www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

La letra pequeña del pacto entre Rajoy y Rivera

domingo 28 de agosto de 2016, 11:28h
Escondidos, uno en La Moncloa; el otro, entre Barcelona y Madrid, Mariano Rajoy y Albert Rivera han protagonizado la mejor novela negra del verano. Comunicándose con sus equipos negociadores a través de los móviles, el presidente del Gobierno ha desplegado sus artes con el capote, templando, manejando los tiempos; mientras, el líder de Ciudadanos se comía las uñas con impaciencia, sintiendo que le estaban toreando. Girauta llegó a amenazar con un ultimátum si el PP no se plegaba a sus “condiciones”. Hubo tensión, suspense y nerviosismo. Puro paripé.

Porque, desde el primer momento, desde la misma noche del 26J, Rivera decidió apoyar a Rajoy y tragarse el veto con el que le había fustigado desde el principio. No tenía escapatoria. Aunque estaba decidido a poner precio a sus 32 escaños. Su mayor error de cálculo fue creer que el presidente en funciones iba a firmar las “condiciones” de Ciudadanos para el pacto de legislatura con la misma facilidad que Pedro Sánchez con su investidura fallida.

Pero hay muchas diferencias. El secretario general del PSOE lee poco, si acaso revistas del corazón en las que aparece él en traje de baño durante su largo periplo veraniego de playa en playa. Mariano Rajoy, en cambio, lee hasta la letra pequeña de los contratos y no podía admitir que Ciudadanos le impusiera un programa de Gobierno. Era consciente, sin embargo, de que tenía que ceder para presentarse el martes con 170 votos a favor.

Y en la letra pequeña reside el éxito del pacto y, también, su inutilidad. Los acuerdos suenan bien: despolitizar la Justicia, plan de choque social, elección directa de los alcaldes… Pero solo han cerrado la fórmula para que 12 de los 20 vocales del Consejo General del Poder Judicial sean designados por los jueces y magistrados, mientras los 8 restantes saldrían del Parlamento.

El resto de medidas, de momento, es papel mojado, pues depende del “crecimiento” y, por ende, de Bruselas. Hablan de 29.000 millones de euros. Pues que hablen. El “ambicioso” plan de choque social incluye un complemento salarial para ayudar a las personas con las rentas más bajas, sin especificar ni la cuantía ni el número de beneficiados. El acuerdo para “recuperar” el gasto público en Sanidad, Educación y Dependencia tampoco incluye el importe destinado para aplicarlo. Falta también saber cuántos kilos deben “adelgazar” el Senado y las Diputaciones.

Una de las medidas estrella del pacto, la elección directa de los alcaldes, se limita a “promover” la reforma de la ley electoral; pero no acordaron la fórmula, además de que necesitarían el apoyo del PSOE. Y en cuanto a recuperar el dinero de la polémica amnistía fiscal de Montoro, se habla de “revisar” si los contribuyentes pagaron lo que les correspondía. De modo, que los acuerdos se basan en “impulsar”, “revisar”, “promover” o “estudiar” estas originales medidas.

El pacto, no obstante, supone un éxito, en especial, para Albert Rivera. El líder de Ciudadanos con sus 32 escaños ha impuesto sus “condiciones” al PP, con 137 diputados. A cambio, el presidente en funciones ha logrado lo único que quería: presentarse el martes a la investidura con 170 escaños a favor, pues Coalición Canaria sumará el suyo. Y si en la segunda vuelta, a finales de octubre, Rajoy logra ser investido ya “estudiará” desde La Moncloa cómo se “impulsan, revisan o promueven” las medidas acordadas.

El objetivo esencial del pacto no es otro que presionar al PSOE para que se abstenga y permita la formación de Gobierno, pues el documento firmado por Rajoy y Rivera es un calco del que firmó Sánchez allá por febrero. Pero el secretario general del PSOE no cederá; está dispuesto a terminar de destruir a su partido y mantener el bloqueo institucional con tal de vengarse de Rajoy y, de paso, aguantar unas semanas más en la poltrona.

Como decían Tip y Coll, a finales de octubre hablaremos del Gobierno. O en Navidad.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(1)

+

2 comentarios