www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA CHULERÍA DE HOMS CONTRA EL ESTADO DE DERECHO

miércoles 21 de septiembre de 2016, 11:12h
¿Tendrá conciencia clara Mariano Rajoy de que se le está desmoronando el régimen entre las manos?...
¿Tendrá conciencia clara Mariano Rajoy de que se le está desmoronando el régimen entre las manos? ¿Qué queda del admirable Estado de la Transición? Francisco Homs se ha permitido desafiar a la Justicia, burlarse del Tribunal Supremo, escarnecer al fiscal y agredir al Gobierno de la nación. Ha amenazado con dar continuidad al proceso secesionista por el que está siendo investigado en el Tribunal Supremo.

A Rita Barberá, por el presunto blanqueo de 1.000 euros, se la acosa para que renuncie como senadora. A Francisco Homs, imputado por el Supremo por un gravísimo delito de prevaricación y lo que siempre se ha llamado alta traición, se le mantiene como diputado sin que ni siquiera Ciudadanos clame por su dimisión.

¡Qué barato resulta prevaricar con el secesionismo y atentar contra la unidad de España! La reacción en Moncloa no se ha producido ante el desafío inaudito de Francisco Homs y los cómplices que le acompañaron hasta las puertas del edificio que alberga al Tribunal. Los secesionistas catalanes se aprovechan de la debilidad del Gobierno, y no ahora, que está en funciones, sino antes, cuando disponía de mayoría absoluta.

La impresión generalizada entre los corresponsales extranjeros es que España vive una situación prerrevolucionaria con Pablo Iglesias llamando a las puertas del poder. Y no se trata de una elucubración utópica. La extrema izquierda comunista y revolucionaria está gobernando en las tres grandes ciudades españolas: Madrid, Barcelona y Valencia. Y si de Pedro Sánchez dependiese, Podemos se incorporaría al Gobierno de la nación para organizar desde dentro el proceso revolucionario.

La chulería de Francisco Homs no es una anécdota. Es la muestra palpable del agotamiento de un Estado incapaz de hacer frente a los que maniobran para destruirlo.