www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Jordi Juan: Ángulo muerto

domingo 14 de agosto de 2016, 17:59h
Jordi Juan: Ángulo muerto

XIX Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe. Edaf. Madrid, 2016. 304 páginas. 18 €.

Por Carmen R. Santos

Bosco Riera, personaje principal de Ángulo muerto, es un hombre de orden. Al menos en apariencia. Arquitecto de éxito, se mueve con soltura en la alta sociedad de una Valencia que vive con alegría el pelotazo del boom urbanístico, y en un grupo de amigos donde reina también la pujanza crematística y el triunfo social. Felizmente casado con Lourdes, padre ejemplar, Bosco tiene, sin embargo, un lado oscuro. Aunque incluso este lo tiene perfectamente ordenado. En consonancia con la figura de la “mantenida”, tan típica en la España decimonónica y franquista, Borja paga techo y sustento a una prostituta de lujo, Ava, a la que visita con regularidad. Naturalmente, la espectacular escort tiene otros clientes, pero la situación le da a Bosco la sensación de “normalidad” y la ilusión que tranquiliza su conciencia, aunque a veces arrasada por los remordimientos, de que lo que le arrastra a Ava no es la urgencia carnal sino un romántico enamoramiento.

Pero un día esa “normalidad” estalla en pedazos. Ha quedado con Ava, pero al llegar al apartamento presiente la hecatombe. Y esta se confirma en el dormitorio, donde “el cuerpo de Ava es una ofrenda en el altar del espanto”. Su bella y sensual mantenida ha sido brutalmente asesinada a martillazos y el escenario es dantesco. Borja piensa que tiene que ser una macabra alucinación. Pero no lo es. En medio del pánico, llama a un amigo, cómplice de su aventura extraconyugal, y le pide socorro.

“El cuerpo de Ava tiene la forma de un signo de interrogación tumbado boca abajo” y la lógica llevará a buscar la respuesta en un primer momento en Borja como primer sospechoso del salvaje crimen. Porque, además, Borja no deja de tener enemigos que se frotarían las manos al verle caído. Pero no es el rencor la palanca de la justicia ni valen solo las sospechas. Máxime cuando no todo está tan claro como pudiera parecer. La juez Marian Linares será la encargada del caso, en cuya resolución desempeñará un papel clave Raquel Bonafed, amiga muy especial de la magistrada, que, tras sus estudios de criminología, se revela como una brillante investigadora.

No es la primera vez que el periodista y guionista Jordi Juan (Valencia, 1966) se alza con un galardón, como el XIX de Novela Negra Ciudad de Getafe obtenido por Ángulo muerto. Su novela juvenil De este lado del silencio y sus libros de relatos El francotirador sentimental, Un maestro del soborno y Mundo bizarro, ya consiguieron ser premiados. Sí es su debut en el ámbito de la novela policiaca. Aunque por el resultado se tiene la impresión de que Jordi Juan es un avezado cultivador de este género. Ángulo muerto controla con más que habilidad todos los elementos necesarios para ofrecernos un sugerente thriller, empezando por una trama bien engarzada que logra atrapar al lector, y donde las sorpresas se dosifican de manera adecuada y convincente. Y siguiendo por la creación de sólidos personajes que nos resultan creíbles y coherentes. Como el de la investigadora Raquel que se promete a sí misma que, después de la muerte de su padre -¿pudo hacer algo para evitarla?-, nunca más dejaría que de su visión se escapase el ángulo muerto: “Examinaría los hechos en que se viera envuelva desde todos los ángulos, de tal manera que los puntos ciegos se hicieran visibles, que la menor porción de realidad se ocultara a su escrutinio”.

Y todo ello servido en una elaboración novelesca que no renuncia a la ambición literaria. No en vano subrayó Lorenzo Silva, presidente del jurado, que en esta novela “destaca la complejidad y a la vez la claridad de la construcción de la historia y el manejo, con pericia e incluso maestría, de varias voces narrativas”. Sin duda, nadie más autorizado que el padre de la célebre pareja formada por los guardias civiles Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro para descubrir, como hizo en Ángulo muerto, una excelente novela negra. Una novela negra en la que, como en lo más granado del género, la crítica social y la bajada a las cloacas en ámbitos aparentemente impolutos se combina con el buceo en el siempre complicado corazón humano.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+

0 comentarios