www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FERIA DE LA VIRGEN DE LOS LLANOS

Apoteósico Manzanares: corta cuatro orejas

sábado 17 de septiembre de 2016, 09:40h
Apoteósico Manzanares: corta cuatro orejas
El diestro José María Manzanares protagonizó este viernes una apoteósica actuación en el noveno festejo de la feria de la Virgen de los Llanos de Albacete, no sólo por las cuatro orejas que cortó sino por la manera tan bella y rotunda de interpretar el toreo con los dos toros de su lote.
Poca tela para cortar tuvo Enrique Ponce en su primero, un toro de Juan Pedro Domecq flojo y claudicante con el que el maestro de Chiva (Valencia) no pudo pasar de los estéticos y bellos detalles sueltos, en una labor mal rematada con los aceros.

El cuarto tampoco se prestó demasiado al lucimiento, quedándose corto y tirando derrotes, pero Ponce, en un alarde de técnica y entrega, logró argumentar una faena de altos vueltos. Le pidieron la oreja tras un pinchazo y una estocada, mas todo quedó en una aclamada vuelta a ruedo.

A José María Manzanares le tocó el gordo en el sorteo con un primer cuvillo de bravas e enclasadas embestidas, con el que el alicantino, tras un precioso quite por chicuelinas, llevó a cabo una faena de altura por el temple, la torería, la prestancia y el empaque que demostró especialmente en el toreo al natural.

Obra grande de Manzanares, de ritmo creciente y con el perfecto corolario de una estocada hasta los gavilanes. Cayeron las dos orejas y el toro, de nombre Currito, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

La faena al quinto fue por los mismos derroteros. Otra obra maestra de Manzanares en un alarde de temple, estética y armonía en una faena cumbre sobre ambos pitones, muy bien argumentada y mejor hilvanada. Los tendidos fueron una olla a presión, disfrutando y de qué manera con el toreo excelso del alicantino, que tras una soberbia estocada en la suerte de recibir cortó otras dos orejas.

El primero de Álvaro Lorenzo, noble y blando a partes de iguales, permitió, al menos, contemplar el buen sentido del temple que posee este joven espada toledano en una labor a media altura en la que destacó en varios muletazos sobre el pitón derecho. Anduvo por encima de las circunstancias Lorenzo, que, tras acertar a la primera con la espada, paseó una oreja.

El sexto fue, junto al primero, el otro garbanzo negro del envío, toro bronco y deslucido con el que Lorenzo nada más que pudo justificarse a base de mucha voluntad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.