www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BRILLANTE DISCURSO DEL REY ELOGIANDO A LOS PREMIADOS

Nuria Espert recibe el Princesa de Asturias con un emocionante discurso

EL IMPARCIAL/Efe
viernes 21 de octubre de 2016, 19:23h
Este viernes se ha celebrado la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias. La actriz Núria Espert (Artes), el fotógrafo James Nachtwey (Comunicación y Humanidades), la historiadora Mary Beard (Ciencias Sociales), el ingeniero Hugh Herr (Investigación Científica y Técnica), el triatleta Javier Gómez Noya (Deportes) y el escritor Richard Ford (Letras) han sido premiados junto a Aldeas Infantiles (Concordia) y la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático y el Acuerdo de París (Cooperación Internacional).
  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega a la historiadora Mary Beard el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales, durante la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2016 que se celebra hoy en el Teatro Campoamor de Oviedo

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega al presidente de Aldeas Infantiles, Siddhartha Kaul, y una madre y una niña de acogida de esta asociación, María González y Raquel López, respectivamente, el Premio Princesa de Asturias de la Concordia, durante la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias 2016 que se celebra hoy en el Teatro Campoamor de Oviedo

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega al fotógrafo James Nachtwey el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    La actriz Nuria Espert recibe de manos del Rey Felipe el premio de las Artes

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega al ingeniero Hugh Herr el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega al escritor Richard Ford el Premio Princesa de Asturias de las Letras

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega al triatleta gallego Javier Gómez Noya el Premio Princesa de Asturias de los Deportes

  • PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

    PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS
    El Rey Felipe entrega a la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Patricia Espinosa, y su antecesora en el cargo, Christiana Figueres, el Premio de Cooperación Internacional

El rey Felipe VI entregó este viernes los Premios Princesa de Asturias durante un acto en el que destacó la importancia de la concordia y de unos ideales firmes que tengan como objetivo un mundo mejor.

Los galardonados individuales de este año fueron el fotoperiodista James Nachtwey (Comunicación y Humanidades), la historiadora Mary Beard (Ciencias Sociales), el ingeniero Hugh Herr (Investigación Científica y Técnica), el triatleta español Javier Gómez Noya (Deportes), el escritor Richard Ford (Letras), la actriz española Núria Espert (Artes). Como entidades fueron premiadas la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático y del Acuerdo de París (Cooperación) y Aldeas Infantiles SOS (Concordia)

En su discurso en la ceremonia de entrega de los Premios, celebrada en un teatro de Oviedo (norte), Felipe VI apeló al ejemplo de los galardonados para recordar que "no hay ninguna obra científica, política, social o artística que no haya surgido por unos ideales firmes y sólidos". Tras reseñar los méritos de los premiados este año en cada una de las ocho categorías, el monarca elogió a todos ellos por ser "la representación más alta y brillante" de "ese anhelo por hacer un mundo mejor donde prevalezcan la concordia, el respeto y la solidaridad".

Felipe de Borbón llamó la atención sobre el valor de la cultura y animó a buscar inspiración en la figura de Don Quijote para afirmar: "La cultura enriquece siempre la convivencia, alimenta los más altos valores del espíritu, ennoblece los sentimientos de las personas y nos ayuda a convivir con la mayor dignidad".

El rey español se pronunció acerca Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático y del Acuerdo de París y afirmó que "la unidad a escala global" en la lucha contra el cambio climático es "imprescindible" porque el aumento de la temperatura del planeta, y los gravísimos problemas que acarrea "necesitan de una solución urgente y consensuada, que no puede ser unilateral".

Este es el segundo año que los galardones se entregan bajo el nombre de Princesa de Asturias, de acuerdo al título de la actual heredera de la Corona española, la princesa Leonor, que no los entrega personalmente por su edad, diez años. Cada premiado recibe un diploma, una dotación en metálico de 50.000 euros (54.896 dólares al cambio actual) una escultura de Joan Miró y una insignia. Felipe VI, que intervino por primera vez en este mismo escenario en 1981 cerró este evento con un discurso, que está considerado el más personal de los que pronuncia cada año. Los premios Princesa de Asturias, los más importantes de España, han reconocido a lo largo de 36 ediciones a personalidades como Stephen Hawking, Daniel Barenboim, Yaser Arafat e Isaac Rabin, y entidades como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Fundación Bill y Melinda Gates, Wikipedia y la Cruz Roja.


Nuria Espert: "El teatro me eligió"

En su discurso, la gran dama del teatro español Núria Espert ha resaltado su relación de pasión y entrega que, durante su dilatada carrera como actriz, ha mantenido con esa "bellísima profesión" que es el teatro. La actriz catalana, que cuenta con distinciones como el Premio Nacional de Teatro (1986) o la Medalla de Oro del Gran Teatro del Liceo (2010), ha querido compartir el Premio con todos su compañeros de profesión.

"El teatro se apoderó de mí a los 13 años. Me eligió. Al principio, suavemente, pero en tres, cuatro años se había convertido en dueño absoluto de mi vida, de mis deseos, de mis sueños. Cada vez con más fuerza, con más exigencia", ha subrayado. Espert ha añadido que la escena hizo de ella "una persona apasionada, ambiciosa y tan entregada" que consiguió que no pudiera ser ella misma más que en el escenario, "más que transformada en otra persona, no un personaje, una persona".

"Esas transformaciones no son nunca placenteras", ha precisado Espert, que lleva actuando y dirigiendo montajes de ópera y teatro desde los 12 años. "Mi dueño es muy duro; me he lastimado muchísimas veces tratando de servirle. Aún lo intento. Pero él nunca dice, 'basta, para, basta ya, para, basta...'", ha recalcado.

La premiada ha valorado que el jurado que le concedió este galardón la destacara como nexo de unión entre el clasicismo y la modernidad, y que haya construido su carrera en sus dos lenguas "amadas": el catalán y el español. "Ambas cosas agradezco y me emocionan", ha resaltado Espert, la primera mujer que ha recibido el Premio Princesa de las Artes por su trabajo como actriz y su labor para recuperar el teatro español.

La actriz ha resuelto su agradecimiento por el galardón concedido premiando a los asistentes a la ceremonia con sendos textos de dos clásicos que son también contemporáneos, Federico García Lorca y William Shakespeare, "dos genios" del teatro. Recitando "Doña Rosita", la veterana actriz ha rememorado la soledad de la solterona de Lorca que clamaba por la libertad de la mujer, pero con la esperanza muerta por el hombre amado. Entre los aplausos de un auditorio entregado a la actriz, ha continuado con el "Rey Lear" y, recitando en catalán al dramaturgo inglés, ha reivindicado la figura de aquellos desamparados que viven el día a día una situación invivible como en la que se encontraba el legendario soberano de Bretaña.

Richard Ford hace un alegato a favor de la alegría

El novelista estadounidense Richard Ford, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016, ha celebrado el privilegio que supone para un escritor hacer, con la ayuda de la imaginación, "que sucedan más cosas", acrecentar la riqueza de las posibilidades humanas y "aportar alegría".

En su discurso durante la ceremonia de entrega de la XXXVI edición de los Premios Princesa de Asturias, el autor de "Canadá" ha hecho una reflexión sobre la función de la literatura y de la "tarea poética" del literato de acrecentar el número de cosas que pueden concebirse, lo que convierte su oficio en una vocación "gozosa".

Los escritores son, a su juicio, "optimistas natos" que viven de su vocación de crear para los demás "algo bueno que antes no existía" aunque en su caso, ha lamentado, su fallo es que la excesiva gravedad de lo que ocurre en el mundo actual no le predisponga demasiado a la alegría.

"Los norteamericanos lo vivimos cuando vemos que Donad Trump puede llegar a ser nuestro próximo presidente y les pasa lo mismo a los ciudadanos españoles cuando ven las desigualdades de renta y el abatimiento económico, a los franceses, a los griegos y a los eritreos que huyen de África", ha añadido.

Estas circunstancias, ha apuntado, hacen "aún más necesarios los actos de la imaginación encaminados a inventarla" en una vida llena de infortunios que permite "aunar la desdicha con la felicidad".

Ford, que ha mencionado en su discurso a autores como Ortega y Gasset, Cervantes y Henry James, ha señalado que, pese a que los intolerantes del mundo se afanen "por dividir violentamente a los seres humanos", para los escritores la primera fuente de consuelo y la encarnación de su optimismo "está en el otro, en lo mutuo".

"Lo que me infunde esperanza -a veces lo único- son los actos cuyo objetivo es expandir la tolerancia, la aceptación del otro y la empatía, más allá de lo convencional, de lo meramente práctico y de lo mezquino. Los actos 'poéticos' que son a un tiempo actos políticos", ha apuntado Ford.

Así, se ha definido como un novelista "político", no sólo por el hecho de que escriba sobre elecciones y asuntos del gobierno y sus consecuencias, sino porque la política determina el destino de la humanidad al acrecentar la capacidad de aceptar al prójimo "y de encontrar la empatía mutua y una causa común para todos".

Para Ford, es necesario restaurar el valor de la palabra "política" para que evoque la necesidad de una respuesta imaginativa que permita recuperar "la capacidad de vivir juntos" como puede suceder en la literatura y no acabe siendo, como en Estados Unidos, sinónimo de egoísmo, cinismo, engaño, despropósito e infortunio.

Agradecido por la concesión de un premio que le ha llevado a un escenario como el del Teatro Campoamor, en el que ha ironizado que se le hace difícil sentirse humilde al estar en un estrado "donde un día estuvo Woody Allen", el autor de "El periodista deportivo" ha confesado sentirse "afortunado" de recibir un galardón que convierte la jornada de hoy en "un día de esperanza".

Ford ha rememorado el "revuelo" que generó en la casa que comparte con su esposa Kristina la concesión de este "magnífico" premio a un escritor norteamericano que tiene un contacto nada frecuente "con monarca alguno" y ha asegurado sentir el compromiso de representar a todos sus colegas del mundo "que valerosamente están haciendo grandes cosas en pro de la tolerancia y la empatía".

Muchos de ellos, ha apuntado, lo hacen en circunstancias mucho más difíciles que las suyas dado que, cuando vuelve a casa, no lo hace a Siria ni a Birmania ni a Sudán del Sur, "donde la tarea de la literatura -hacer que algo suceda, hacer que una vida vacía se convierta en poética para bien de todos- es prácticamente imposible".

Mary Beard, reivindicativa

La historiadora británica Mary Beard, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2016, ha defendido la historia como una disciplina capaz de alentar el progreso, que abre los ojos a distintas perspectivas y evita que todos seamos ciudadanos empobrecidos.

La historiadora británica, una de las grandes divulgadoras del mundo clásico, ha sido una de las galardonadas en los XXXVI Premios Princesa de Asturias que ha intervenido hoy en la ceremonia de entrega que el rey Felipe ha presidido en el Teatro Campoamor de Oviedo.

Reconocida por el jurado "por su sobresaliente contribución al estudio de la cultura, de la política y de la sociedad de la antigüedad grecolatina", Beard ha hecho partícipes del galardón a "todos los profesores, académicos y escritores que trabajan duro para hacer que nuestra conversación con el mundo antiguo sea tan viva, cautivadora y gratificante".

"También me gusta pensar que parte de este honor es para aquella antigua raza (la romana), a pesar de lo brutales, imperialistas y misóginos que eran", ha subrayado tras ensalzar su literatura, "que todavía desafía a la actual", sus leyes y política, "que todavía informan las nuestras", y sus "hábitos extraños, que aún intrigan".

Tras asegurar que se encuentra realmente encantada de haber sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias, ha señalado que se lo ha pasado "bárbaro" estos días en el Principado buscando los rastros romanos bajo el yacimiento de la villa de Veranes, en Gijón, que visitó el pasado martes.

"Esa visita ha sido para mí un claro ejemplo de la mejor forma de concebir la historia, tanto antigua como moderna", ha incidido esta experta en el mundo clásico para quien "la historia no es simplemente un tema reservado a unos pocos profesores solitarios, encerrados en sus bibliotecas, sino "una actividad ciudadana, comunal y compartida".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
1 comentarios