www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Rajoy puede ser investido a la primera, a la segunda o a la tercera

domingo 21 de agosto de 2016, 20:07h
Desde las primeras elecciones y, aún más, desde las segundas, a Rajoy le hubiera gustado formar la gran coalición con el PSOE. Pero se ha topado con Pedro Sánchez, el secretario general socialista que ha hecho bueno a Zapatero, algo que parecía imposible. Y el presidente del PP no ha tenido más remedio que echarse en los brazos de Albert Rivera y su tropa naranja a sabiendas de que tendría que tragarse un buen puñado de sapos. Aún así, nadie sabe todavía cómo logrará ser investido con el “no es no” de Sánchez. Pero él esconde un plan. Tiene más tiempo, su arma preferida.

Si nada cambia, Rajoy no saldrá investido en la sesión del 30 de agosto. Cuentan que el socarrón de Albiol propuso invitar a once socialistas a un crucero de lujo por el Caribe en las fechas de la sesión de investidura. Seguro que el playero de Pedro Sánchez se apuntaba. Sin esta añagaza, parece difícil que el 2 de septiembre haya presidente. Los 170 escaños del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria serían derrotados por los 180 del resto del Hemiciclo.

Pero, resulta que la Constitución, en su artículo 99, estipula que pueden producirse varias investiduras “sucesivas” hasta que se cumplan dos meses desde la convocatoria del Pleno. De modo, que Rajoy tiene tiempo hasta finales de octubre; esto es, hasta después de las elecciones vascas y gallegas que se celebran el 25 de septiembre. De ahí, que el presidente en funciones se lance a los leones del Congreso el 30 de agosto para ser despedazado y derrotado, si no funciona la divertida idea de Albiol.

Para la segunda investidura, Rajoy tiene otro plan: sumar los cinco diputados del PNV. Los nacionalistas vascos se despeñarían en las urnas si antes de sus elecciones apoyan al presidente en funciones. Pero, luego están dispuestos a hacerlo a cambio de que el PP y Ciudadanos le respalden para formar Gobierno en Euskadi. Una jugada de tahúres.

A más de uno le extrañará este pacto, pero el argumento de los muñidores del plan resulta demoledor. Es preferible que el País Vasco lo gobierne el presidente del los nacionalistas vascos, un hombre sensato aun siendo del PNV, que los proetarras de Bildu apoyados por el chiflado de Pablo Iglesias y el playero de Ferraz, que, por eso, se ha mostrado encantado de que Otegui se presente a lendakari.

De modo que si Rajoy fracasa en la primera investidura, se presentaría a una segunda con la intención de sumar los cinco escaños del PNV. Aún le faltaría un voto para no empatar a 175 escaños. Sería esperpéntico que ni por esas saliera investido.

En ese caso, la idea de Albiol habría que aplicarla sin contemplaciones. ¿O acaso no hay un diputado socialista, populista o secesionista deseando hacer un crucero de lujo gratis total por el Caribe allá por octubre?

Rajoy maneja los tiempos con la paciencia del orfebre. Es su gran arma. La que desquicia a todos, pero la que puede darle la presidencia del Gobierno. A la primera, a la segunda o a la tercera. De modo, que el juego no ha hecho más que empezar. La partida de los tahúres puede prolongarse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.