www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIOGRAFÍA

Claudia Roth Pierpont: Roth desencadenado

domingo 25 de septiembre de 2016, 16:11h
Claudia Roth Pierpont: Roth desencadenado

Traducción de IngaPellisa. LiteraturaRandomHouse. Barcelona, 2016. 432páginas. 24,90 €. La colaboradora de “The New Yorker” -pese al apellido, no es familiar de Philip Roth-, nos ofrece un completo acercamiento a la vida y obra del escritor norteamericano, uno de los más estimulantes, y polémicos, de la literatura actual.

Por Paulo García Conde

Parece momento de hablar de Philip Roth en España. Si hace tan solo unos meses llegaba a nuestro país la traducción de su biografía, hemos conocido en los últimos días la fecha de estreno de la adaptación cinematográfica de Pastoral americana, novela del escritor estadounidense reconocida con el Pulitzer. Cierto que Roth, al igual que su obra, siempre han dado que hablar.

El autor de origen judío es todavía (a pesar de haberse retirado) un paradigma de la controversia literaria. Venerado por muchos y vilipendiado por no menor número de lectores y críticos, su visión de la vida ha quedado siempre retratada de una manera singular en sus obras. Como podemos comprobar a través de las páginas de Roth desencadenado, hay una constante en cada novela, breve o larga, de Roth: jugar a ser él mismo. Si bien es cierto que ninguno de sus libros puede considerarse autobiográfico, todas sus ideas sorben con ansia de sus propias entrañas. Dotado de una notable capacidad para captar a un amplio abanico de lectores con su prosa (sencilla y a la vez pulida), sus primeros relatos y novelas gravitaban alrededor de la figura del judío en la sociedad estadounidense.

Su manera punzante, siempre revestida de ironía (y no siempre esta fácil de detectar), de ahondar en esta temática le granjeó las primeras críticas. Voces furiosas surgidas de su propio entorno, puesto que a lo largo de su vida tuvo que lidiar en variadas ocasiones con la acusación de ser antisemita. Pero si por algo se caracteriza el carácter de Roth, es por no dejarse amilanar. Por eso, si sus primeros escritos desencadenaron cierta polémica, no tardó demasiado en escribir El mal de Portnoy, obra que lo situó en el mapa literario y atrajo la atención de nuevos críticos y lectores. Lo había conseguido: se había descubierto como un escritor de talla. Y como un escritor con pocos remilgos.

En la presente obra, publicada en España tres años después de su aparición en Estados Unidos, Claudia Roth Pierpont (que no guarda ningún parentesco con el autor) ofrece una visión no novedosa sobre su figura, pero sí más profunda. Como relata al comienzo del libro, ha tenido la suerte de estrechar lazos con él a lo largo del tiempo, lo que finalmente ha permitido que pudiese escribir la autobiografía que Roth, declarado motu proprio como escritor retirado, no podía por tanto escribir.

De estas páginas se desprende una confirmación: para conocer al responsable de novelas como Pastoral americana, La mancha humana o La contravida no es necesario leerse este libro, sino la bibliografía del autor. Roth utilizó su martirizante matrimonio con Maggie Martinson para dar pie a varias novelas, donde además de su poder narrativo mostró también sus demonios interiores. Lo mismo ocurre con su familia, que sirve como perfecto marco para atacar directamente al meollo de la situación judía de mediados del siglo pasado. Incluso las personas que han dejado huella a lo largo de su vida son utilizadas con algún propósito literario: el profesor que lo marcó se convertirá en piedra angular de una historia, su segunda relación sentimental más vigorosa con una actriz será utilizada para componer otra obra… Roth es un escritor que ha vivido como tal de cada una de sus experiencias vitales. Llevándolas siempre al terreno de la ficción, no ha hecho más que excavar en sus sentimientos y circunstancias para componer obras tan polémicas como poderosas.

Resulta muy interesante en este trabajo de investigación (que no consigue ser objetivo, puesto que Claudia Roth no trata de esconder su admiración por el personaje central de su libro) conocer las relaciones que mantuvo con otros escritores como Saul Bellow, su relación de amor-odio con John Updike, o la situación en que estrechó lazos con Milan Kundera y otros escritores de Europa del Este que pasaban por unas terribles condiciones de censura y persecución, a quienes ayudó económicamente y haciéndose cargo de la publicación de sus títulos en Estados Unidos. Son este tipo de detalles los que logran ofrecernos a un Roth más allá del polémico y brillante escritor al que un sinfín de críticos han dedicado buena parte de su tiempo. Un hombre con vacilaciones e inseguridades que siempre decidió mirar hacia delante. Al que no le tembló el pulso cuando grandes voces le dijeron que parase. El que, a pesar de su retirada, nos ha legado una obra extensa y admirable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios