañía de Nadal, especialmente en el 2009 llamó la atención. No era habitual ver al número uno del mundo prodigarse en las competiciones de parejas. Pero encontró en Marc una forma de disfrutar de la especialidad, de disfrutar y de aprovechar las peculiaridades del dobles para mejorar algunos aspectos del tenis individual.

Cuajó por un tiempo el dueto, con rendimiento favorable desde el 2009, cuando ganaron juntos en Doha. Un éxito que repetirían dos años después, cuando ya habían logrado el éxito también en el Masters 1000 de Indian Wells, que tendría otro premio en el 2012.

Para entonces ya llevaba tiempo asumiendo su condición de doblista, en el que se especializó y en el que creció. Jugaba Marc con Rafa, pero también con David Marrero o el argentino Eduardo Schwank.

Pero fue con Marcel Granollers y después con Feliciano López con los que llegó su ascenso al estrellato. Se convirtió en el tercer jugador del mundo de la modalidad y sus éxitos crecieron. En cantidad y en calidad. Marc López dejaba su impronta en los Grand Slam.

No hace mucho logró uno de sus sueño, un Grand Slam. Fue en mayo pasado, en Roland Garros, con Feliciano, donde el barcelonés cosechó el mejor registro de su carrera. Se había quedado en puertas muchas veces. Dos año atrás, en el 2014, cuando perdió la final de París y del Abierto de Estados Unidos, paliada con la victoria en el Torneo de Maestros. Todo con Marcel.

Asentado también en el equipo de Copa Davis, con doce títulos y quince finales a sus espaldas, frecuentaba menos sus apariciones con Nadal, centrado en su carrera como individual y en encontrar la estabilidad física en los tiempos recientes de su carrera.

Río 2016 abrió un nuevo panorama para Marc. También para Rafa, que alcanzó los Juegos con el tiempo justo, varias dudas y a última hora por culpa de la lesión de muñeca que le apartó durante los dos últimos meses de la actividad.

No quería Nadal, bajo ningún concepto, volver a perder la ocasión de ser olímpico. Tuvo que dimitir, por lesión, de Londres 2012. No podía fallar cuatro años después. Se presentó al mundo con la bandera de España en la mano, con la mano a medio curar y con la intención de formar parte de todas las especialidades del tenis olímpico.

Rio 2016 proporcionó el reencuentro con el tenis de Nadal. Marc López llegó a última hora. Durante algún tiempo, los Juegos, por clasificación, no estaban entre sus planes y su calendario contemplaba opciones diferentes a Brasil.

Pero el tren llegó a tiempo. La magia olímpica iluminó el retorno del dueto. Un par de amigos unidos en Brasil; un zurdo y un diestro en pista que abandonaron los Juegos con una medalla histórica colgada al cuello.
Una pareja de oro
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios