www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA DE UNA DERROTA ANUNCIADA

viernes 02 de septiembre de 2016, 20:57h
Pedro Sánchez -y según los malpensados también Albert Rivera- ya han conseguido lo que querían: la rotunda derrota...

Pedro Sánchez -y según los malpensados también Albert Rivera- ya han conseguido lo que querían: la rotunda derrota de Mariano Rajoy, revolcado por dos veces en el Congreso de los Diputados. Lo lógico sería que el presidente en funciones se apartara de sus aspiraciones y diera paso a otro candidato del PP, aparte la pirueta que puede intentar el líder del PSOE aliándose con el Partido Comunista, es decir Unidos Podemos, y con las agrupaciones de extrema izquierda y secesionistas.

Pero en la retirada de Rajoy se equivoca Pedro Sánchez, el cerril. El presidente en funciones piensa continuar liderando la lucha de su partido por permanecer en Moncloa. Lo conseguirá o no pero su propósito reiteradamente anunciado es permanecer en primera fila, al menos hasta que se vean los resultados de las elecciones vascas y gallegas.

La investidura ha sido un fiasco considerable para Mariano Rajoy. Lo que ocurre es que si Sánchez no consigue los apoyos suficientes y el pueblo español tuviera que acudir por tercera vez en un año a las urnas, a causa del personalismo y la mediocridad de sus políticos, las encuestas mejoran el resultado del Partido Popular. Quien menos tiene que temer de esas terceras elecciones es precisamente Mariano Rajoy. Por eso ha soportado la investidura descargando su ironía demoledora sobre Pedro Sánchez, demostrando una vez más su faceta de gran parlamentario.

La España asqueada no se ha quedado atónita ante la crónica de una derrota anunciada. La España asqueada acentúa su desprecio por una clase política incapaz de superar personalismos y partidismos, atenta a sus intereses particulares, sin importarle ofender gravemente el interés nacional.