www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

El Gobierno de Rajoy, tabla de salvación de Sánchez

domingo 11 de septiembre de 2016, 13:29h

Aunque es duro de mollera, Pedro Sánchez empieza a darse cuenta de que su único propósito, mantenerse en la poltrona, ya solo pasa por dejar a Rajoy que gobierne en minoría. Tras el último paseíllo por el ruedo ibérico, después de hablar con Iglesias y Homs en su ridícula ronda de consultas en busca de la “solución” para España, el secretario general del PSOE ya sabe que no podrá formar Gobierno, pues solo el apoyo de los independentistas le abriría las puertas de La Moncloa, lo que nunca le permitirá el Comité Federal, como está escrito negro sobre blanco. Ha sido el último en enterarse, pero más vale tarde que nunca.

También ha sido el último en constatar que unas terceras elecciones acabarán de cuajo con su nefasta carrera política, que no saldrá vivo del nuevo trastazo en las urnas. Las encuestas ya adelantan que el PP ensancharía la brecha con el PSOE, que volvería a superarse a sí mismo en otra histórica caída.

De modo, que la tabla de salvación de Pedro Sánchez para mantenerse en la secretaría general del PSOE pasa por dejar gobernar a Rajoy en minoría y ejercer de jefe de la Oposición. En este escenario, podrá atacar sin piedad a su gran enemigo e, incluso, provocar una legislatura breve en alianza con su compañero de viaje que no es otro que Albert Rivera, que por eso apoyó al PP en la investidura. No por desbloquear nada, solo por salvar el pellejo. Porque también el líder de Ciudadanos saldría escaldado en unas terceras elecciones.

El dilema que recorre ahora la dura mollera de Pedro Sánchez es encontrar el camino para dejar que gobierne Rajoy sin hacer demasiado el ridículo. Pero para eso también le puede ayudar Rivera que pocos días antes de firmar el pacto de “legislatura” con el PP juraba ante la Biblia que jamás votaría “sí” al “rey de la corrupción”. Y lo hizo con el enésimo discurso sobre la gobernabilidad y demás patrañas. Ni los camaleones cambian de color con tanta rapidez.

Así, las terceras elecciones parecen alejarse. Pedro Sánchez podría imitar a Albert Rivera. Explicar, mientras insulta a Rajoy, que va a abstenerse para dejarle gobernar “y así desatascar España”, pero advertirle seriamente y con cara de asco, que el PP no va a poder mover un dedo sin pasar por el aro. Eso es lo que ilusiona a Rivera y podría contagiar a Sánchez. Tener al PP permanentemente contra las cuerdas. Y cualquier día, en un año, quizás dos, bloquear el Gobierno para acabar con la carrera política de Rajoy, el preciado trofeo que buscan ambos desde que se colocaron al frente de sus partidos. Tal vez, el único.

Resulta evidente que si Rajoy llega a gobernar con la minoría de sus 137 escaños estaría encorsetado, vigilado de cerca por el resto del Hemiciclo. Pero también es verdad que el presidente del PP tiene más conchas que un galápago y el poder de la poltrona de La Moncloa para resistir las embestidas. Sería una legislatura breve pero intensa. Y el único modo de evitar las terceras elecciones. Solo falta que Rivera ablande la dura mollera de Sánchez. Los plumillas de Ciudadanos ya tienen título para su enésimo documento en pos de la gobernabilidad: “Manual para torturar a Rajoy”. Irresistible.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(3)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.