www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONCIERTO EN EL REAL

Juan Diego Flórez celebra en Madrid el vigésimo aniversario de su exitosa carrera

lunes 03 de octubre de 2016, 15:40h
Juan Diego Flórez celebra en Madrid el vigésimo aniversario de su exitosa carrera
El tenor peruano ofrece mañana 4 de octubre un concierto en el Teatro Real en beneficio de su fundación “Sinfonía por el Perú” y auspiciado por Telefónica, compañía de la que ha sido nombrado embajador.

“Juan Diego Flórez es una de las mejores cosas que le han pasado al Perú, su tierra natal”, con estas palabras inicia Mario Vargas Llosa la presentación del programa del concierto que el tenor ofrece este martes en Madrid para conmemorar los veinte años de una carrera llena de éxitos, hitos y, por supuesto, mucho esfuerzo. Flórez, en la rueda de prensa ofrecida este lunes en la sede de Telefónica de la Gran Vía madrileña, explicaba los inicios de su relación con la música hasta llegar a estar considerado como el mejor tenor lírico ligero del mundo, así como artífice activo de “Sinfonía por el Perú”, el sistema de orquestas infantiles y juveniles que creó para la integración social y la formación de niños y jóvenes de escasos recursos a través de la música. “Empecé en la música clásica con el rock”, bromeaba el carismático tenor a quien de pequeño lo que le gustaba era componer sus canciones e interpretarlas acompañado de su guitarra, hasta que un maestro aficionado a la zarzuela le hizo cambiar los escenarios de música ligera por el conservatorio.

Tres años después estudiaba en Filadelfia con una beca y su triunfo en el Pésaro (Italia), donde iba a debutar con un pequeño rol y acabó por aceptar sustituir al tenor principal a causa de su repentina baja, empezó a abrirle las puertas de los mejores teatros de ópera del mundo cuando acababa de cumplir 23 años. De hecho, en Pésaro estaban representantes de la Scalla que le llamaron para que hiciera una audición con Riccardo Muti y, una vez “bendecido” por el gran maestro italiano, para que inaugurara la temporada mítica de la Ópera de Milán. “Yo había estado allí como turista seis meses antes y recuerdo que me dije que volvería para cantar en unos diez años”, confesaba esta mañana Flórez, como prueba de que el éxito le llegó de manera un tanto inesperada. Especialmente después de que el exigente público de la Scalla le pidiera un bis en “La hija del Regimiento”, hecho que al día siguiente recogían los periódicos, aunque no todos como algo positivo porque con ese bis había roto el veto a los bises que Toscanini había impuesto en el teatro milanés, templo de la ópera.

Desde entonces, los bises le siguieron hasta llegar a otro gran templo, el Metropolitan de Nueva York, tampoco muy dado a eso de pedir bises en mitad de una ópera. Hoy, pasados veinte años, Juan Diego confiesa que ama su trabajo aunque ahora procure que el exigente calendario le permita estar cerca de su familia – vive en Viena con su mujer y sus hijos – y seguir trabajando para que los niños más desfavorecidos de su país puedan tener la oportunidad de integrarse a través de sus instrumentos y, sobre todo, gracias a su pertenencia a un grupo: la orquesta o el coro. Por eso, el concierto – con el que Juan Diego también quiere homenajear al Teatro Real con motivo de su bicentenario – es en beneficio de ese proyecto y contará, aunque sea en la distancia, con la participación de la Orquesta Pre-Juvenil “Sinfonía por el Perú” tocando desde el auditorio Telefónica del Perú, en Santa Beatriz. Servirá para ver lo que se consigue con conciertos benéficos como el de este martes en el coliseo madrileño, después de que Juan Diego haya hecho un repaso a través de sus arias favoritas o que han ido marcando su carrera. Con una primera parte que no podía dejar de estar dedicada por completo a Gioachino Rossini, el compositor que ha marcado su carrera y al que adora – Rossini es como el champán, aseguraba Juan Diego hoy -, con piezas de las óperas El barbero de Sevilla o La cenerentola y acompañado de la joven soprano Marina Monzó y de la mezzosoprano Karine Deshayes. Para la segunda parte del concierto, Juan Diego ha programado arias del resto de su repertorio como la de Werther o la de Orphée et Eurydice, “J’ai perdu mon Eurydice”, aria que le une especialmente al Teatro de la Plaza de Oriente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios