www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

VV. AA.: La ira de México. Siete voces contra la impunidad

domingo 23 de octubre de 2016, 16:26h
VV. AA.: La ira de México. Siete voces contra la impunidad

Prólogo de Elena Poniatowska. Introducción de Felipe Restrepo Pombo. Debate. Barcelona, 2016. 304 páginas. 18,90 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

La obra que tenemos entre manos no dejará indiferente al lector; por el contrario, más bien le helará la sangre. Siete acreditados escritores trazan una radiografía de México alejada del chovinismo. Sus textos son, a partes iguales, de condena y de denuncia, ajenos al sensacionalismo.

En el prólogo, Elena Poniatowska, además de presentar a los autores, nos avisa del material que encontraremos a lo largo de las páginas siguientes. En palabras de la Premio Cervantes de Literatura en 2013: “En vista de la corrupción política, en los últimos años muchos mexicanos han llegado a la conclusión de que un capo puede ser su benefactor. En la Ciudad de México los benefactores son proxenetas o violadores (…) A México lo marcan las tragedias que parecen ser exclusivas de la gente marginada, aquellos que los estudios socioeconómicos suelen etiquetar como ‘grupos vulnerables’” (págs. 19 y 21).

Drogas, crimen organizado, corrupción institucional, prostitución, niños de la calle… pululan en el mapa de la realidad actual de México. Se trata de un fenómeno de larga data, cuyos orígenes inmediatos se remontan a las décadas de gobierno ininterrumpido del PRI. Fue entonces cuando se establecieron unas bases cuyos resultados se aprecian hoy.

Los autores de esta obra coral han sido testigos de excepción de cómo el respeto por los derechos humanos es una entelequia en el país azteca. Ninguno escribe de oídas, sino que ellos mismos han pisado terreno, lo que les ha permitido acceder a información de primera mano y dialogar con las principales víctimas de las acciones prevaricadoras y negligentes de su gobierno.

Al respecto, destacan por su realismo, las descripciones de las torturas a las que las autoridades policiales someten a ciudadanos anónimos e inocentes, con el objeto de que asuman la responsabilidad en la comisión de actos delictivos. Por tanto, a las víctimas se les impone el rol de verdugos. A modo de ejemplo de esta afirmación, Anabel Hernández en su capítulo explica que: Ríos Berber contó a Naciones Unidas cómo fue detenido sin orden de aprehensión y conducido a la Procuraduría en Guerrero; allí fue amenazado, desnudado y torturado (…) Al día siguiente fue trasladado a la PGR, donde firmó su declaración bajo amenaza”(p. 159).

La inacción deliberada del gobierno ha fomentado la no resolución de miles de crímenes y desapariciones. Frente a esta tendencia, han sido los propios afectados, movidos por la rebeldía, quienes se han organizado para buscar respuestas a demasiados interrogantes.

Con todo ello, la consolidación del binomio corrupción/violencia con el paso del tiempo se ha cobrado nuevas víctimas, como la población femenina (Ciudad Juárez) y también quienes denuncian las violaciones sistemáticas de derechos humanos (en particular, periodistas y activistas sociales). Lydia Cacho reflexiona al respecto en los siguientes términos: Nunca te dije cómo me indigna ser una perseguida por la injusticia. Acompañada de tantas personas igualmente atormentadas por la impunidad sistémica que en nuestro país se ha convertido en un método de colonización emocional que causa en sus víctimas a veces la parálisis, a veces la ira, otras, las más, la huida sin retorno” (pág. 205).

En definitiva, el lector puede pensar legítimamente que México se encuentra en camino de convertirse en un Estado fallido. La violencia, la corrupción y la criminalidad contrastan con algunas iniciativas en las que su gobierno ha tomado parte, como la Alianza del Pacífico, buscando la etiqueta de un actor internacional protagonista. Sin embargo, hasta que no solvente los problemas denunciados en la obra, el país azteca seguirá abocado a un futuro marcado por la división y el enfrentamiento, lo que repercutirá negativamente entre los estratos sociales más desfavorecidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios