www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CLINTON, CENTRADA EN EL DEBATE

Trump insiste en la conspiración y asegura que los comicios están amañados

Efe
Trump insiste en la conspiración y asegura que los comicios están amañados
Mientras Hillary Clinton sigue centrada en preparar el tercer y último debate presidencial del próximo miércoles, Donald Trump centra sus útimos actos de campaña en difundir teorías conspiranoicas sobre un presunto amaño electoral demócrata que ya habría llevado a Barack Obama a la Casa Blanca. También ha contraatacado el frente que se le opone desde su propio partido.
El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, insistió este lunes en que los comicios del 8 de noviembre en los que se enfrentará a la demócrata Hillary Clinton están amañados "en las urnas" en favor de la ex primera dama.

El magnate inmobiliario viajó a Wisconsin, estado en el que tiene pocas posibilidades de salir victorioso -los demócratas ganan ahí desde 1988- pero muy simbólico por el enfrentamiento que mantiene con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, oriundo de esa tierra. Este lunes, Trump reunió a miles de personas en Green Bay (Wisconsin) al grito de "Paul Ryan apesta" y centró su discurso en un presunto amaño electoral en el que insiste desde hace semanas sin presentar pruebas y del que el aparato republicano se ha desmarcado.

Trump afirmó que cerca de 1,8 millones de personas fallecidas están registradas para votar en las elecciones presidenciales. "Si van a votar por mi podemos hablarlo, pero tengo el presentimiento de que no van a votar por mi", bromeó el magnate, al añadir que todos estos muertos van a votar "por algún otro" candidato, en alusión a Clinton. Trump también aseguró que 2,75 millones de personas están inscritas para votar en más de un estado y que un 14 % de los inmigrantes indocumentados también lo está, lo que equivale a un millón y medio de personas aproximadamente.

"Hemos descubierto que esta participación fue suficientemente grande para decantar la victoria demócrata en varias contiendas ajustadas", dijo Trump, al insinuar que el presidente de EE.UU., Barack Obama, ganó las elecciones de 2008 en Carolina del Norte, una contienda que se resolvió por poco más de 14.000 papeletas, gracias a los votos de los indocumentados.

Sin citarlo, Trump se refirió a continuación a Ryan y al resto de dirigentes republicanos que lo han censurado por insinuar que las elecciones pueden estar amañadas. "¿Habéis oído a toda esta gente diciendo que no está pasando nada? Gente muerta desde hace más de 10 años que todavía votan, inmigrantes indocumentados que votan. ¿Dónde está la sabiduría de todos estos políticos? ¡No tienen!", dijo.

El fin de semana, Ryan había desautorizado al magnate: "Nuestra democracia se fundamenta en la confianza en los resultados electorales, y el presidente de la Cámara tiene total confianza en que los estados llevarán a cabo este proceso electoral con integridad", afirmó en un comunicado. Antes del acto en Wisconsin, Trump ya había respondido a Ryan por Twitter: "Por supuesto que hay ya un fraude electoral a gran escala antes del día de las elecciones. ¿Por qué los líderes republicanos niegan lo que está ocurriendo? ¡Es tan ingenuo!". "Paul Ryan, un hombre que no sabe cómo ganar -incluido que hace cuatro años se presentó como vicepresidente y perdió-, debe empezar a enfocarse en el presupuesto, las Fuerzas Armadas, los veteranos etc.", añadió.

Trump ha vuelto así a la guerra abierta contra una cúpula republicana que no le devuelve los golpes, guarda silencio y se concentra en hacer campaña en los estados para no perder el control del Senado en las elecciones de noviembre. La hostilidad entre Ryan y Trump va en aumento desde que el congresista rompió la delicada tregua que mantenía con el magnate y anunció la semana pasada que ya no haría campaña para él, sino que se concentrará en mantener las mayorías republicanas en las cámaras legislativas. Ryan, además, retiró entonces la invitación que le había hecho a Trump para participar en uno de sus actos de campaña para reelegirse como congresista.

Aunque Ryan ha sido el foco de la ira de Trump, su propio candidato a vicepresidente, Mike Pence, dijo este domingo que tanto él como el magnate "aceptarán el resultado de las elecciones y la voluntad del pueblo estadounidense". Mientras Trump sigue con la campaña, con dos actos previstos este martes en Colorado, su rival, la demócrata Hillary Clinton, está concentrada en el tercer y último debate presidencial, previsto para el miércoles en Las Vegas (Nevada).

Melania Trump: "Son comentarios de hombres"

Mientras, el vídeo en el que el magnate aparecía haciendo comentarios lascivos y sexistas sigue dando qué hablar y esta vez ha sido la esposa de Trump quien ha salido a defender al candidato republicano, asegurando que su marido fue "incitado" a hablar en esos términos, jactándose de tener un comportamiento sexual agresivo hacia las mujeres. En una entrevista concedida a la cadena CNN que se emitirá esta noche pero de la que adelantaron extractos, la exmodelo de origen esloveno argumenta que las polémicas afirmaciones de su esposo responden a "comentarios de hombres".

"Le dije a mi marido que el lenguaje era inadecuado. No es aceptable. Y me sorprendió, porque ese no es el hombre que yo conozco", dijo la esposa del candidato presidencial republicano en la entrevista. "Y como se puede ver en la cinta, las cámaras no estaban frente a ellos. Fue solo un micrófono y me pregunto si es que sabían que el micrófono estaba encendido", dijo, refiriéndose a Trump y al presentador de la NBC, Billy Bush, con quien estaba charlando.

Desde que el diario The Washington Post publicó el video el pasado 7 de octubre, Trump se ha enfrentado a acusaciones de acoso sexual por parte de varias mujeres, afirmaciones que el magnate ha negado.

Preguntada por si alguna vez había oído hablar a su marido así, Melania fue rotunda. "No, no, por eso me sorprendió, porque como he dicho yo no conozco a esa persona que habla de ese modo, ni que dice ese tipo de cosas en privado", aseguró. Son las primeras declaraciones de la exmodelo en público tras el escándalo, aunque tras darse a conocer la cinta emitió un comunicado. "Las palabras que mi marido hizo uso son inaceptables y ofensivas para mí. Esto no representa al hombre que yo conozco", dijo en esa declaración. "Espero que la gente acepte sus disculpas", añadió.