www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NO, NO ES NO, ES ABSTENCIÓN

lunes 24 de octubre de 2016, 12:54h
El buen sentido de la inmensa mayoría de dirigentes y militantes del PSOE ha terminado imponiéndose. Pedro Sánchez defendió...

El buen sentido de la inmensa mayoría de dirigentes y militantes del PSOE ha terminado imponiéndose. Pedro Sánchez defendió con uñas y dientes no los intereses de España, no los intereses del PSOE, sino sus intereses personales. Tras conducir al Partido Socialista al mayor fracaso electoral de su historia, y por partida doble, debió dimitir pero prefirió sacrificar al PSOE entregándose a Podemos. La respuesta de Felipe González y otros destacados dirigentes fue enviarle a su casa desde la que ha contemplando la realidad.

Ni a España ni al PSOE le convienen nuevas elecciones. Las encuestas vaticinaban una catástrofe para los socialistas que podrían haberse quedado en 60 escaños. Felipe González se alzó en 1982 con 202. La abstención acordada significa que el PSOE dispondrá de año y medio por lo menos para reorganizarse y potenciarse, con el fin de evitar que Podemos termine por representar a la izquierda española, que es moderada y prudente pero que en manos de Pablo Iglesias se haría extremista y anticonstitucional.

No, en fin, no es no sino una inteligente abstención que permite, por un lado, evitar la prolongación de un bloqueo hostil a los intereses de España y que a la vez da respiro al PSOE para sortear el despeñadero por el que ahora transita. Para la estabilidad de España es imprescindible un Partido Socialista de centro izquierda como en el resto de Europa que sea la alternativa natural al centro derecha del Partido Popular, dentro de la Constitución y al servicio de la democracia pluralista plena de la que ahora disfrutamos.