www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NO HACER LEÑA DEL ÁRBOL CAÍDO

lunes 03 de octubre de 2016, 10:08h
No, no seré yo el que haga leña del árbol caído. Pedro Sánchez ha demostrado a lo largo...
No, no seré yo el que haga leña del árbol caído. Pedro Sánchez ha demostrado a lo largo de los últimos años dedicación y esfuerzo. Ha trabajado de forma intensa, ha cosechado aciertos y ha cometido errores. Se equivocó al no dimitir el 20-D tras la derrota del PSOE en las elecciones generales. Acertó el sábado en sus palabras de despedida. Habló con serenidad y con sinceridad. No estalló en improperios contra los que le habían destituido de forma abrupta y se mostró orgulloso de pertenecer al centenario Partido Socialista. Demostró nobleza y buen sentido al despedirse.

He manifestado mi desacuerdo en esta sección de El Imparcial con la política de Sánchez en muy numerosas ocasiones. Tras su dimisión o su destitución prefiero subrayar sus aspectos positivos en lugar de cebarme en sus errores como están haciendo incluso no pocos de los que le elogiaban y se regocijaban con la fórmula de un Gobierno de la izquierda radical.

La política es una larga paciencia, un largo, largo saber esperar. Pedro Sánchez es joven y tal vez las circunstancias le proporcionen nuevas ocasiones de saltar al primer plano de la vida nacional. Se merece, en todo caso, el respeto y la consideración por mucho que de sus posiciones se pueda discrepar. Al enfrentarse con Felipe González no midió bien sus fuerzas porque el expresidente, además de una vasta experiencia, conserva autoridad sólida en su partido y en los foros nacionales e internacionales. Cumplida su hora, cabe esperar del buen sentido de Sánchez serenidad en su posición de reserva ante la nueva etapa del PSOE que se inicia ahora con graves dificultades pero alentadoras esperanzas, bajo la dirección de Fernández y Susana Díaz.